Le robaron unos cinco mil dólares y ocho mil pesos argentinos desde el auto estacionado en la Zona Este

Una importante suma de dinero fue robada desde el interior de un automóvil en las últimas horas. El mismo estaba estacionado en la avenida Reyles, entre Uruguay y Artigas en el momento en que se produjo el robo.
El damnificado es una persona que reside en Argentina y que se encontraba visitando a un hermano suyo, pero cuando ingresó a la casa de éste dejó el automóvil estacionado en la puerta y en su interior la cartera con el botín.
El robo se registró al caer la tarde del domingo cuando el hombre de 68 años de edad, que vive en la ciudad de Colón, en la República Argentina, había venido de visita a la casa de su hermano ubicada en la avenida Reyles entre las calles Uruguay y Artigas.
Al llegar dejó su auto afuera, un Fiat modelo Palio con matrícula argentina. En momento que se encontraba en el interior de la vivienda, un sobrino suyo de 23 años de edad, sale hacia fuera y nota que uno de los vidrios del auto, del lado del acompañante, estaba roto, por lo que le da aviso de la situación.
El hombre salió y buscó una cartera de cuero marrón que había dejado debajo del asiento del acompañante, con la suma de 5 (cinco) mil dólares americanos y 8 (ocho) mil pesos argentinos en efectivo.
Tras denunciar el hecho, la policía comenzó un intenso rastrillaje por la zona pero hasta ayer no había dado con los responsables. Se trata de un botín que ronda los 150 mil pesos uruguayos.

BILLETE FALSO
Dos jóvenes que se encontraban en una discoteca de la Zona Este, abonaron el gasto en consumición en el interior del local bailable, utilizando un billete de mil pesos uruguayos que resultó ser aprócrifo.
Una vez que le fue presentado el billete a la persona que los atendió en la cantina, ésta concurrió hasta un local 24 horas de la calle Brasil para corroborar que el mismo era dinero falso, y tras comprobarlo volvió a la discoteca, solicitando la detención de estas dos personas.
Una vez esto, la policía los indagó respecto de la procedencia del billete y los dos individuos adujeron desconocer que el mismo era falso. Se trataba de dos jóvenes sin antecedentes penales y la justicia ordenó que se decretara la libertad de los mismos.
DOS HERIDOS,
UNO INTERNADO
Dos hermanos adolescentes fueron atacados por una pandilla a la salida de un local bailable de la zona céntrica de la ciudad. El hecho ocurrió en la madrugada de ayer domingo y ambos fueron heridos con un arma blanca.
Se trata de dos hermanos, uno de 18 y el otro de 15 años de edad. Al salir del local bailable en horas de la madrugada y dirigirse hacia su casa, una pandilla los atacó con un arma blanca, propinándoles cortes a los dos. Uno de ellos recibió un corte en la espalda y el otro en uno de sus brazos.
El menor de los dos hermanos quedó internado a raíz de la lesión recibida. La Policía investiga el caso y ya tiene identificado a los posibles agresores.
ROBO
El pasado 21 de agosto del corriente año, el responsable de una institución social denunció ante la Seccional Cuarta de Policía, el robo de una motosierra, la que se encontraba en el interior de un galpón.
El personal de dicha Seccional Policial, que estaba abocado al esclarecimiento de este hecho, el pasado 31 del mismo mes en que se produjo el robo, pudo incautar la motosierra robada, en una vivienda de la zona noroeste de la ciudad.
En ese momento fue averiguado al respecto el poseedor de la misma, quien manifestó haberla comprado a otra persona. Luego de esto se continuaron con las actuaciones, y el día domingo pasado,  fue detenido un hombre mayor de edad, quien al ser interrogado sobre este robo, confesó haber sido el autor del mismo, para comercializarla posteriormente.
Tras esto, el individuo fue conducido hasta la sede del juzgado penal, así como también fue emplazado el comprador de la motosierra. Luego de haber culminado las actuaciones, el juez penal de turno dispuso el procesamiento sin prisión de quien fue identificado con las iniciales I. A.  D. C. D. L. S.  a quien se le tipificó un delito de “Hurto especialmente agravado”.
A esta persona se le impuso la obligación de presentarse durante 60 días ante la Seccional Policial correspondiente a su domicilio, una vez por semana, y la prohibición de acercamiento a la institución social por la que fue denunciado.
Además, el magistrado actuante también dispuso el procesamiento sin prisión de una persona identificada con las iniciales L. A. M., a quien se le tipificó un delito de “Receptación”, la misma obligación que a la otra persona, como medida sustitutiva a la prisión.