Mañana presenta su primer libro Juan Carlos Ferreira

“La casa que no era nuestra / ahora es nuestra para siempre”. Lo anterior son dos versos del Poema 8 de “El ojo en la piedra”, libro de Leonardo Garet. De allí entonces toma Juan Carlos Ferreira el título para su primer libro. El verso “la casa que no era nuestra” es en sí mismo un bello título, pero es también, seguramente, la forma que encontró Ferreira de reconocer a su maestro, el que supo orientarlo durante varios años en el ya desaparecido Taller Literario Horacio Quiroga, dependiente de la Intendencia y que funcionó en Biblioteca Felisa Lisasola. Pero además, “la casa” resulta un elemento más que simbólico para quien dedicó gran parte de su vida a la arquitectura, ejerciéndola directamente y enseñándola en el aula, como Juan Carlos Ferreira. Un apunte más: cuando se le pregunta al autor por libros, cuentos o autores de referencia, no duda en mencionar ente ellos el cuento “Casa tomada”, de Julio Cortázar.
Será mañana viernes 3 de julio, a las 19 horas, en Casa Quiroga, la presentación de “La casa que no era nuestra”, el primer libro del Arquitecto Juan Carlos Ferreira, compuesto por veintiocho cuentos. El autor forma parte de un grupo llamado “Grupo Literario Horacio Quiroga”, que se reúne semanalmente para compartir sus creaciones e intercambiar opiniones. Este grupo (que de alguna manera es en lo que devino aquel Taller que dirigía Garet), junto a la Biblioteca de Autores Salteños (que precisamente estará inaugurando Ferreira con su libro) son quienes auspician la presentación de mañana, que estará a cargo del Profesor y poeta José Luis Guarino.
La gentileza del autor me permitió, hace ya un buen tiempo, conocer algunos de esos cuentos, cuando aún no eran más que borradores, sueltos ladrillos con los que se empezaba a levantar esta “casa”. Me sorprendió la capacidad de imaginación, la precisión al narrar; son cuentos de muy buen nivel, realmente.
Estamos seguros y así lo deseamos, que el libro alcanzará lo mejor que le puede pasar: trascenderá el tiempo y se inscribirá en un lugar de privilegio en la literatura de Salto.