Los árbitros sin agua y el baño del «olor insoportable»

Sucedió el lunes pasado a la noche, cuando Cerro y Huracán, finalmente encararon el partido de estreno en el el Campeonato 2015 de la Divisional «C». Tras la conclusión del primer tiempo, cronistas de EL PUEBLO en la zona próxima al vestuario de los jueces. Desde Fernando y Rolando López, el testimonio sin más trámite. «Si nosotros quisiéramos tomar agua de la canilla, no lo podríamos hacer. Simplemente, porque es intomable».
Pero también, a la cuenta de los jueces designados para la ocasión, otro aspecto no menor, «porque el olor aquí adentro no es de los mejores. Como la cisterna no funciona bien es imaginable lo que pasa». El hecho es que desde la zona exterior del vestuario, los olores nauseabundos fácilmente comprobables. Desde Fernando y Rolando López, la coincidencia en que «a veces por el hecho de jugar, pasan cosas como estas porque no se exige. Nosotros ponemos voluntad, pero las cosas tampoco debieran ser de esta manera. Preguntamos: ¿qué va a pasar cuando apriete el calor? Tendremos que traer nuestra propia agua. A esta que sale por la canilla, hay que descartarla».