Los ausentes de la respuesta

Se podrán volcar razones.
Exponer pensamientos. Establecer causas.
Todo ello, frente a la chatura en dos direcciones en términos generales, tratándose de la «A» y de la «B».
Pero de lo que no hay dudas es que determinados ausentismos en las canchas, no es un tema de hoy. Viene de tiempo. Cuando Ferro Carril no es local en el Parque Luis T. Merazzi, sus hinchas se limitan notablemente en número. El caso de Nacional es concreto. Pese al permanente protagonismo del equipo de varios años a esta parte, la legión de sus seguidores es tan solo aceptable, incluso en la actual disputa de la Copa de OFI.
Y en buen romance, con las hinchadas de Salto Nuevo, Ceibal, Saladero y Gladiador, se plantean desniveles: según el escenario van y caso contrario, también el ausentismo de respuesta. La «B» en tanto, no pasa de una adhesión de regular en baja.
Algunos equipos decididamente no convocan y desde los barrios que llegan, la indiferencia de su gente.
Ocurre que se transcurrió casi SEIS meses sin fútbol a nivel de la «A» y de la «B» y al fin de cuentas, se consolida la peor de las situaciones: que el común de la gente se habitúe A NO IR AL FÚTBOL.
La desolación entonces, pega el cachetazo.
Por lo menos, la dirigencia debiese poner las barbas en remojo.
Por lo menos.
DEPORTES EL PUEBLO-