Los precios en Argentina tocan su mayor nivel del año días antes de elecciones

Buenos Aires, 16 oct (EFE).- La inflación en Argentina se disparó al 5,9 % en septiembre pasado, la mayor tasa registrada en lo que va del año y que muestra los efectos del agravamiento de la crisis económica que vive el país cuando restan pocos días para los comicios presidenciales. Según informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Censos de Argentina, el mes pasado los precios al consumidor registraron un alza interanual del 53,5 % y acumularon en los primeros nueve meses del año un aumento del 37,7 %. El informe oficial difundido este miércoles revela que los precios de los bienes treparon el 7,1 % en septiembre y, dentro de éstos, los alimentos y las bebidas no alcohólicas se encarecieron un 5,7 %, un incremento que incide en el coste de la cesta básica alimentaria y, por tanto, en la tasa de indigencia.
La subida del 5,9 % respecto a agosto es el mayor avance en la inflación registrado en lo que va del año y marca una aceleración respecto al 4 % verificado en agosto, cuando la cotización del dólar estadounidense en la plaza cambiaria local sufrió un fuerte aumento que rápidamente se trasladó a todos los precios de la economía. La brusca variación en el tipo de cambio se dio en medio de severas turbulencias financieras desatadas tras las primarias del 11 de agosto, en las que el presidente argentino, Mauricio Macri, sufrió un duro revés al obtener el 31,79 % de los votos, dieciséis puntos menos que el peronista Alberto Fernández, favorito para los comicios presidenciales del próximo día 27. Desde las primarias hasta hoy, el precio del dólar ha acumulado un incremento del 28,7 % en el mercado de cambios local.
En un acto electoral en la ciudad de Río Cuarto (centro), Macri admitió que hay «una agenda de temas por resolver» en materia económica, pero sostuvo que la inflación es un «flagelo» que ha evolucionado a una tasa promedio anual del 60 % en los últimos 80 años. Por eso llegó la hora de ponerse de acuerdo en esto y todos juntos tener una economía ordenada que nos permita tranquilidad, proyectar y ahorrar en pesos», señaló el jefe de Estado.
De acuerdo a una encuesta realizada por la Universidad de San Andrés, la inflación está a la cabeza de las preocupaciones de los argentinos, seguida por el desempleo y la pobreza. Según los resultados de ese sondeo, el 55 % de los consultados desaprueba la gestión del Gobierno, pero el nivel de insatisfacción trepa al 84 % de los encuestados cuando se les pregunta por la actual política económica. Los precios al consumidor ya habían acumulado el año pasado un aumento del 47,6 %, el nivel más alto desde 1991, y ahora, con la aceleración verificada en agosto y septiembre, se espera un número aún mayor para este año.
Las últimas proyecciones privadas que recaba el Banco Central calculan que la inflación acumulada en 2019 será del 54,9 %, más del doble del 23 % previsto en el Presupuesto para este año.
Con todo, los expertos que mes a mes consulta el Banco Central para su informe de expectativas proyectan una progresiva desaceleración de la inflación de aquí a finales del año: 4,4 % en octubre, 4 % en noviembre y 3,6 % en diciembre. De acuerdo a un reporte de la consultora Elypsis, que realiza sus propias mediciones de la inflación, los precios al consumidor subieron el 1,1 % en la segunda semana de octubre impulsados por mayores aumentos en alimentos y bebidas y acumulan un alza promedio de 2,8 % en los primeros trece días del mes. “Desde las primarias la inflación general fue 11,8 % y para octubre continuamos proyectando una inflación general de 4,2 %, anticipando cierta aceleración en las cercanías de las elecciones», dijo la consultora en su informe. La alta inflación que registra Argentina se da en un contexto de recesión económica, con una caída en la actividad del 2,5 % en 2018, uno de los peores desempeños en años y que se profundizaría al 2,9 % en 2019, según las proyecciones recogidas por el Banco Central.
El Gobierno de Macri prevé que la inflación desacelerará en 2020 al 34,2 %, pero consultores privados ya pronostican un alza del 40,5 %, mientras que el Fondo Monetario Internacional proyecta un aumento del 39,2 %.