Macri visita por primera vez como presidente provincia feudo del kirchnerismo

Buenos Aires, 14 ene (EFE).- El presidente de Argentina, Mauricio Macri, recorrió hoy las obras de la represa Cóndor Cliff, en el sur del país, durante la que fue su primera visita a la provincia de Santa Cruz, tradicional feudo del kirchnerismo, desde que llegó al poder en diciembre de 2015.
El jefe de Estado estuvo acompañado por la gobernadora provincial, Alicia Kirchner, hermana del fallecido presidente del país Néstor Kirchner (2003-2007) -que también gobernó la provincia entre 1991 y 2003- y cuñada de la también exmandataria Cristina Fernández (2007-2015).
«Esta es mi primera visita a Santa Cruz. Con esto termino de recorrer todo el país», comenzó diciendo Macri, junto a Kirchner, en un acto ante gran cantidad de autoridades políticas de la zona.
La construcción de las represas Cóndor Cliff y la Barrancosa está enmarcada en el proyecto de aprovechamiento hidroeléctrico del río Santa Cruz. La obra, cuya entrada en funcionamiento está prevista para 2023, implica la creación de más de 6.000 empleos, según informó la Presidencia Argentina, que detalló que el actual Gobierno inició a finales de 2015 un proceso de «revisión» del proyecto original para evaluar el impacto ambiental y se realizaron cambios para eliminar los «efectos negativos más significativos».
«Estas represas representan mucho para Santa Cruz. Es un momento emblemático e importantísimo», remarcó Macri, y agregó coincidir con la gobernadora en que «una cosa central para un país es tener energía».
«Sin energía un país no se puede desarrollar. Lamentablemente nosotros veníamos en un sendero en el cual cada vez teníamos menos energía. Por eso le dimos prioridad a este proyecto, que además es energía renovable», aseveró el presidente, que desde que llegó al poder ha criticado duramente muchos de los aspectos de la gestión kirchnerista, especialmente la política energética.
Macri destacó que la represa de Santa Cruz será la tercera más importante del país y generará energía para un millón y medio de hogares.
En su discurso, y en medio de un aparente clima cordial con Kirchner, señaló que aunque en las elecciones -este año se celebrarán comicios presidenciales y legislativos y elecciones en varias provincias- «uno debate sus ideas y propuestas», pero al día siguiente todos tienen que estar «tirando en la misma dirección».
«Y poner como prioridad conseguir oportunidades de empleo e inclusión para la gente», destacó el presidente, que abogó por construir «cimientos sólidos» que vayan «mucho más allá de un Gobierno». EFE