¿Los árbitros tolerantes y también hijos del miedo?

Claramente en el fútbol de Salto parecen distinguirse dos áreas paralelas en materia de árbitros: los que se apegan a la personalidad propia para sostener sus fallos sin vacilación y los que son tolerantes a la protesta. En este último caso, pareciese surgir otro factor: el temor.
El hecho es que se transcurre por segundo año sin guardia policial en los escenarios. La Policía DENTRO de los campos de juegos, ES UN FACTOR SICOLÓGICO a favor de los jueces. Sin esa Policía, para no pocos el horizonte se limita en materia de garantía.
Un exintegrante del Colegio de Jueces de la Liga, sostuvo días atrás en diálogo circunstancial con cronistas de EL PUEBLO,”que hay árbitros que actúan en función del equipo, el peso de su camiseta, su historia y el entorno que surge de una hinchada”.
**********
Para ese mismo deportista, algunas hinchadas producen una influencia especial y no hizo menos que citarlas: Gladiador, Salto Nuevo, Ceibal y Saladero. Son justamente las que registran mayor número de componentes. Pero además pasó a admitir que “para algunos asistentes no es fácil por ejemplo, tener la “12” de Ceibal sobre sus espaldas o a la propia hinchada de Gladiador en campo de juego del Barrio Artigas”. De lo que no parecen haber dudas además, es que determinados hechos amparan recientes exposiciones de Néstor Martínez Vital en EL PUEBLO y sobre todo una: “hay compañeros que van a arbitrar con miedo”.
Cabe preguntarse: ¿por dónde pasa la expulsión del medio? ¿Por la presencia de la policía o en definitiva, es el dictado y consecuencia de la propia personalidad de algunos jueces?