Los Globos de Oro coronan a ‘Breaking Bad’ y ‘Brooklyn Nine-Nine’

riunfadoras en drama y comedia con dos estatuillas cada una, las mismas que la película para televisión ‘Behind the candelabra’.
Breaking Bad no había conseguido todavía ningún Globo de Oro y ya era hora de que la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood saldara la cuenta que tenía pendiente con la serie de AMC, aunque haya sido en el último año de la serie. Y lo ha hecho concediéndole la estatuilla a la mejor serie dramática, premio que recogió todo el reparto encabezado por su creador, Vince Gilligan además, minutos antes Bryan Cranston había subido al escenario para recibir el premio al mejor actor de drama, su primer Globo de Oro tras haberse quedado como nominado en otras cuatro ocasiones, tres de ellas por su papel de Walter White en Breaking Bad.
Robin Wright ha conseguido el primer premio importante para el drama político House of cards, premio que también es el primero para Netflix, la plataforma online responsable de la serie. Wright toma así el relevo de Claire Danes, ganadora en los dos años pasados por su papel en Homeland y que este año no optaba al premio. Otra novedad televisiva que este año ha conseguido premio ha sido Ray Donovan a través de Jon Voight y su Globo de Oro al mejor actor de reparto. Antes, una Jacqueline Bissett emocionada y sorprendida había recogido el premio a la mejor actriz de reparto por la miniserie Dancing on the edge.
Y si en drama todo han sido novedades, los premios de comedia no se han quedado atrás. Brooklyn Nine-Nine, que ha arrancado en la estadounidense Fox este otoño, ha dado la sorpresa al llevarse dos de los premios principales, mejor comedia y mejor actor para Andy Samberg. La serie, centrada en una comisaría del barrio neoyorquino que le da título, se ha impuesto a otras favoritas de la noche como Modern Family o Girls, que se han ido de vacío..
Otra categoría en la que los premios han innovado ha sido en la de mejor actriz principal de comedia, donde el Globo de Oro ha sido para una de las presentadoras de la gala, Amy Poehler. La protagonista de Parks and Recreation (serie que en España no emite ninguna cadena de televisión a pesar de estar ya en su sexta temporada) mostró su sorpresa en el escenario al conseguir un premio con el que no contaba e imponerse a nombres como Lena Dunham o Julia Louis-Dreyfus.
En las categorías de miniserie o película para televisión los premios siguieron el guion previsto y Behind the candelabra consiguió dos premios, incluido el reconocimiento al trabajo de Michael Douglas dando vida al extravagante pianista Liberace por el que también ganó el premio Emmy. Elisabeth Moss, Peggy Olson en Mad Men, recogió el premio a la mejor actriz por su papel en la miniserie de Jane Campion Top of the lake..
Triunfadoras en drama y comedia con dos estatuillas cada una, las mismas que la película para televisión ‘Behind the candelabra’.
Breaking Bad no había conseguido todavía ningún Globo de Oro y ya era hora de que la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood saldara la cuenta que tenía pendiente con la serie de AMC, aunque haya sido en el último año de la serie. Y lo ha hecho concediéndole la estatuilla a la mejor serie dramática, premio que recogió todo el reparto encabezado por su creador, Vince Gilligan además, minutos antes Bryan Cranston había subido al escenario para recibir el premio al mejor actor de drama, su primer Globo de Oro tras haberse quedado como nominado en otras cuatro ocasiones, tres de ellas por su papel de Walter White en Breaking Bad.
Robin Wright ha conseguido el primer premio importante para el drama político House of cards, premio que también es el primero para Netflix, la plataforma online responsable de la serie. Wright toma así el relevo de Claire Danes, ganadora en los dos años pasados por su papel en Homeland y que este año no optaba al premio. Otra novedad televisiva que este año ha conseguido premio ha sido Ray Donovan a través de Jon Voight y su Globo de Oro al mejor actor de reparto. Antes, una Jacqueline Bissett emocionada y sorprendida había recogido el premio a la mejor actriz de reparto por la miniserie Dancing on the edge.
Y si en drama todo han sido novedades, los premios de comedia no se han quedado atrás. Brooklyn Nine-Nine, que ha arrancado en la estadounidense Fox este otoño, ha dado la sorpresa al llevarse dos de los premios principales, mejor comedia y mejor actor para Andy Samberg. La serie, centrada en una comisaría del barrio neoyorquino que le da título, se ha impuesto a otras favoritas de la noche como Modern Family o Girls, que se han ido de vacío..
Otra categoría en la que los premios han innovado ha sido en la de mejor actriz principal de comedia, donde el Globo de Oro ha sido para una de las presentadoras de la gala, Amy Poehler. La protagonista de Parks and Recreation (serie que en España no emite ninguna cadena de televisión a pesar de estar ya en su sexta temporada) mostró su sorpresa en el escenario al conseguir un premio con el que no contaba e imponerse a nombres como Lena Dunham o Julia Louis-Dreyfus.
En las categorías de miniserie o película para televisión los premios siguieron el guion previsto y Behind the candelabra consiguió dos premios, incluido el reconocimiento al trabajo de Michael Douglas dando vida al extravagante pianista Liberace por el que también ganó el premio Emmy. Elisabeth Moss, Peggy Olson en Mad Men, recogió el premio a la mejor actriz por su papel en la miniserie de Jane Campion Top of the lake..