Las razones mal paridas

Domingo que viene, para el fútbol de la décima primera fecha de la rueda inicial en el Campeonato Salteño de la Divisional «A». Cierre del primer tramo. Los seis partidos pactados a tres canchas (Gladiador, Nacional y Dickinson). En tanto se traducen situaciones que cuesta admitir: Fénix oficia de local ante Ceibal y juega en el Parque Dickinson. Progreso es local jugando frente a Dublín y lo hará en cancha de Nacional.
El sentido común acude: ¿no debió plantearse exactamente a la inversa? Fénix en su ámbito del Barrio Baltasar Brum y Progreso en la Zona Este.
La interrogante es: ¿no se quiso la confluencia de Ceibal y Salto Nuevo en la cancha de Nacional? ¿Una manera de evitar algún riesgo de enfrentamiento, ahora que la seguridad está en manos de una empresa privada? Cuesta entender cómo Fénix y Progreso aceptan (¿ese es el vocablo justo?), situaciones de este tipo, donde el perjuicio a sus hinchas parece ser cosa real. Pudiendo jugar en «el barrio», el mazazo surge en dirección contraria. No quedaría menos que pensar que se trata de razones mal paridas. O de no fácil captación.
A veces el fútbol salteño, suele resollar por la herida abierta. Y es casi una desolación.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-