Marchó a prisión un sujeto que robó 3 kilos de carne de un supermercado, porque tenía antecedentes

Para la Justicia no hubo «estado de necesidad»

Un hombre fue enviado a prisión por robar tres kilogramos de carne desde el interior de un supermercado que pertenece a una importante cadena del ramo.

Según informó la Policía, el sujeto ya tiene antecedentes penales, siendo el último de ellos el pasado mes de abril también por robo.

Fuentes judiciales consultadas por EL PUEBLO, manifestaron que la determinación de que el hombre volviera a prisión, se daba entre otras cosas, porque actualmente estaba en régimen de libertad condicional cumpliendo medidas sustitutivas y en ese lapso fue que volvió a delinquir, robando los tres kilos de carne en este comercio.

Además, a juicio de los magistrados que actuaron en este caso, no se configuró el “estado de necesidad”, instituto establecido en el Código Penal uruguayo y que opera como eximente del delito, porque el hecho causó “conmoción” en el interior del supermercado, ya que el hombre se resistió a ser detenido por los guardias de seguridad del lugar.

EN EL SÚPER

La jornada transcurría con normalidad en el supermercado de la Zona Este, el que pertenece a una cadena del rubro y de capitales montevideanos. Pero a la nochecita, la situación se complicó.

Fue cuando un sujeto entró al lugar y había pretendido burlar la guardia para llevarse consigo sin pagar, un total de 3,2  kilogramos de carne para consumo.

Por esta razón el sujeto fue detenido y sujetado por los guardias de seguridad, los que comunicaron de inmediato el caso a la Policía. El sujeto fue trasladado en un móvil policial hasta la Seccional Segunda, donde fue averiguado sobre el hecho ocurrido.

Luego de haber sido interrogado sobre este caso, la Policía condujo a esta persona hasta la sede del juzgado penal, donde la magistrado de 4º Turno, Marcela Vargas, dispuso el Procesamiento Con Prisión de quien fue identificado como Juan Eduardo Pesce Farías (por ser poseedor de antecedentes penales), tipificándole esta vez la comisión de “un delito de Hurto en grado de tentativa”.

FUNDAMENTARON

Robar una cantidad determinada de alimentos para el consumo propio, con la finalidad de satisfacer una necesidad básica, no es considerado un delito, sino que para ello el derecho penal uruguayo establece una figura denominada “estado de necesidad”, que opera como eximente del delito. Sin embargo, la Justicia entendió que la misma no operó en este caso concreto.

El artículo 27 del Código Penal uruguayo establece que por el “estado de necesidad está exento de responsabilidad el que, para defender su vida, su integridad física, su libertad, su honra o su patrimonio, ataca alguno de estos derechos en los demás, con tal que el mal causado sea igual o menor que el que tratare de evitar…”.

Pero tanto el fiscal, que es el actor de la acción punitiva en nombre del Estado, o sea, es el acusador público, el que dice si la persona debe ser enjuiciada porque su conducta denunciada se ajusta a la de un delito, como la jueza Marcela Vargas, entendieron que en este caso este hecho no comprendía las causales de la norma referida al estado de necesidad, que pesaba más que el sujeto tuviera antecedentes penales, que en este momento estuviera bajo libertad condicional y con medidas sustitutivas, que el delito cometido en este caso, que fue el robo de tres kilos de carne para su consumo.

“Nosotros hicimos una valoración sobre este caso con el Fiscal, que es quien por una razón de política criminal puede no pedir el procesamiento, pero luego de analizar los elementos que estaban sobre la mesa, como el hecho de que el sujeto tiene antecedentes penales y que estaba cumpliendo una excarcelación con medidas sustitutivas, e incluso como el hecho causó conmoción en el supermercado porque se quería ir sin pagar y fue atrapado por los guardias a la vista del público, entendimos que había que procesarlo con prisión”, dijo a EL PUEBLO la jueza penal de 4º turno, Marcela Vargas.

Sostuvo además que el individuo aduce tener “problemas psiquiátricos”, pero afirmó que las pericias realizadas a este individuo por los médicos judiciales “no le encuentran nada”. La jueza Vargas confirmó a este diario que sus características son “de origen humilde, que al parecer no tiene familia a cargo, y que sus antecedentes fueron los que más pesaron para tomar esta decisión”