Lucas, hijo de Pedro Rocha juega en Salto y se integrará a Peñarol de Montevideo

Se llama Lucas. Es uno de los nietos de Pedro Virgilio Rocha, el salteño que alcanzó notable dimensión en la década de los 60 y 70 y que además carga en su historia personal con cuatro Campeonatos Mundiales afrontados.
El «Daro» fue futbolista primero y Director Técnico después.
Catalogado como uno de los más excepcionales volantes en el mundo del fútbol de todos los tiempos. Jugador y goleador, Pedro se radicó definitivamente en Brasil. Falleció el 2 de diciembre de 2013. Pero lo cierto es que los genes mandan. Por eso, el caso de Lucas, hijo de Gonzalo.
RUMBEANDO PARA EL SUR
El hecho es que actualmente Lucas alista en Peñarol de Salto y es uno más en la defensa del equipo aurinegro si de categorías juveniles se trata. Pero es solo un paso fugaz desde el momento que en breves días surcará los 500 kilómetros para integrarse a Peñarol de Montevideo. Su padre Gonzalo pasó a residir en Salto, después de tantos años de vida en San Pablo, una de las ciudades emblemáticas del país del norte.
En el equipo paulista, Pedro Virgilio alcanzó resonancia vital, aunque en Peñarol supo de sus más encendidos logros: Campeón de América y del Mundo.
EL SUEÑO DE LA FAMILIA
Apasionado del fútbol como su abuelo, Lucas, comenzó a jugar al fútbol «bien de niño». A veces el factor genético juega su propio partido y las historias se repiten. Pedro se inició en Peñarol de Salto, hasta la transferencia a Peñarol de Montevideo. Con Lucas, en alguna misma situación, aunque de adolescente, alguna primera camiseta en San Pablo.
En Montevideo trascendió que Lucas Rocha iría a sumarse a Nacional. En el mediodía de la víspera, Gonzalo, el padre, no abrochaba ninguna duda con EL PUEBLO enfrente: «se va a Peñarol. Es una manera de cumplir el sueño de la familia toda». Claramente el fútbol entre amarillos y negros. Colores manyas por Rocha. Aquel Pedro. Y este Lucas.