«Los Vengadores», una buena película de acción digna de las añoradas matinée de antaño

Se trata de una película de pura acción, pero además con superhéroes. Claro que la fantasía del superhéroe pulula durante todo el film porque se puede observar al hijo del Dios Odin, a un gigante de color verde que llaman «El Hulk», a un súper soldado con el rango de capitán que tiene un disfraz con los colores de la bandera norteamericana, un ricachón playboy que se dedica a la fabricación de armas de destrucción masiva devenido en un buen samaritano que creó un supertraje que lo vuelve invencible, además de una linda espía y asesina rusa junto a un hombre con extraordinaria puntería con su arco y flecha, todos ellos comandados por Nick Fury, que cuando lo conocimos en la historieta era blanco y ahora con las vueltas del revisionismo racial terminó siendo afro descendiente (para decirlo en forma políticamente correcta).
En definitiva, si bien no son de los héroes más populares de nuestra niñez (a diferencia de Tarzán, Batman, Superman, Hombre Araña), han llegado a ser sumamente populares en otros confines geográficos y que a fuerza de buenas películas, mezcla de aventuras con acción, hemos terminado por adoptar, pese a que tienen una historia mucho más profunda de lo que puede observarse a simple vista.
Lo cierto es que se llega a esta película luego de hacer denodados estudios de mercadeo y factibilidad, cosa que se iba midiendo a medida que cada héroe estrenaba su propia película, y al ver que las cuentas cerraban y luego de analizar la viabilidad de generar una secuela de la misma, se comenzó a estudiar la posibilidad de juntarlos a todos como ocurrió hace muchos años atrás en el comic (historieta).
Pero después de todo, y como decíamos más arriba, se trató de una guerra caliente (a diferencia de la fría) entre dos editoriales, la DC Comics y la Marvel, cada cual con sus superhéroes. Una le sale al cruce de la otra creando héroes que compitieran entre ellos. Algunos quedaron por el camino luego de rotundos fracasos, pero otros fueron aceptados rápidamente por los lectores teniendo un poco más de vida.
Luego de unos años se decidió dar otro salto y se llegó a la gran pantalla, por raro que parezca los únicos héroes que hicieron carrera en Hollywood de la DC Comics esencialmente fueron los conocidos Batman y Superman, fórmula que parecía haberse agotado luego de la reinvención de Tim Burton y la destrucción que hizo del personaje Joel Schumacher (en el caso del hombre murciélago) hasta que Christopher Nolan logró levantarlo nuevamente entre las cenizas y ahora estamos ansiosos esperando la tercer y definitiva película de la nueva saga. Algo similar parece ocurrir con Superman que intenta volver a volar.
De todas formas los múltiples proyectos abortados oportunamente de recrear la película sobre «La Liga de la Justicia», ha sido debido a que no se puede hacer con solo dos héroes y la verdad que ni la Mujer Maravilla (donde fracasó su episodio piloto para televisión, el que no llegó a terminarse de grabar debido a las múltiples críticas) ni el reciente Linterna Verde, han logrado estar a la altura de las circunstancias.
Otra ha sido la historia para los personajes de la Marvel con su creador, Stan Lee, quien con las ínfulas de Hitchcock, se decidió a aparecer en cada una de las películas donde se produce un juego cómplice con los fans, consistente en descubrir en qué parte de la película aparece.
Pues bien, se logró juntar a Iron Man, Hulk, Thor, Capitán América, Viuda Negra y Ojo de Halcón bajo el mando de Nick Fury y su Agencia SHIELD y por raro que parezca, la fórmula funciona, todas las piezas encajan y la química entre cada uno de los personajes traspasa la pantalla. A eso hay que sumarle que la historia atrapa, las casi dos horas y cuarto ni se notan (lo que es buena cosa) y que nos proporciona una batalla final digna de superhéroes al estilo Marvel.
En cuanto a las actuaciones, Robert Downey Jr. se pone en el bolsillo la película una vez más con su interpretación del millonario Tony Stark (Iron Man), sorprende gratamente la actuación de Mark Ruffalo como el atormentado científico Bruce Banner que cuando pierde el control o se enoja se transforma en una inmensa montaña de músculo de color verde (Hulk) y la única mujer del grupo, Scarlett Johansson, quien recientemente obtuvo su dorada estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, no desentona y logra darle profundidad a un personaje que a primera vista podría llegar a parecer frío y distante, al interpretar a una asesina arrepentida. Las demás actuaciones acompañan al resto del elenco pero solo destacan cuando se ponen sus uniformes de superhéroes.
De la historia de la película nada diremos, no tiene sentido, se trata de una película de entretenimiento, donde la acción prima y no defrauda. Está rompiendo récords de taquilla en el mundo y para entender por qué ocurre, no le queda más alternativa que ir al cine y disfrutar.

Se trata de una película de pura acción, pero además con superhéroes. Claro que la fantasía del superhéroe pulula durante todo el film porque se puede observar al hijo del Dios Odin, a un gigante de color verde que llaman «El Hulk», a un súperfoto-los-vengadores-2012-7-341soldado con el rango de capitán que tiene un disfraz con los colores de la bandera norteamericana, un ricachón playboy que se dedica a la fabricación de armas de destrucción masiva devenido en un buen samaritano que creó un supertraje que lo vuelve invencible, además de una linda espía y asesina rusa junto a un hombre con extraordinaria puntería con su arco y flecha, todos ellos comandados por Nick Fury, que cuando lo conocimos en la historieta era blanco y ahora con las vueltas del revisionismo racial terminó siendo afro descendiente (para decirlo en forma políticamente correcta).

En definitiva, si bien no son de los héroes más populares de nuestra niñez (a diferencia de Tarzán, Batman, Superman, Hombre Araña), han llegado a ser sumamente populares en otros confines geográficos y que a fuerza de buenas películas, mezcla de aventuras con acción, hemos terminado por adoptar, pese a que tienen una historia mucho más profunda de lo que puede observarse a simple vista.

Lo cierto es que se llega a esta película luego de hacer denodados estudios de mercadeo y factibilidad, cosa que se iba midiendo a medida que cada héroe estrenaba su propia película, y al ver que las cuentas cerraban y luego de analizar la viabilidad de generar una secuela de la misma, se comenzó a estudiar la posibilidad de juntarlos a todos como ocurrió hace muchos años atrás en el comic (historieta).

Pero después de todo, y como decíamos más arriba, se trató de una guerra caliente (a diferencia de la fría) entre dos editoriales, la DC Comics y la Marvel, cada cual con sus superhéroes. Una le sale al cruce de la otra creando héroes que compitieran entre ellos. Algunos quedaron por el camino luego de rotundos fracasos, pero otros fueron aceptados rápidamente por los lectores teniendo un poco más de vida.

Luego de unos años se decidió dar otro salto y se llegó a la gran pantalla, por raro que parezca los únicos héroes que hicieron carrera en Hollywood de la DC Comics esencialmente fueron los conocidos Batman y Superman, fórmula que parecía haberse agotado luego de la reinvención de Tim Burton y la destrucción que hizo del personaje Joel Schumacher (en el caso del hombre murciélago) hasta que Christopher Nolan logró levantarlo nuevamente entre las cenizas y ahora estamos ansiosos esperando la tercer y definitiva película de la nueva saga. Algo similar parece ocurrir con Superman que intenta volver a volar.

De todas formas los múltiples proyectos abortados oportunamente de recrear la película sobre «La Liga de la Justicia», ha sido debido a que no se puede hacer con solo dos héroes y la verdad que ni la Mujer Maravilla (donde fracasó su episodio piloto para televisión, el que no llegó a terminarse de grabar debido a las múltiples críticas) ni el reciente Linterna Verde, han logrado estar a la altura de las circunstancias.

imagen-28a_0Otra ha sido la historia para los personajes de la Marvel con su creador, Stan Lee, quien con las ínfulas de Hitchcock, se decidió a aparecer en cada una de las películas donde se produce un juego cómplice con los fans, consistente en descubrir en qué parte de la película aparece.

Pues bien, se logró juntar a Iron Man, Hulk, Thor, Capitán América, Viuda Negra y Ojo de Halcón bajo el mando de Nick Fury y su Agencia SHIELD y por raro que parezca, la fórmula funciona, todas las piezas encajan y la química entre cada uno de los personajes traspasa la pantalla. A eso hay que sumarle que la historia atrapa, las casi dos horas y cuarto ni se notan (lo que es buena cosa) y que nos proporciona una batalla final digna de superhéroes al estilo Marvel.

En cuanto a las actuaciones, Robert Downey Jr. se pone en el bolsillo la película una vez más con su interpretación del millonario Tony Stark (Iron Man), sorprende gratamente la actuación de Mark Ruffalo como el atormentado científico Bruce Banner que cuando pierde el control o se enoja se transforma en una inmensa montaña de músculo de color verde (Hulk) y la única mujer del grupo, Scarlett Johansson, quien recientemente obtuvo su dorada estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, no desentona y logra darle profundidad a un personaje que a primera vista podría llegar a parecer frío y distante, al interpretar a una asesina arrepentida. Las demás actuaciones acompañan al resto del elenco pero solo destacan cuando se ponen sus uniformes de superhéroes.

De la historia de la película nada diremos, no tiene sentido, se trata de una película de entretenimiento, donde la acción prima y no defrauda. Está rompiendo récords de taquilla en el mundo y para entender por qué ocurre, no le queda más alternativa que ir al cine y disfrutar.