¿Lo seis más grandes en la historia del deporte de Salto?

cats

De un tiempo a esta parte, desde el staff de DEPORTES de EL PUEBLO, la búsqueda de respuestas fue tendiéndose, hacia los más variados ámbitos. Ir reconociendo el pensamiento, la amplitud que surge desde los conceptos o el enfoque de realidades, con pasado para rescatar, pero con un presente que también sabe de nombres.
A partir de una interrogante, es posible ahora elaborar esta nómina. ¿Quiénes fueron los más grandes en la historia del deporte de Salto?
Tras meses de evaluaciones, de más preguntas y de más respuestas, es posible arribar a esta conclusión. Es cierto que surgieron otros nombres, por ejemplo, los de Aníbal «Maño» Ruiz, Ramiro Cortés (p), Reinaldo Kutscher y Wáshington Kemayd (remeros, los dos) y Ever Almeida. Pero la preferencia-opiniones-puntos de vista, marca una inexorable inclinación hacia seis deportistas en concreto. En el caso de Almeida, un aspecto en contrario a la chance de incorporarse a esta galería: no defendió a selecciones uruguayas.
La consulta abarcó a todos los deportes. Frente a la mención de cada uno de los casos, es posible o no que se origine más de un cuestionamiento. O de un argumento adverso. Todo es posible.
Pero de repente, se puede coincidir en una buena mayoría de situaciones con nombre propio.
**********
PEDRO VIRGILIO ROCHA
El «Daro» nació en Salto, el 3 de diciembre de 1942 y falleció el 2 de diciembre de 2013. Comenzó a jugar en Peñarol de Salto y luego el destino cantado: Peñarol de Montevideo. Fue Campeón de América y del Mundo. Jugó los Torneos Mundiales de 1962, 1966, 1970 y 1974. Tras México 1970, fue transferido al San Pablo de Brasil. El mismísimo Pelé lo calificó entonces, el mejor volante del mundo. Defendió igualmente a otros equipos de ese país, como asimismo en México. Tras el abandono de la práctica activa del fútbol, se convirtió en Director Técnico. Claramente Pedro, un gigante a todas luces. No pueden existir polémicas sobre Pedro Virgilio. Clase pura. Talento vital.
**********
OMAR MIGUEL ARRESTIA
La trayectoria del «Chumbo» fue de excepción. A finales de los 60, en la década de los 70 y a comienzo de los 80 también. Mágico tiempo en Sporting, Hebraica Maccabi y Peñarol. Fue seleccionado uruguayo. Reforzó equipos. Paseó su jerarquía por el mundo. En el Peñarol Campeón Federal, clavó un promedio de 32 puntos por partido. Una técnica subyugante, pero sobre todo, la polenta en la tablas. Para los salteños, el rescate de aquellos Campeonatos Nacionales, con la roja de la «S» campeona del Interior y Nacional, con Omar como brújula auténtica. El «Chumbo» falleció el 15 de marzo de 2009, a la edad de 61 años. Se alinean los que sentencia: fue el más grande jugador de básquetbol de Uruguay, de todos los tiempos.
**********
LUIS ALBERTO SUÁREZ
Nació el 24 de enero de 1987. Tiene 29 años. Su cónyuge es Sofía Balbi. Dos hijos. A los 7 años, sus padres emigraron a Montevideo. Clave su paso por las divisiones juveniles de Nacional. Después, todo el tiempo contemporáneo. Su pasaje a Europa: Groningen y Ayax de Holanda, Liverpool de Inglaterra y Barcelona de España. A esta altura, no son pocos los salteños que lo sindican como el de más sonora reputación a partir de las propiedades que lo distinguen y desde el momento que pasó a ser considerado como el mejor delantero del mundo. Pero además, con dos Torneos Mundiales jugados: 2010 y 2014. Goles y goles. Cabe preguntarse: ¿cuál es el techo del «Pistolero» de Salto?
Su nombre entre los seis, no es motivo de duda. Más bien, de orgullo colectivo.
**********
EDINSON ROBERTO CAVANI
El 14 de febrero de 1987. Fecha de nacimiento de quien actualmente milita en el PSG de Francia. Nacional, Ferro Carril y Salto Uruguay de Salto. Después, Danubio de Montevideo. Selecciones uruguayas juveniles y mayores. Dos Campeonatos Mundiales: 2010 y 2014. No caben intrigas: un preferido de los salteños. Pasó por Palermo y Nápoli de Italia, antes de recalar en el nuevo campeón de Francia. Un detalle: la imagen de Cavani «pega» en niños y adolescentes.
Pasó los 100 goles en Italia. Dejó una huella imborrable. Es cierto que en los últimos meses, Suárez le sacó ventaja en la consideración. Pero de lo que no hay dudas: Edy figura entre los más aptos delanteros a nivel mundial. Cuando jugó en Italia, plasmó un hecho sin antecedentes: un salteño como máximo ejecutor de redes contrarias en el «calcio».
**********

FEDERICO MOREIRA
Hace un par de años atrás, en EL PUEBLO se escribió una frase sin medias tintas: «En el ciclismo uruguayo, existe un antes y un después de Federico Moreira». Fue memorable. Empezó compitiendo en la categoría novicios con 14 años y rápidamente pasó a formar parte del club Piedra Alta de Salto. Las cualidades exhibidas hicieron que el Club Ciclista Maroñas lo sumara a sus filas, con lo cual debió realizar innumerables viajes a Montevideo.En 1977 fue citado a la selección juvenil que compitió en los Juegos Panamericanos de México donde logró 1 medalla de plata y 1 de bronce. Al año siguiente en los panamericanos de Montevideo consigue 1 de oro y 1 de bronce. En 1979 también logró 1 medalla de oro en San Cristóbal, Venezuela. Pero en los salteños, nos quedará para siempre, aquella fantástica imagen de Federico, tanto en la Vuelta del Uruguay como en Rutas de América. 6 y 3, ganadas respectivamente. En Uruguay o en el extranjero: crack. Nació el 8 de marzo de 1961. Tiene 55 años.
*********
LEANDRO ANDRADE
Para que las nuevas generaciones admitan el hecho, desde el hecho mismo. Es el único futbolista salteño que ostenta el privilegio de ser Campeón Mundial de selecciones a nivel de mayores. Sucedió con aquella notable «Maravilla Negra» (así lo denominaban) en el primer Torneo disputado en Uruguayo en 1930. Leandro, fue el marcador lateral izquierdo. Nació en Salto de padre uruguayo y madre argentina, Cerebro de los equipos uruguayos campeones de los juegos olímpicos de1924 en París, y 1928 en Ámsterdam. Jugó en la Copa Mundial de 1930 a los 29 años, lejos de su mejor forma, más bien lo suficiente para ayudar a la celeste a conquistar el título mundial. Murió muy pobre y ciego en el asilo Piñeyro del Campo, casi olvidado de todos, a los 55 años de edad. Su sobrino,Víctor Rodríguez Andrade fue campeón mundial con Uruguay en1950. Los europeos de aquellos años, no abrigaban dudas: una maravilla de verdad.

Solar de reyes

Desde la idea-ocurrencia-iniciativa de EL PUEBLO Deportes. Hablar con la gente.
Tomar apuntes. Arribar a conclusiones. Después, juntarnos, analizar, decidir.
No ha sido misión de un día. Fueron meses, en esa fermental tendencia a la consulta.
Ocurre que este Salto, ha sido un auténtico solar de reyes en el tiempo. Fecunda y acrisolada tierra de campeones. Es cierto que el nombre de Salto fue retumbando en el mundo en los últimos años, a partir del doble fenómeno de Luis Suárez y Edison Cavani. Pero la historia de resonancias individuales, viene de tiempos. Como aquel Leandro Andrade, Campeón del Mundo en 1930, nacido en el Barrio «La Cachimba». Todo lo que supuso el básquetbol de Ramiro Cortés en la década de los 50, con las Olimpiadas incluidas. Hasta esa década de los 60, que alumbró la magia sin par de Pedro Virgilio Rocha en básquetbol y de Omar Miguel Arrestia en fútbol. En los últimos años incluso, Salto fue de las plazas del Interior, de las que más jugadores aportó al profesionalismo. Juveniles y no tantos.
Pero también de última, el fenómeno de Pablo Cuevas, que no nació en nuestro medio, es cierto, pero que adoptó a Salto como afectuosa cuna. A tal punto que la mención, sobre todo nacional y continental, no falta: «el salteño, Pablo Cuevas».
En tanto, a través del rescate de estos seis nombres (Pedro Virgilio, el «Chumbo», Suárez, «Edy», Federico y Andrade), ¿podemos reconocer o no que la justicia está definitivamente planteada? ¿Los seis más grandes en la historia del deporte salteño?
Alguien alguna vez tenía que plantear esta situación de hecho. En el caso de EL PUEBLO, sin falsas pretensiones de vanguardismo en esta dirección. ¡Pero alguien debía plantearlo! Tampoco se trata de abrir surcos de polémica. Más bien, poner las cosas en su lugar.
Desde el lugar del orgullo. Del beneplácito colectivo. De eso, también se trata.
Honores a ellos. Los de antes. Los de ahora. Los de siempre.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-