Los neutrales marcaron el camino de la competencia

Liga Salteña de Básquetbol

La esencia del desarrollo deportivo es la competencia y por ello se hace una vez más necesario el elogio a la mentalidad de los neutrales de la Liga Salteña que plantearon la posibilidad de un torneo sub 23, justo en esas edades donde se puede perder a mucha gente para la práctica de nuestro deporte. Además no hay mucho lugar en los planteles para llamar a la cancha a estos chicos, a pesar de que la primera rueda tal como se ideó el año pasado fue muy positiva en el sentido de brindarles minutos en cancha. Buena señal es la respuesta de al menos cuatro equipos que estarían decididos a participar de un torneo rápido de estas características; esperamos que se sumen los dos que faltan, desconociendo cuales son pero seguramente responderán a algún retraso organizativo interno porque jugadores dispuestos no faltan en ningún equipo salteño.

También es positiva la idea manejada, con fecha fija incluída, para la reunión que juntará a jueces y entrenadores, ambos estamentos responsables de dar el verdadero sentido que tienen las modificaciones reglamentarias: el de seguir mejorando este juego. Quienes arbitran y las aplican, como quienes forman a los jugadores en la mentalidad nueva que ellas implican, deben ser socios en esa tarea y así se ha entendido en la Liga Salteña que sigue caminando por caminos positivos en nuestra opinión.

Lo que en otros países incluye hasta concentraciones conjuntas de más de un día entre ambos estamentos, en nuestra ciudad comienza por una reunión que, esperamos, sepa tomarse con la importancia que la misma conlleva.