Leishmaniasis en Salto: «Hay un paquete de medidas que son impostergables y que no se han implementado»

El diputado Gastón Cossia (Espacio 40 del Partido Nacional), es un médico veterinario que se ha mostrado sumamente preocupado desde el primer momento del estado sanitario en Salto, en particular a raíz de la detección de Leishmaniasis en perros de nuestra ciudad. Recientemente estuvo en Salto y la oportunidad se brindó para conversar con él sobre su punto de vista sobre este tema.

- ¿Qué análisis realiza sobre el avance de la Leishmaniasis en esta zona?
– Hemos recorrido el departamento, fundamentalmente la ciudad de Salto y en la zona donde se originó el problema, en Arenitas Blancas. Hemos constatado que ya van ocho meses de emergencia sanitaria y lamentablemente hay un paquete de medidas que son impostergables y que no se han implementado. Hemos visto muchos animales en la calle y sin ningún tipo de control, hemos visto también cómo las malezas, la forestación en la zona y los restos de poda

Perfil de: Gastón Cossia Casado. Tiene 3 hijos. Es del signo de libra. De chiquito quería ser veterinario. Es hincha del Tanque Sisley. ¿Una asignatura pendiente?  Me gusta la literatura, escribir.  ¿Una comida?  Las pastas.  ¿Un libro?  El Quijote.  ¿Una película?  La Guerra de las Galaxias.  ¿Un hobby?  Tocar el tambor piano en una comparsa de Montevideo, soy muy candombero.  ¿Qué música escucha?  Lo uruguayo, el tango, el candombe, la milonga.  ¿Qué le gusta de la gente?  La sinceridad.  ¿Qué no le gusta de la gente?  La hipocresía.

Perfil de: Gastón Cossia
Casado. Tiene 3 hijos. Es del signo de libra. De chiquito quería ser veterinario. Es hincha del Tanque Sisley.
¿Una asignatura pendiente? Me gusta la literatura, escribir.
¿Una comida? Las pastas.
¿Un libro? El Quijote.
¿Una película? La Guerra de las Galaxias.
¿Un hobby? Tocar el tambor piano en una comparsa de Montevideo, soy muy candombero.
¿Qué música escucha? Lo uruguayo, el tango, el candombe, la milonga.
¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad.
¿Qué no le gusta de la gente? La hipocresía.

están muy descuidados. Sobre todo lo que vimos es que la información en la ciudad y en la gente es muy poca, no hay una conciencia de esta enfermedad. Todas estas cosas hacen a un manejo que tiene que ser con mucha más energía por parte de las autoridades.
Esta es una enfermedad que necesita prevención, educación y sobre todo, muchísima conciencia, en donde la relación con los animales, particularmente con los animales de compañía, en este caso el perro, tiene que ser abordada desde otro punto de vista. Hoy creo que el eje de la campaña tiene que pasar a la prevención y a la educación de la gente. Ya he advertido el gran impacto que tiene esta enfermedad una vez que aparece en seres humanos. Tenemos que aprovechar este tiempo que tenemos para trabajar para que eso no ocurra. La gente no es consciente, salvo los que viven en la zona de Arenitas Blancas, que la mosquita está presente y que está picando tanto a perros como a personas.
Hay que tomar conciencia de que hay que luchar contra la mosquita, no es la lucha contra el perro, es la lucha contra el vector, para eso hay que tener una cobertura mucho mayor en productos repelentes para los perros, que son el principal reservorio. Hemos planteado quitarle los impuestos a todos los productos que se utilizan como repelentes, hemos planteado una política de mayor intensidad en identificar a los perros, ponerle microchips, relacionarlos con sus dueños y con una tenencia responsable. Tiene que haber mucho más presencia en lo que hace a las campañas de interiorización, hay que evitar la reproducción de los perros, tenemos una superpoblación canina.
Y el otro aspecto muy importante en el que estamos trabajando es el acceso a la asistencia veterinaria. Para diagnosticar la enfermedad en el perro hay que tener acceso a la asistencia veterinaria, mientras esta sea privada, es muy difícil que la gente de escasos recursos lleve a sus perros al veterinario. Entonces, una policlínica municipal o de Salud Pública tiene que existir en las zonas de escasos recursos para que la gente pueda tener a sus perros totalmente cubiertos, sobre todo para detectar la enfermedad a tiempo.

- En estos ocho meses que lleva Salto en estado de emergencia sanitaria, ¿ha visto alguna reacción gubernamental concreta atacando este tema?
– Justamente, eso motivó que la Comisión de Salud y Asistencia Social de la Cámara de Representantes le pidiera al ministro de Salud Pública una reunión, a la cual asistí como invitado, y reiteré enérgicamente las mismas medidas que le estoy diciendo a usted. Lo que recibí como respuesta del subsecretario, fue que iban a estudiar este paquete de medidas. Particularmente con el presidente de la Comisión de Zoonosis, el Dr. Ciro Ferreira, lo que estamos conversando es la posibilidad de implementar algún sistema de asistencia para los animales de las personas de escasos recursos. Por ejemplo, en Salto tenemos a la Universidad de la República, tenemos a la Facultad de Veterinaria, tenemos que lograr algún convenio entre estas instituciones y tener un policlínico asistencial. Y reitero, porque esto es muy importante, las personas de escasos recursos, y es ahí donde la enfermedad se va a presentar y puede aparecer en un ser humano, tiene que poder llevar a sus perros a un lugar en donde se realice una atención clínica que pueda detectar tempranamente la presencia de la enfermedad. Hoy eso no ocurre, la enfermedad se detecta a través de los controles de Zoonosis, que son aleatorios, o a través del acceso a un veterinario privado.
La instalación de policlínicas en las zonas carenciadas y donde se distribuyen los focos, es muy importante. Tenemos esperanza en lo que el Dr. Ciro Ferreira nos transmitió, en que el enfoque en estos próximos meses cambie y podamos llegar con una política de Salud Pública destinada a la atención primaria y orientada hacia esa detección temprana en los animales porque esa es la clave.
La clave no puede ser la eutanasia de los perros, la clave tiene que ser la tenencia responsable, la prevención y la detección temprana.
Otro aspecto muy importante es el uso de los repelentes. Vimos muy pocos perros en la ciudad de Salto con collares repelentes para este problema.

- Son muy caros.
– Lo sé, son muy caros, eso tiene que ser uno de los aspectos centrales, por un lado reducir los impuestos, sacarles el IVA, por otro lado, el gobierno a través del Ministerio de Salud Pública tiene que tener la capacidad de ofrecer esos collares como el único escudo que tiene la población de Salto hoy ante esta enfermedad. Si es necesario se tendrá que invertir en la adquisición de collares, enviarlos a la zona y sobre todo dárselo a las personas de escasos recursos.
Esta es la única forma de evitar problemas y tomar conciencia de esto.
Nosotros accedimos al número de collares que se han dado en forma gratuita en Salto y realmente para ocho meses de emergencia sanitaria es una vergüenza. Estamos hablando que no se han repartido ni 400 collares en Salto, de una población que sabemos que es de miles y miles de perros, estamos hablando de entre 15 y 20 mil perros en Salto.
Entonces, estas cosas nos preocupan muchísimo. Esto no es un tema que el ciudadano lo resuelva en forma individual, esto es un tema social, un tema colectivo y que hay que abordarlo con políticas públicas y el gobierno nacional tiene que destinar recursos genuinos, esta es otra de las luchas que debemos dar para con la sociedad salteña.
Los recursos genuinos tienen que provenir del gobierno central y la intendencia, por supuesto, colaborar en las coordinaciones y en la implementación.
Pero hasta que no nos demos cuenta que es necesario transferir recursos humanos y económicos, el problema va a seguir, y eso es lo que más nos preocupa desde el punto de vista de las responsabilidades, porque si aparece una persona enferma, ahí nosotros vamos a utilizar todos los mecanismos que existen para exigir responsabilidades a las autoridades públicas. Eso ya se lo transmitimos al ministro en persona, la responsabilidad es del ministro.

- Siendo el panorama como usted lo pone, ¿qué ha llevado a que aún no haya ningún caso de Leishmaniasis en humanos?
– Es un tema de probabilidades. Los seres humanos tenemos, por suerte, mayor nivel de respuesta inmune ante esta enfermedad que los perros. Si bien en los perros hay un porcentaje importante que se vuelve inmune, y hasta puede curar, es menor que en los seres humanos. Entonces, los primeros casos que comiencen a aparecer es en perros, eso ha pasado así en todo el mundo. Es decir, se diagnostican los primeros casos en perros, y demora entre uno y tres años en las distintas comunidades en aparecer el primer caso en seres humanos. Y generalmente, el primer caso en seres humanos aparece en poblaciones muy pobres, con problemas de defensas, poblaciones que tienen, por ejemplo, VIH, que tienen también problemas de defensas inmunológicas, personas con malnutrición, con quienes tienen problemas con las drogas o con el alcohol, todo ese núcleo de personas con defensas bajas. Esa es la población más vulnerable.
Pero también tenemos que pensar que esto son probabilidades.
En Salto hoy hay un número muy alto de personas que ya han sido picadas por estas moscas, así como ya picaron a más de 200 perros que dieron positivo. Sabemos que ya esas moscas que picaron a esos 200 perros también picaron a seres humanos que vivían en el entorno de esos perros. Esas personas no se enfermaron, pero como le decía, va a dar -por un tema de probabilidades- con la persona indicada; es decir, una persona con las defensas bajas y cuando se dé eso, la mosquita picando a esa persona, y bueno, esa persona va a estar mal. A partir de ahí va a ser un gran problema porque recién ahí la sociedad va a advertir la trascendencia de esto, y ojalá que estemos con los servicios de salud preparados para llegar a un diagnóstico temprano de esta enfermedad, porque si a esta enfermedad se la diagnostica a tiempo, los porcentajes de curación son más altos que si demoramos en descubrir a tiempo a la persona enferma.
Como le decía, los plazos se van dando, ya van a ser dos años que se diagnosticó el primer perro en Salto, la enfermedad se ha ido extendiendo, ha habido alrededor de 200 perros que han dado positivo, cada vez hay más focos en la ciudad. Yo creo que ya toda la ciudad debe ser considerada como un foco, y entonces es cuestión de tiempo, lamentablemente, para que se dé esa triste casualidad de que una mosquita infectada pique a una persona inmuno deprimida. Por eso el énfasis en que la mosca no pique.

- ¿Cuál sería la forma más efectiva para controlar que el mosquito no pique?
– Bueno, poner collares repelentes en los perros y poner repelentes en las casas y cuidarnos de los vectores. No he visto que haya una conciencia de esto en Salto, se nos viene el verano, que es cuando la reproducción de la mosca es más alta que en el invierno y que en la primavera. Reitero, es una advertencia que quiero hacer con mucha fuerza para que las políticas públicas se coordinen, el eje de la campaña tiene que ser la prevención y sobre todo, centrarnos en el vector, en el control de la mosquita, el vector es la clave.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...