- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Lo primordial es darle a mis hijos la mejor educación

Cr. Alejandro Grilli García da Rosa

El entrevistado, es un salteño radicado hace varios años en Montevideo, el Cr. Alejandro Grilli García da Rosa, quien tras realizar una meteórica carrera a base de esfuerzo y dedicación, ocupa hoy, un destacado lugar en el ámbito académico y profesional. EL PUEBLO dialogó con él para esta entrega de Al Dorso, en su reciente visita a su Salto querido, al que aseguró, extraña mucho. AL DORSO [1]

A pesar de su joven edad, en estos momentos ocupa un cargo de responsabilidad dentro de la DGI, ¿hace cuántos años integra el organismo, y cómo es su labor?
Trabajo en DGI desde el año 2004, cuando ingresé por concurso. Luego de estar durante un tiempo en el Departamento de Asistencia al Contribuyente -justamente con consultas tributarias, temática que dicto como docente universitario-, pasé a ejercer el cargo de Subdirector de Fiscalización durante dos años; y desde el 2012, ocupo la Dirección de la División de Atención y Asistencia, que es una División compuesta por 160 funcionarios; de la cual depende también la parte de comercio exterior; el Certificado de Vigencia Anual; la recepción y emisión de los Certificados de Créditos; constituyendo una tarea, sin lugar a dudas, de mucha responsabilidad.

¿Se ha evolucionado, desde su óptica, en lo que respecta a la temática tributaria?
La realidad es que, en los últimos años, los impuestos han tenido un protagonismo cada vez mayor, teniendo una carga tributaria bastante relevante. Por suerte, debido a la modernización que se ha dado en la DGI, tenemos una alta eficiencia en la recaudación de los impuestos, lo que siempre se puede mejorar, estando con niveles de evasión similares a los de los países OCDE; y de América Latina, junto con Chile, desde hace dos años, tenemos la menor evasión en cuanto al IVA, que es el principal impuesto. Esto es importante porque nuestros principales acreedores, siempre cuestionan la capacidad de repago de los préstamos; sí hay una administración tributaria que sea eficiente, bueno, parecería que la capacidad de pago es mejor.

Nos habla de una buena recaudación; entonces, ¿por qué cree que la población en general ve a la DGI con desagrado?
Sucede que los obligados a cumplir con las normas tributarias, son cada vez más; y la DGI, tiene mejores herramientas para asegurarse la recaudación. Hay países que las tienen mejores y más potentes que nosotros, pero Uruguay, con los mecanismos que posee, trabaja muy bien. Lo de los impuestos es muy relativo. Personalmente percibo que tenemos una carga tributaria alta, y que algunos considerarán que por los servicios que se reciben a cambio de esos impuestos que se pagan, está bien; otros considerarán que no. Creo que va unido a eso, a la calidad de servicios prestados por el Estado y a la concepción que cada uno tenga de los mismos.

Recientemente publicó un libro que trata de las formas jurídicas y tributarias para emprendimientos comerciales, ¿qué lo motivó a escribirlo?
La idea surgió de parte del Dr. Pedro Bellocq; él me planteó la idea, entendiendo que se necesitaba un manual práctico que recopilara en un sólo texto, toda la parte societaria comercial y tributaria. Creo que la virtud del libro y lo que lo hizo interesante, fue el combinar la parte letrada en lo jurídico del Dr. Bellocq, con la parte impositiva que fue mi aporte como Contador Público. Apuntábamos a que el uso del texto fuera algo ágil, fácil de leer, comprensible, a pesar de contar con XIX Capítulos, los cuales pueden ser leídos en base al interés del lector. Uruguay tiene un abanico de formas jurídicas para emprender; pero resulta que, entre Unipersonales, Sociedades de Hecho, SRL y Sociedades Anónimas, estamos abarcando la amplia mayoría de los emprendimientos del país. Sin embargo, siempre surgen otros emprendimientos, por los cuales, alguien intenta canalizar su inversión. Por eso, el libro intenta cubrir esa amplia posibilidad que existe hoy, en el mercado, analizando también el aspecto tributario en cada paso de ese emprendimiento; situaciones que se dan siempre y que son importantes.

Leyendo el libro, hemos visto que en los últimos años -a pesar de la idea de que se ha retrocedido desde el punto de vista del poder adquisitivo-, se han abierto Zonas Francas, Unipersonales, Sociedades Anónimas, ¿cómo explicaría ese fenómeno?
Básicamente, creo que la complejidad de los negocios, ha llevado a que cada vez más, en la medida que los mismos crecen -y se ha dado en los últimos años un crecimiento global de la economía uruguaya, con tasas por encima de lo histórico, lo cual es relevante-, sea necesaria la adaptación de las formas jurídicas de esos negocios. Esos emprendimientos que, comenzaron a írseles de las manos a sus propietarios, por decirlo de alguna forma, terminan por no ajustarse a la forma jurídica con la que comenzaron a transitar, escapando de la realidad que ese crecimiento refleja, con las responsabilidades que conlleva, así como también, los riesgos, que van de la mano. Un claro ejemplo, es el de aquél emprendedor que empieza con una Unipersonal y tiene la posibilidad de captar inversores para seguir desarrollando su producto y acceder a nuevos mercados, pero resulta que, tiene que buscar una nueva forma jurídica (Sociedad Anónima o SRL), que son la mejor opción para ese crecimiento que marca otra realidad, que permitirá la incorporación de acciones o cuotas sociales, e invertir en la empresa para que se proyecte y crezca.

¿El pasado 15 de diciembre le fue entregado en la sede de la Universidad ORT en Montevideo, el “Premio anual a la excelencia docente”?
Sí, a sí es. Esta es una premiación que se hace anualmente. Se premia al docente destacado en grado, posgrado y a la Cátedra destacada. La Cátedra destacada fue la de Finanzas, que es una materia más blanda, y que tiene más marketing; mientras que Impuesto (la que dicto), es una materia más dura, poco atractiva. La verdad que con el Catedrático de Impuesto, estábamos muy contentos por el reconocimiento.

¿En qué consiste la materia que dicta en la Universidad?
Como le dije, dicto la materia Impuesto, la cual es bastante compleja por la temática que trata. De todas maneras, el año pasado se dio el caso de que había alumnos con bastantes conocimientos, que hicieron muchas preguntas profundas; por lo cual, el curso -que dura un año y medio la Especialización, y si se lo quiere complementar con la Maestría llega a dos años-, se hizo muy interactivo.
En el posgrado, por suerte, se nota la diferencia, sobretodo cuando los alumnos ya están ejerciendo su profesión y tienen alguna experiencia, con lo cual, se aprecia el conocimiento que tienen en el campo, hacen preguntas específicas, sobre situaciones de negocios concretos o situaciones particulares que se dan a diario, y que enfrentan en la profesión. Ahí se nota, que hay un buen respaldo de atrás. A fin de año se realiza un trabajo tipo tesis, dónde se evalúa el aprendizaje, y al aprobarse, se obtiene el título (Máster en Contabilidad, Máster en Impuesto y Máster en Contabilidad e Impuesto).

¿Por qué y para qué ser docente, y cuál o cuáles son los principales desafíos a los que se enfrenta?
Por qué ser docente; porque gusta, porque se lo lleva en el interior. Eso se lo tengo que agradecer a mi abuela materna, Elba Picción, docente de Idioma Español, por donde quizás vino la veta. Es algo que lo hago porque lo disfruto. Se da la curiosidad, de que la docencia se encuentra en el tapete, es un tema complejo, se nota en los alumnos –sobretodo en los de grado-, que es necesario tenerse a veces algún apoyo adicional. En definitiva, cuando uno se pone en el lado docente, es porque quiere transmitirle, a las nuevas generaciones, de la mejor manera posible, parte de lo que uno aprendió. Justamente, una de las principales críticas que tenemos hoy, como una de las principales carencias, es el poder trasladar y consolidar el conocimiento, por lo que para mí gusto, eses es el principal punto, el principal aporte del para qué ser docente. Uno de los principales problemas que enfrentamos en la educación, es que la gente quizás no tenga la costumbre, que existía antes, de ir a leer por qué –y me refiero a mi área-, algo está gravado o exento, o el tratamiento tributario es tal o cual. Por eso, en el grado y en el posgrado, hemos intentado innovar un poco, haciendo cuestionarios con ciertas situaciones, y se los ponemos on line, para que los alumnos los contesten desde su celular, lo que para mi, como docente, me resulta muy práctico, porque es una aplicación que ya me envía el resultado identificando al alumno (quien se identifica antes de comenzar a responder las preguntas), con lo cual es mucho más fácil para la posterior corrección. Innovar, dentro del aula, es lo más complejo, más en una materia tan dura como Impuesto; captar la atención de las nuevas generaciones, es a veces complicado.

Háblenos de su familia, y cuéntenos su experiencia como padre, en tiempos tan diferentes a los que usted se crió.
Mi familia se conforma de mi señora (María) y mis tres hijos (Paulina, Joaquín y Santiago). Vivimos en Ciudad de la Costa, escapándonos un poco del bullicio de la gran ciudad. Creo que uno de los mayores desafíos y más complejos que enfrentamos cuando somos padres, es buscar el equilibrio entre el uso de la tecnología –de la cual aislarlos es una utopía-, y el límite para que no se abuse. Por eso, con María (esposa), tratamos de que siempre estén en contacto con nosotros, vayan al club, hagan deportes, cosas que sumado al estar con los afectos (padres, abuelos, tíos, primos, etc.), es muy bueno, porque los acerca a aquellos valores que nos enseñaron cuando éramos niños.

La del estribo, ¿le quedan deudas pendientes?
Objetivos, sí; desafíos, seguro. De todas maneras creo que hoy, el desafío más grande que tengo y el que siento que es el primordial, es el poder darle a mis hijos la mejor educación y estar cerca de ellos, y acompañarlos en su crecimiento. Ese es el desafío más grande. Y en lo profesional, le puedo decir que siempre hay objetivos, más en la materia a la que me dedico, dónde siempre hay algo que aprender, constantemente.