“Los recuerdos que conservo de papá son viéndolo siempre muy interesado por todo lo referido a nosotros”

Néstor Jorge Flores Ortiz “Pajarito” – A un año de su fallecimiento

Los que tuvimos el privilegio de conocer a Néstor Flores guardamos nuestras más sinceras palabras de agradecimiento a la vida, por habernos regalado esa oportunidad…
Su recuerdo es lindo.
Con su humilde personalidad, sincera y alegre, sobre todo con su compañerismo siempre muy presente.10349084_10203932895060841_4331576390212606041_n
Se nos hace a todos los que integramos el staff de diario El Pueblo, muy difícil tener que aceptar su partida. Transitando por el enorme desafío que ha significado soportar su ausencia entre nosotros.
Son infinitas las veces que lo pensamos, guardando un recuerdo callado y emotivo. También el que compartimos recordándolo y riendo sobre pequeñas anécdotas vividas con él. O a veces, inculcándonos sutilmente sin siquiera él saberlo, algunos de sus sabios consejos o sugerencias en cuanto al trabajo.
Podríamos decir mucho de Néstor, pero solamente diremos que está y estará muy presente entre nosotros. Nunca vamos a olvidar a un grande y a quien nos ha dejado tanto para reflexionar: su ejemplo completo a seguir de un ser bonachón y muy querible. Ansiando creer que, desde donde esté, nos sigue guiando y acompañando. ¡Gracias Néstor!
Es Marta su hija, quien en nombre de todos los hermanos, comparte con nosotros parte de su historia:
“Los recuerdos que conservo de papá son viéndolo siempre muy interesado por todo lo referido a nosotros.
Trabajaba toda la noche en el diario, y recuerdo su olor inolvidable en su ropa, del plomo y de la tinta.
Al levantarse a media mañana o al mediodía, nunca demostró estar cansado, ocupándose de todo lo que nos pasaba.
Siempre fui, como primera hija la mal enseñada número uno, pero luego pasó con todas mis hermanas.
Tengo como recuerdo y muy presente todos los valores que trató siempre de inculcarnos.
Era muy católico y es por ello que nosotros los hijos, llevamos en la sangre a la iglesia. Concurrió al colegio Salesiano y luego fue Monaguillo, siendo siempre muy creyente.
¿De dónde era oriundo?
Nació en la ciudad de Concordia, hijo de Víctor Flores y de Otilia Ortiz, y se viene a vivir a Salto, siendo muy pequeño. Por eso siempre cuando había algún partido de Argentina y Uruguay, su corazoncito estaba repartido.
DSCF7325Sus padres además siempre le inculcaron ese nacionalismo argentino, aunque creció y tuvo todos sus hijos aquí.
Comienza con 14 años a trabajar como repartidor en Diario El Pueblo y prácticamente realizó su carrera allí.
Con el tiempo, se instala primero en la máquina de linotipo y mi recuerdo de pequeña, era verlo escribir en esta máquina gigante, con una barra de plomo. Luego estudió para ello. Estaba Cesio en esa época.
Siempre tratando de superarse, siguió realizando cursos para actualizarse, pagos por la empresa.
Me correspondía a mí llevarle la comida y así fue que recorría yo las instalaciones del diario conociendo a todos los que allí trabajaban.
¿Con qué disfrutaba?
Mi abuelo y mi tío Héctor tocaban el bandoneón, papá el piano y junto a dos muchachos más, entre ellos un cantante, formaron una orquesta de tango.
Conoce a mamá: Perla Mireya Vega Racedo, yendo a los bailes, ella acompañada de las hermanas y luego de un año aproximado de novios, se casaron.
También luego de un año, comenzaron a llegar los hijos, que fueron seis: Marta, Irene, Norma, Margarita, Rosmarye y Néstor Enrique (Quique) y nueve nietos.
En Marzo del año pasado, cumplieron 50 años de casados.
Con lo que más disfrutaba era con los nietos. Con aconsejarles en el caso de un examen en el liceo o algo por acontecer, una promesa a una virgen o a Dios y el caso era que las cosas salían bien.
Era hincha de Nacional y nos hizo fanáticos a todos. Disfrutaba también con eso.
¿Qué le gustaba hacer con él?
Desde muy chicos, nos gustaba ir al cine, a matiné.
Si tengo que decirte un gran recuerdo, es: cine, por calle Sarandí, maní con chocolate, películas y charlas.
Donde existían aquellos intervalos entre películas, que nos daba la posibilidad de comernos algún pancho u otra cosa.
La lectura era lo suyo y siempre nos la inculcó.
Conservo una colección suya, intacta como la tenía, encuadernados con la tapa roja, como buen detallista que era, hecho por él, de Víctor Hugo, con todos los cuentos de Aghatta Christie.
Le gustaba hacer poesías, que nunca se animó a editar y también le encantaba hacer canciones. Con excelentísima letra y música.
Esto sucedió hasta último momento, porque había vendido el piano y al poco tiempo compró un órgano. Le encantaba la música de Richard Clayderman. Le gustaba tanto la música, que se hizo socio de ASDEMYA.
Su dormitorio está intacto y es por eso que hay cosas que nos dan mucha nostalgia a todos: este tipo de música, un lugar, un recuerdo, que no se necesitan palabras para expresar lo que se siente.
¿Cómo era su carácter?
Manso total para todo. Fuera problema. Siempre mediador en el caso de que fuera entre dos el tema.
Como padre, no puedo quejarme. No me refiero a lo material, me refiero a todo lo que necesitara. Y con todos los WP_001541hermanos fue igual.
En cuanto a nuestro trabajo, siempre aportando, y para los trabajos del diario relacionado a las publicidades de nuestra empresa, era muy detallista.
En cuanto a la convivencia con mamá fue impecable, siempre muy unidos los dos, hablando sobre distintos problemas y tomando decisiones.
¿Cómo consideraba su trabajo en Diario El Pueblo?
Era una pasión para papá. Tal es así que él se llevaba trabajo para hacer en casa, cuando yo tenía que organizar algo de la empresa para publicar. Diagramando y viendo la mejor forma de hacerlo.
¿Qué le quedó por hacer con papá?
Tal vez más abrazos, más besos, más charlas, mas ratos juntos.
Eso no quiere decir que tenemos que estar siempre juntos, sino buscar la calidad. Cuando había charlas, eran buenas charlas.
Cuando uno llega a una cierta edad, se da cuenta de que todos necesitamos la demostración de afecto. Siempre lo damos por sabido de que el otro conoce nuestro sentimiento y no se lo decimos. Y pienso que debemos hacerlo cuando tenemos ganas.
¿Cómo lo define?
Creo que tuvo que haber sido muy bien visto papá.
Toda esa gente que se acercó a nosotros para darnos el pésame, nos demostró que lo debía conocer y apreciar mucho como persona.
Yo como hija lo tenía en un altar. Era el ejemplo de hombre a seguir.
Por todo lo que nos brindó: el amor, el compañerismo, todos los gustos y muchas cosas compartidas en común.
Pero lo más importante para mí, es que desde chica a grande, siempre estaba y me entendía.
Gran persona, gran esposo, gran hijo y siempre presente.
Fue un gran padre y un gran compañero.

“Cuando nací mi padre era un ser que aparecía para aplaudir mis logros.
Cuando iba creciendo era la figura que me enseñaba la diferencia entre el bien y el mal.
Durante mi adolescencia era la autoridad que ponía límites, pero también el que me acompañaba, escuchaba y me impulsaba.
Cuando me casé, formé mi nueva familia y nacieron mis hijos siguió siendo ese compañero y consejero. Siempre nos ayudó en los emprendimientos de trabajo que junto a mi esposo fuimos forjando, siempre estaba presente poniendo la oreja, dando un consejo desde su punto de vista, discutiendo también porque no, sobre diferentes puntos de ver la vida.
Y ahora que no cuento con su presencia física sigo sintiendo esa necesidad tan importante de tenerlo a mi lado y poder decirle cuánto lo quise, lo quiero y lo seguiré queriendo… Esas palabras que entre adultos no las decimos tan seguido porque lo damos por sentado de que el otro lo sabe”. Tu hija Marta.
“Viejito, Hace un año ya que te fuiste, dejando un dolor insoportable en mi corazón.
Te extraño como jamás me lo imaginé.
Cuando vuelvo a tu casa aún espero ese recibimiento cálido que me dabas con esa dulzura y tu sonrisa única.
Cada vez que me pasa algo lindo agarro el teléfono para llamarte, contarte y me cae la ficha de que ya no estás.
A pesar de tu partida, de mi nunca te fuiste, sigues vivo en todos los momentos de mi vida.
En mis sueños vives constantemente, muy cerquita de mi.
Con tus ideales, sabiduría y ternura partiste dejando una familia unida y que te ama.
Hoy como en aquellos días que escribiste cosas hermosas cuando me entregaste en el altar, te escribo yo en este tu diario querido, tu segunda familia, donde sembraste amistades y viviste momentos muy lindos.
Hoy le pido a tus compañeros, tus amigos, a nuestra familia que no te recuerden con una lágrima, sino que lo hagan con un aplauso y una sonrisa, por lo que significaste y significas en nuestras vidas.
TE AMO PAPÀ, TE EXTRAÑO COMO JAMÁS LO IMAGINÉ”  Tu hija Margarita.

“Si pudiera decirte algo te diría que te amo, te extraño como nunca lo hice, que extraño sentir tu moto todas las madrugadas viniendo de trabajar. Llegar del liceo y escuchar esa dulce melodía que solías tocar con tu piano, las golosinas que siempre me comprabas de niño y los juguetes.
Quisiera verte de nuevo solamente para abrazarte y sentir un poco de tu olor de nuevo…”.

Con todo mi amor, tu nieto Nacho.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...