“Liga rica, clubes pobres”. La mentira trasnochada

En la Liga Salteña de Fútbol, los espíritus se gratificaron en la medida que se revelaron cifras.
El peso de la economía es real en cualquier ámbito y en el fútbol también. Entre las recaudaciones alcanzadas en la tercera rueda en el fútbol de la “A” y el monto que ingresó por concepto del espectáculo que tuvo a Edinson Cavani como eje. (un porcentaje dispuesto para la Liga y el mayoritario para la Asociación Down).
Lo cierto es que en tiempos de vacas flacas en algunos ámbitos, que ruede la pelota y asista la gente, no parece ser un negocio pasado ni mucho menos. La Liga Salteña de Fútbol bien que sabe de una criteriosa administración para resistir coletazos de alguna crisis, pero también hace fluir la legitimidad de su derecho cuando el dinero engorda sus arcas.
Lo cierto es que la salud financiera de la Liga es cosa concreta y desde los clubes, vítores acumulados por este tiempo a favor. La huella de la felicidad se transforma a todas luces, en onda expansiva. A las pruebas habría que remitirse,
LA SENTENCIA MORIBUNDA
Lo cierto es que frente a los números sobre la mesa, no han faltado quienes desde más de un ámbito, se afilian a una sentencia: “liga rica, clubes pobres”.
Se parte de una convicción fatalmente errónea, desde el momento que….¡la Liga son los clubes!
A esta altura de los tiempos no admitir este aspecto, raya el infantilismo de perogrullo. ¡De cajón!
Pero además: la mentira trasnochada que supone invocar en Salto, “a clubes pobres”, cuando una buena mayoría, definitivamente no lo son. Cabría preguntarse cuantos clubes no contemplan a sus jugadores desde la pretensión económica.
Pero además en las últimas décadas, ¿cuántas instituciones enajenaron sus bienes, para salvaguardar patrimonios o destinos? En tanto, cabe recalar por vigésima vez en la potencialidad edilicia de una gran mayoría de clubes, que disponen de sedes y campos de juegos, quizás impropios de una ciudad del interior de un país de 3 millones de habitantes.
Por lo tanto, refresquemos la memoria, apliquemos el sentido común, derrumbemos mitos antojadizos y evitemos el trasnoche de esa mentira acumulada.
¿Liga rica?…no tanto.
Y clubes pobres…. menos.
Persistir en ambas direcciones huele a absurdo, o es parte de la misión de quienes padecen la grosería del crónico mal: el de transitar a contramano de la mismísima razón.

ELEAZAR JOSÉ SILVA







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...