Llega al cine la nueva “Alien: Covenant” de Ridley Scott, que promete mucho suspenso y vísceras

La acción de “Alien: Covenant” se sitúa diez años después de los accidentados sucesos que diezmaron la tripulación de la “Prometheus” (2012).
La Covenant es una nave colonizadora cuyo equipo es despertado de la hibernación tras un accidente durante el viaje. Con el capitán muerto, deciden no entrar de nuevo en hibernación y desviarse de su destino proyectado para atender una llamada de socorro.
En ese planeta al que se desvían, aparentemente fértil y de atmósfera respirable, encuentran los restos de la nave en la que escaparon el androide David (Michael Fassbender) y la doctora Shaw. Pero también una forma de vida mutante, adaptable y muy agresiva que les ataca en cuanto desembarcan.alien.3
Como se observa, el esquema de la primera “Alien” (1979) se repite sin demasiados reparos: una tripulación que se comporta más como camioneros que como héroes espaciales, efectúa un accidentado descenso en un planeta desconocido atendiendo un SOS. La diferencia: aquí entra en la ecuación David, androide de aviesas intenciones idéntico al propio de la nave, Walter.
Ridley Scott se esfuerza por pulsar determinados botones que inequívocamente asociamos a la saga (salvo a su segunda parte, quizás): una tripulación en superioridad numérica pero que no puede hacer nada para enfrentarse a la ferocidad e implacabilidad del organismo alienígena, cuyo proceso de reproducción y crecimiento es descrito con un detallismo explícito. Por desgracia, la sensación de extrañeza constante, de organismo distinto al humano tanto en lo moral como en lo fisiológico, y que convertía de forma extraña e intuitiva a la “Alien” original en una especie de asimilación de algunas ideas de Lovecraft pero en clave de tremendismo futurista, aquí ha desaparecido.
Ha desaparecido porque “Alien” ha entrado ya en el panteón de monstruos clásicos, aquellos cuyos orígenes, características y debilidades nos sabemos casi de memoria. Pero el xenomorfo, por mucho que aquí adopte nuevas e inquietantes formas, como los neomorfos, ya no es un misterio absoluto, un enigma incomprensible.
Por eso, “Alien: Covenant” es más interesante cuando se adentra en terrenos inexplorados como con los neomorfos, no solo son espectacularmente agresivos, con un comportamiento sanguinario y velocísimo, sino que tienen una corporeidad genuínamente alienígena, lo que entronca con la extrañeza del primer “Alien”, el xenomorfo primigenio. Ningún fan de la franquicia va a salir de la película decepcionado. Según gustos y según la radicalidad de cada cual, la inevitable secuencia de sexo y muerte será interpretada como una caída en el tópico o como una reconversión de “Alien” en una franquicia de terror abiertamente comercial. Por eso mismo, los que se quejaron de “Prometheus”, se frotarán las manos.
LOS PADECIENTES
Pablo Rouviot (Vicuña), un reconocido psicoanalista, recibe a Paula Vanussi (Suárez), una joven que le formula un pedido bastante peculiar: el cuerpo de su padre (Luis Machín), un poderoso empresario, fue encontrado asesinado a la orillas de un río, y su hermano (Nicolás Francella), Javier, 22, un joven con serios problemas psicológicos, está acusado de haber perpetrado el crimen.
Por tal razón Paula requiere del profesional para demostrar que dadas las condiciones de su hermano, es inimputable. Pero cuando Pablo accede a diagnosticar al paciente se da cuenta efectivamente que no solo es inimputable sino que también es físicamente incapaz de haber cometido dicho crimen, lo que dará inicio a una trama policial y de suspenso que lo mantendrá atrapado hasta el final.
“GUARDIANES DE LA GALAXIA VOL. 23
Este Volumen 2 de “Guardianes de la Galaxia” se ubica tan solo dos meses después de su primera parte. Convertidos en heroicos mercenarios, los cinco protagonistas –el terrícola Peter Quill, la asesina Gamora, el guerrero Drax, el mapache parlante Rocket y el árbol viviente Groot, ahora convertido en una versión bebé como consecuencia de lo que le ocurrió en la anterior película– comienzan la aventura con un trabajo para una raza extraterrestre orgullosa y poderosa llamada los Soberanos.
Si bien completan el trabajo con éxito, Rocket aprovecha para robar algo pues no puede con su naturaleza, que terminan poniendo a los Guardianes en la lista de enemigos de los Soberanos, que contratan la ayuda de los Destructores, la banda de piratas espaciales que crió a Quill. En paralelo a eso, Quill conoce finalmente a su padre, el semidiós Ego, encarnado por Kurt Russell, quien se presenta como un ser todopoderoso que quiere reconciliarse con su hijo, pero que oculta varios secretos que irán siendo revelados gradualmente.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...