«Les decimos lo mismo: no tenemos solución»

Puntualmente en algunas temporadas pasadas, el Colegio de Jueces de la Liga Salteña de Fútbol, resolvió no conceder más audiencias a los delegados. A regañadientes, en el Consejo Superior, se debió aceptar la decisión. Se entendió a nivel de Colegio, que «no pocas veces, los representantes de clubes trasladan sus culpas al tema referil. Parece que fuese una manera de quitarse la responsabilidad». Este año, el Colegio aceptó el giro de tuerca. A partir de ello, las solicitudes no faltaron desde los clubes. Rechazos a determinados árbitros o cuestionamientos a actuaciones. El hecho es que los integrantes del Colegio han sido receptores de la inquietud en más de una dirección, «pero a todos les decimos lo mismo: no tenemos solución. El material humano disponible es este y no hay otro». En tanto, tampoco se trata de jugar las fichas a la Escuela de Jueces que pueda funcionar, desde el momento que el desinterés de un buen tiempo a esta parte surge planteado. Las últimas experiencias en esta dirección, tapizadas de fracasos. Un ciclo por ejemplo, concluyó con solamente siete alumnos. Todo induce a pensar que el referato no se transforma en objetivo puntual en Salto. A la prueba hay que remitirse.