Leishmaniasis: mitos y realidad de una enfermedad grave

Uno de los inconvenientes que ha tenido la lucha contra la Leishmaniasis desde que fuera descubierta, es decir, fueran detectados perros enfermos en la zona de Arenitas Blancas, ha sido las posiciones confusas y contradictorias que han trascendido a nivel incluso de algunos técnicos particulares. De allí que recién hoy se salga a hacer una campaña frontal contra esta enfermedad. En buen romance, reaccionamos tarde y lo que hoy recién se está encaminando –siempre y cuando se deje de lado el manoseo político – debió encaminarse muchos meses atrás. La posición de las autoridades del MSP, según explicaron, se basa en lo que aconseja la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos, que tienen trabajando en el tema destacados expertos internacionales. Para entendernos: se trata de una enfermedad grave, que tiene tratamiento a nivel humano si se la detecta en forma temprana, pero puede dejar graves secuelas y llegar a la muerte si se llega tarde.
El propósito de la Dra. Raquel Rosas, subdirectora de Salud del MSP; Dra. Laura Solá, Directora de la División de IMG_6451Epidemiología del MSP, quienes estuvieron dialogando con representantes de algunos medios de comunicación de la ciudad, junto con el Dr. Matías Martínez, (a cargo) de la Dirección Departamental de Salud, fue el de aclarar mitos y realidad de la situación de emergencia sanitaria que vive el departamento.
Señaló la Dra. Solá, “estos temas son complejos de por sí; y frente a temas complejos, las soluciones no son fáciles. Lo que hay que hacer es tratar de entender cómo es la situación y llevar la información más veraz, y si ustedes tienen una información más veraz de primera mano pueden transmitirla mejor”.
Los visitantes abundaron en detalles de las características de la Leishmaniasis, porque hay mucha confusión sobre el tema y sobre todo la Leishmaniasis visceral, que es la que está presente en Salto en estos momentos. Se aclaró que no hay casos a nivel humano, sí en perros y la mayoría de éstos han sido voluntariamente sacrificados por sus dueños.
Entre los aspectos relevantes que sostuvieron los técnicos, rescatamos que: la enfermedad vino para quedarse, porque no se erradica.
Entre las inquietudes más frecuentes que preocupan a la población salteña.
El perro es el único animal doméstico que sirve de reservorio del parásito que provoca la Leishmaniasis. Si bien cualquier mamífero puede ser afectado, el único que hospeda y sirve de reservorio es el perro.
No es cierto que el parásito subsista en las heces del perro, dado que necesita de la sangre del animal vivo para hacerlo.
El perro no transmite directamente el parásito, vale decir que si mordiera a una persona, así esté infectado no transmite la enfermedad.
El flebótomo que trasmite la enfermedad no es el jejene común presente en nuestra zona, sino la denominada “mosquita de la arena” similar al jejene común pero con algunas diferencias.
La campaña del MSP, basada en las recomendaciones de organizaciones internacionales, como la OMS, está orientada a evitar la infección y sobre todo la propagación de la enfermedad. Como hasta el momento científicamente está probado que no hay cura para los perros enfermos, que además es muy dolorosa para ellos, cuando existe plena certeza de que el animal está infectado, la recomendación es la eutanasia.
La fumigación masiva no está recomendada, según las expertas visitantes porque producen resistencia, vale decir que pueden ser efectivas las primeras veces, pero luego los insectos crean resistencia y por lo tanto ya no son vulnerables a ellos. De allí que sólo se estén haciendo en los casos puntuales donde han aparecido focos.
– Científicamente se ha probado que los tratamientos sólo logran extender el período de la enfermedad, pero ni curan a los animales infectados y estos siguen transmitiendo la enfermedad como reservorio.
Si bien la última medida que recomienda el MSP es la eutanasia, es decir el sacrificio del perro, nadie quiere matar perros, por eso buscamos la tenencia responsable que procure evitar que el perro se enferme y de allí que recomendamos todas las medidas antivectoriales posibles, el uso de collares repelentes y de otras medidas tendientes todas a evitar que los animales contraigan la enfermedad.
En la lucha contra el flebótomo, se recomienda la limpieza ambiental, la eliminación de hojas y otros residuos orgánicos sobre todo en los que se alojan las mosquitas para su reproducción.

“Tendremos que acostumbrarnos a convivir con la enfermedad”

La Dra. Raquel Rosas, técnica epidemióloga del MSP ofreció algunos detalles de la actividad que viene cumpliendo el MSP en la presente emergencia sanitaria que enfrenta el departamento. Se han elaborado los spots que van a llegar a través de comunicación.
En relación a las dificultades que han tenido los medios de comunicación masiva para encontrar información de mosprimera mano sostuvo: es entendible, todo ha sido muy rápido, Salto ha tenido todo el tema de las inundaciones, además, también han trabajado muchísimo, ha sido como un período muy complejo para Salto en general, para todos los factores que tienen que ver con la salud, el CECOED, el SINAE, se han precipitado muchas situaciones de golpe y lo que se pretende en realidad es que la gente tome conciencia; acá lo único que hay que hacer, el gran desafío que nosotros tenemos, es que la gente tome conciencia.
Y entendamos qué difícil que es, porque nosotros tenemos un montón de amenazas regionales, de amenazas internacionales, que venimos diciendo, siempre lo decimos cuando hablamos con la prensa, hace 17 años que nosotros estamos esperando, tenemos la presencia del mosquito del dengue, sabemos que no tenemos ningún motivo por el cual no haya dengue en el Uruguay, y evidentemente, en algún momento vamos a tener, y tenemos que avisarle a la población, es un desafío muy grande. La población tiene que saber; tiene que decir, y por qué no viene, y bueno, no sabemos por qué no viene, hay múltiples causas y nosotros tenemos que seguir luchando frente al control anti vectorial, son varias enfermedades.
La idea es no alarmar, porque ésta es una situación a la que vamos a tener que acostumbrarnos, a convivir, primero y principal, esto no se erradica, esto no se termina, es con algo que vamos a tener que vivir, como vive Brasil, como vive Argentina, no vamos a decir nunca, un día eliminamos la Leishmaniasis, la OMS, ya en su último comité de expertos en al año 2010, así lo plantea, ocurre que cada vez más lo que tenemos que hacer es tratar de detener lo más posible, las consecuencias graves de esas enfermedades, pero los parásitos están viviendo, se reproducen, existen y no van a desaparecer. Es una cosa de tener en cuenta también.

Los niños son las víctimas más frecuentes de la enfermedad

Una de las confusiones proviene del hecho de que hay dos versiones sobre la eutanasia de los perros. A la recomendación de sacrificar a los animales infectados, dado que no hay cura para ellos y mientras viven alojan el virus, y la sustentada por otros técnicos particulares y organizaciones sociales. Los expertos del MSP evitaron entrar en la polémica, aunque su posición fuera clara y contundente con respecto al sacrificio delos animales enfermos.
Esa pregunta es la última parte del eslabón. Me gustaría antes contarles cómo es la enfermedad, para que se pueda entender qué cosas hay que hacer y qué cosas no y por qué hay determinadas situaciones y determinadas decisiones, manifestó la Dra. Rosas.

LLEGÓ DEL VIEJO MUNDO
Esta enfermedad es una enfermedad que como ustedes saben viene del viejo mundo, y que es más que conocida, y que no estaba presente en América que empezó a aparecer básicamente en zonas tropicales y que se caracteriza por tener varias formas.
Ustedes van a encontrar en las distintas fuentes que pueden leer, que hay una Leishmaniasis que se llama cutánea y una que se llama visceral.
En América la que está circulando y la que se está transmitiendo de alguna manera, es la Leishmaniasis llamada visceral. Esa tiene la característica de que es producida por un parásito que tiene un ciclo muy particular, que se la transmite al hombre accidentalmente por la picadura del mosquito que está contaminado, y ese parásito en el mosquito se reproduce y forma un ciclo especial, cuando el parásito se infecta, y esa mosquita que es la de la arena, el flebótomo, con diferentes nombres, puede picar accidentalmente al hombre y transmitirle el parásito.
Lo que es importante tener en cuenta es que cuando el hombre se infecta, la infección es grave, por lo general es muy grave, es una infección que ataca a las vísceras, por eso es visceral, puede agrandar el vazo, el hígado, provocar una descompensación general, y si bien puede tener un tratamiento, muchas veces su curso es bastante grave.

AFECTA MÁS A LOS NIÑOS
Por las características que tiene, por la forma de vida, afecta mucho más a los niños chicos, que son los que están más quietos, en la cama, o más cercanos a los animales muchas veces.
Ese ciclo, el ciclo de la naturaleza, de ese parásito que viene creciendo, se realiza en lo general en muchos mamíferos, pero cuando se va acercando al ambiente humano, el principal reservorio es el perro. Qué significa que sea reservorio: es el que mantiene la infección, el hombre no la mantiene, sí la mantiene el perro en la naturaleza cercana al domicilio humano, por eso, la importancia del perro. No existe otro mamífero de las especies que circulan en América fundamentalmente, que cumpla esa función de receptor, que es la de mantener el ciclo entre la mosquita-perro, mosquita-perro, hasta que de esa manera se disperse; por eso es un importante eslabón.
Acá el responsable de la transmisión no es el perro, el responsable es el flebótomo, la mosca que está infectada, el perro no le transmite la enfermedad al hombre, eso tiene que quedar bien claro.

MEDIDAS PRIORITARIAS CONTRA EL VECTOR
Entonces, como ocurre con otras enfermedades, como es el caso de dengue, como es el caso de ahora del Zika, nuestras medidas son fundamentalmente hacia el vector transmisor, con las medidas de control antivectorial, que se llama Control Integrado de Vectores, que incluyen unas series de estrategias que se realizan.
Por qué el foco va a parar a los perros, es porque son un eslabón más, nada más; el perro tiene esta particularidad de ser el que reproduce la enfermedad en el lugar en el que está presente. Entonces, lo que nosotros hacemos es hincapié en el cuidado del perro doméstico; aquel perro doméstico que enferma, hace que la población que vive cercana a ese perro, pueda enfermar, aumenta mil veces el riesgo de infección humana; por lo cual la principal exhortación es al cuidado de los perros domésticos y que se evite la infección y la picadura por estos mosquitos que transmiten el parásito.
Desde el punto de vista de la salud pública, cuando uno encuentra un perro enfermo, la única recomendación posible es que el perro pueda ser sacrificado; por qué, porque evita así la transmisión. Si lo que nosotros hacemos son medidas de cuidados al perro, tenemos que evitar que el perro sea contaminado, la medida empieza ahí. No es si matamos o no matamos al perro, nadie quiere matar perros; más allá que uno quiera a su propia mascota, a lo que apuntamos es a la tenencia responsable de mascotas.
Cada persona que es dueña de un perro, lo que tiene que hacer es conocer cómo se transmite la enfermedad, saber exactamente cuáles son los riesgos, y cuidar a su perro de que no se infecte; en el caso de que sea infectado, ahí el Ministerio recomienda que el perro sea eutanasiado para evitar la propagación de la enfermedad, pero digamos, como última medida.
En realidad lo que el Ministerio recomienda es que se comience de alguna manera, por todas las medidas anti vectoriales para que el perro no se infecte dentro de las viviendas y que sea el principal reservorio. Si el perro no se infecta, tratamos que el perro esté lejos de los mosquitos, por eso hay que ponerle insecticidas, que no esté cercano a los lugares donde esta mosquita vive habitualmente, y tratar de hacer las medidas de fumigación en las zonas donde el riesgo existe y es real.
Esa es la secuencia que tiene; uno a veces se centra en una medida, porque es el paso que tiene, pero no porque sea la medida.
Es lo que manejamos desde el punto de vista de la salud pública a nivel nacional, está muy centralizado, está muy en foco, es una enfermedad que está presente en Brasil, en Argentina, y que viene bajando, la responsabilidad básicamente es de los cambios que ha habido, cambios ambientales, la deforestación, todos esos cambios de la globalización, han hecho que la enfermedad tome características diferentes, por la distribución del vector, entonces tenemos que ser muy cuidadosos y tratar de enfocar básicamente a las medidas de control antivectorial, que es un control integrado, que incluye, no solamente la fumigación para matar a la mosquita, sino evitar aquellos lugares donde la mosquita se reproduce, y donde ahí sí nosotros tenemos una especial responsabilidad, porque la basura, la no limpieza por ejemplo de gallineros, de los fondos de los domicilios de las casas, eso de alguna manera favorece el hábitat donde la mosquita se reproduce y ahí es donde si tenemos perros, el perro está en riesgo, como estamos todos los humanos en la transmisión.

El MSP trata de identificar los focos desde el 2008

La inquietud periodística transmitida a las autoridades del MSP que visitaron Salto recientemente apuntó a saber ¿Qué certeza tiene el MSP si no hay más focos o si éstos no están extendiéndose?
Explicó la Dra. Rosas: no hay certezas. Lo que sí hay es la ubicación, el hallazgo desde el 2008 que se comenzó a trabajar, se hizo un equipo con la Universidad de la República, se trabajó intensamente con los equipos de investigación, porque antes de salir a decir frente a las incertidumbres, porque lo que hay acá son muchas incertidumbres, como es lógico y como ocurre cuando aparecen estas enfermedades que son nuevas para nuestro país, no son nuevas para otros y nosotros lo que tomamos son experiencias de otros países que ya tienen más camino andado en esto, porque en esto no se puede innovar, entonces lo que se hizo fue trabajar con un gran equipo, la Facultad de Veterinaria, la Facultad de Medicina, la Comisión de Zoonosis, el Ministerio de Ganadería, el Ministerio de Salud Pública, por supuesto, fue quien lideró las investigaciones. Se hizo un proyecto internacional, un proyecto donde intervienen los tres países socios fundacionales de Uruguay en el MERCOSUR, es decir Argentina Brasil y Paraguay.
En cuanto al ciclo de la enfermedad expresó: “todo esto empieza, evitando que la mosquita pueda reproducirse y picando a los perros enfermos. Aquellos perros que hoy sí sabemos que están enfermos, recomendamos que los dueños sean responsables frente a la tenencia de ese perro, para evitar que esto se expanda, porque lamentablemente es una enfermedad que ha venido bajando por todo el continente como una manera lenta, pausada, pero sin pausa en realidad. Y es algo que sabemos que se viene, hemos hecho múltiples acciones desde ya hace muchos años, desde al año 2008, 2009, el Ministerio está trabajando, está tratando de identificar dónde están los focos, y llegó el momento de que la población conozca esta enfermedad, porque no hay que alarmar, pero sí hay que informar.
Siempre lo decimos cuando hablamos con la prensa, hace 17 años que nosotros estamos esperando, tenemos la presencia del mosquito del dengue, sabemos que no tenemos ningún motivo por el cual no haya dengue en el Uruguay, y evidentemente, en algún momento vamos a tener, y tenemos que avisarle a la población, es un desafío muy grande.

 







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...