Los tres denunciados por violación recuperaron la libertad sin pisar el Juzgado Penal, tras ser indagados por la policía

Los tres hombres que habían sido denunciados por una presunta violación en perjuicio de una joven de 29 años fueron puestos en libertad. Al ser indagado por la policía, el trío negó los hechos que se le imputaban, y como el juez penal de turno no encontró elementos suficientes como para citarlos a declarar, los tres sujetos fueron liberados sin necesidad de pisar el Juzgado.
Como informó oportunamente EL PUEBLO, la presunta víctima se presentó a fines de setiembre en la Dirección de Investigaciones de la Jefatura de Policía para denunciar que había sido abusada por tres sujetos conocidos, luego de abandonar un boliche bailable junto a ellos. La joven salió con el trío con la intención de ir a otro baile, pero al parecer perdió el conocimiento, según la versión que brindó, y cuando se despertó se encontraba en un hotel de alta rotatividad con los hombres en cuestión.
Dos de los individuos fueron rápidamente apresados por la policía, al tiempo que el tercero recién pudo ser ubicado 15 días más tarde. Los tres coincidieron en sus versiones, aseverando que el encuentro carnal con la denunciante fue consentido. La mujer, por su parte, aseguró que los tres abusaron sexualmente de ella mientras estaba inconsciente, hecho que atribuyó al posible consumo de alcohol o a un suministro encubierto de alguna droga, dado que afirmó no haber consumido sustancias alucinógenas por voluntad propia.
Finalmente, cuando el caso pasó a la órbita judicial, el magistrado actuante dispuso elevar antecedentes, desestimando la posibilidad de citar a declarar a los implicados, por lo menos en el corto plazo.
ROBO EN EL
CEMENTERIO
Una dama dio cuenta a la policía de que hace aproximadamente dos meses colocó un rosario de plata en el panteón de un familiar en el Cementerio Central y que el lunes, cuando volvió a visitar el lugar, se encontró con que el panteón se encontraba “desordenado” y el rosario había desaparecido, presumiendo que lo hayan hurtado.
La damnificada denunció el hecho a la administración del propio cementerio, quien dispuso una revisión del lugar, con resultado negativo. Por dicho motivo, la mujer decidió dar el siguiente paso: hacer la denuncia policial. La misma fue efectuada en la seccional 1ª, donde se investiga el hecho.
ARREBATO EN
LA NOCHE
En la noche del lunes, una mujer se presentó en la seccional 4ª para denunciar que momentos antes había ido a visitar a un familiar y al pasar por calle Gautrón y Oficial 1º en su motocicleta Yumbo 125, un hombre le arrebató la cartera.
El delincuente sacó del interior de la misma la suma de 7.000 pesos en efectivo y luego arrojó la cartera al suelo con los documentos de la víctima.
Al tomar conocimiento del caso, los efectivos policiales practicaron las averiguaciones del caso con los vecinos del lugar, quienes manifestaron no conocer a dicho masculino, acotando que no sería del barrio.
HURTO DE VEHÍCULO
Un hombre dejó estacionada su motocicleta Yumbo Max en calle Uruguay casi Misiones por espacio de 20 minutos, y cuando retornó a ocuparla, la misma había desaparecido. El hecho ocurrió en la madrugada de ayer y el vehículo había sido estacionado con traba de seguridad colocada, lo que no fue impedimento para que los ladrones se apoderaran de él.
Otra motocicleta Yumbo Max (en este caso de color rosado) fue hurtada en el barrio Horacio Quiroga. La misma había sido estacionada a las 2.30 de ayer en el porche de una finca, cerca de un portón de 1,50 metros de alto. A las 6.30 de la mañana, cuando el dueño del vehículo se despertó, descubrió que el portón había sido dañado y que alguien se había llevado su motocicleta, por lo que denunció el hecho en la Seccional Policial, donde se realizan las averiguaciones del caso, en pos de dar con el birrodado en cuestión.
HURTO EN COMERCIO
Un hombre que tiene un almacén al frente de su casa del barrio Horacio Quiroga denunció haber sido víctima de robo.
El hecho sucedió en lunes a las 10 de la noche, cuando un joven concurrió al comercio en cuestión y pidió algunas facturas (ojitos). El dueño de casa se dio vuelta para entregar las masas solicitadas y en ese mismo instante visualizó que el individuo agarró rápidamente una botella de vino de tres litros y un fardo de bolsas de pulpa de tomates, dándose a la fuga.
La víctima salió enseguida detrás del ladrón, con el objetivo de recuperar los objetos robados, hasta que éste le hizo notar que llevaba un cuchillo en la cintura, lo que provocó que el damnificado detuviese la marcha y dejase escapar al delincuente, temiendo por su integridad física.
El perjuicio económico fue valuado en 250 pesos.
VEHÍCULO ROCIADO
CON ÁCIDO
Un hombre se despertó cerca de las cinco de la madrugada de ayer a causa de un fuerte ruido, por lo que salió de su casa sita en la zona del Hospital a ver qué ocurría. Pero como no observó nada anormal, retornó a su dormitorio y volvió a dormir.
Horas más tarde, al despertarse, se dirigió hacia su automóvil Fiat Uno de color beige, que estaba estacionado frente a la finca, encontrándose con la desagradable sorpresa de que la pintura sobre el capó y la ventana trasera izquierda del vehículo estaba removida, como si alguien le hubiese arrojado ácido.
Tras denunciar el hecho en la seccional 1ª, se efectúo un relevamiento por parte de Policía Científica, quien constató lo denunciado.

Los tres hombres que habían sido denunciados por una presunta violación en perjuicio de una joven de 29 años fueron puestos en libertad. Al ser indagado por la policía, el trío negó los hechos que se le imputaban, y como el juez penal de turno no encontró elementos suficientes como para citarlos a declarar, los tres sujetos fueron liberados sin necesidad de pisar el Juzgado.

Como informó oportunamente EL PUEBLO, la presunta víctima se presentó a fines de setiembre en la Dirección de Investigaciones de la Jefatura de Policía para denunciar que había sido abusada por tres sujetos conocidos, luego de abandonar un boliche bailable junto a ellos. La joven salió con el trío con la intención de ir a otro baile, pero al parecer perdió el conocimiento, según la versión que brindó, y cuando se despertó se encontraba en un hotel de alta rotatividad con los hombres en cuestión.

Dos de los individuos fueron rápidamente apresados por la policía, al tiempo que el tercero recién pudo ser ubicado 15 días más tarde. Los tres coincidieron en sus versiones, aseverando que el encuentro carnal con la denunciante fue consentido. La mujer, por su parte, aseguró que los tres abusaron sexualmente de ella mientras estaba inconsciente, hecho que atribuyó al posible consumo de alcohol o a un suministro encubierto de alguna droga, dado que afirmó no haber consumido sustancias alucinógenas por voluntad propia.

Finalmente, cuando el caso pasó a la órbita judicial, el magistrado actuante dispuso elevar antecedentes, desestimando la posibilidad de citar a declarar a los implicados, por lo menos en el corto plazo.

ROBO EN EL CEMENTERIO

Una dama dio cuenta a la policía de que hace aproximadamente dos meses colocó un rosario de plata en el panteón de un familiar en el Cementerio Central y que el lunes, cuando volvió a visitar el lugar, se encontró con que el panteón se encontraba “desordenado” y el rosario había desaparecido, presumiendo que lo hayan hurtado.

La damnificada denunció el hecho a la administración del propio cementerio, quien dispuso una revisión del lugar, con resultado negativo. Por dicho motivo, la mujer decidió dar el siguiente paso: hacer la denuncia policial. La misma fue efectuada en la seccional 1ª, donde se investiga el hecho.

ARREBATO EN LA NOCHE

En la noche del lunes, una mujer se presentó en la seccional 4ª para denunciar que momentos antes había ido a visitar a un familiar y al pasar por calle Gautrón y Oficial 1º en su motocicleta Yumbo 125, un hombre le arrebató la cartera.

El delincuente sacó del interior de la misma la suma de 7.000 pesos en efectivo y luego arrojó la cartera al suelo con los documentos de la víctima.

Al tomar conocimiento del caso, los efectivos policiales practicaron las averiguaciones del caso con los vecinos del lugar, quienes manifestaron no conocer a dicho masculino, acotando que no sería del barrio.

HURTO DE VEHÍCULO

Un hombre dejó estacionada su motocicleta Yumbo Max en calle Uruguay casi Misiones por espacio de 20 minutos, y cuando retornó a ocuparla, la misma había desaparecido. El hecho ocurrió en la madrugada de ayer y el vehículo había sido estacionado con traba de seguridad colocada, lo que no fue impedimento para que los ladrones se apoderaran de él.

Otra motocicleta Yumbo Max (en este caso de color rosado) fue hurtada en el barrio Horacio Quiroga. La misma había sido estacionada a las 2.30 de ayer en el porche de una finca, cerca de un portón de 1,50 metros de alto. A las 6.30 de la mañana, cuando el dueño del vehículo se despertó, descubrió que el portón había sido dañado y que alguien se había llevado su motocicleta, por lo que denunció el hecho en la Seccional Policial, donde se realizan las averiguaciones del caso, en pos de dar con el birrodado en cuestión.

HURTO EN COMERCIO

Un hombre que tiene un almacén al frente de su casa del barrio Horacio Quiroga denunció haber sido víctima de robo.

El hecho sucedió en lunes a las 10 de la noche, cuando un joven concurrió al comercio en cuestión y pidió algunas facturas (ojitos). El dueño de casa se dio vuelta para entregar las masas solicitadas y en ese mismo instante visualizó que el individuo agarró rápidamente una botella de vino de tres litros y un fardo de bolsas de pulpa de tomates, dándose a la fuga.

La víctima salió enseguida detrás del ladrón, con el objetivo de recuperar los objetos robados, hasta que éste le hizo notar que llevaba un cuchillo en la cintura, lo que provocó que el damnificado detuviese la marcha y dejase escapar al delincuente, temiendo por su integridad física.

El perjuicio económico fue valuado en 250 pesos.

VEHÍCULO ROCIADO CON ÁCIDO

Un hombre se despertó cerca de las cinco de la madrugada de ayer a causa de un fuerte ruido, por lo que salió de su casa sita en la zona del Hospital a ver qué ocurría. Pero como no observó nada anormal, retornó a su dormitorio y volvió a dormir.

Horas más tarde, al despertarse, se dirigió hacia su automóvil Fiat Uno de color beige, que estaba estacionado frente a la finca, encontrándose con la desagradable sorpresa de que la pintura sobre el capó y la ventana trasera izquierda del vehículo estaba removida, como si alguien le hubiese arrojado ácido.

Tras denunciar el hecho en la seccional 1ª, se efectúo un relevamiento por parte de Policía Científica, quien constató lo denunciado.