María Paula: fisicoculturista, salteña…¡y bien campeona!

Desde la persistente búsqueda, al protagonismo creado, soñado y alcanzado

María Paula Ferreira tiene 22 años. De cinco años a esta parte, comenzó a entrenar en un gimnasio, porque suponía que debía enfrentar algunos kilos de más, pesaba entonces, 53 kilos. Después habrá una historia para contar que la propia María Paula va desglosando en EL PUEBLO. Después de todo, antes de alcanzar un fin, no faltará nunca ese tránsito de búsquedas, motivaciones, fidelidad a una misión que no se oculta y se expone.

«Decidí que quería empezar a tener un volumen mayor en mi cuerpo, y de ahí en más me centré en ese objetivo. Entrenar diariamente y tratar de comer bien para llevarlo acabo, luego de 3 años entrenando con un estado físico diferente al que había comenzado. Me empezó a interesar el tema competición de culturismo. Estuve dos años buscando hacerlo, no se me dio de entrada ya que es un deporte del cual se requiere una inversión económica bastante grande, comenzando con la dieta, más suplementación, bikini y sandalias de competición, pintura, pasajes para ir a otra ciudad a competir, etc».
UN SALTO DE CALIDAD
Convengamos que no se trata de un deporte masificado. Sin embargo no faltan quienes lo cultivan. María Paula, es un caso puntual además, de vocación por evolucionar. Por eso no dejó de capitalizar una situación que alteró su rutina. Un tiempo para crecer.«En febrero de 2019 participé de un sorteo por Instagram, cuyo premio era un entrenamiento online con una coach de Montevideo, Leticia Velo. Salí sorteada, ella vio mis condiciones físicas y me incentivó a llevarme a competir en un torneo de físicoculturismo, el cual era un selectivo para sumarme a nivel internacional luego. Con Leticia estuvimos seis meses trabajando a distancia, tratando de lograr ese objetivo; ir a competir. Luego de seis meses de trabajo llegó el gran día, mi debut el 18 de agosto de 2019. El torneo se realizó en Montevideo, en el teatro Metro. Retorné con el primer premio en mi categoría y quedando seleccionada para ir a competir a un nivel de mayor proyección. Me refiero a un Sudamericano, el cual se realizó los días 6 y 7 en la cuidad de Buenos Aires Argentina. Participe y volví a Salto con 3 medallas, campeona Wellness Junior, campeona Wellness Novice, y campeona Absoluta Novice».
EL SUEÑO SOÑADO
Más allá del presente, no faltan tiempos de futuro. No se trata de idealizar ese futuro, sino ir plasmando, creando, alcanzando. Mientras la constancia se apega a lo cotidiano. Entrenar para crecer y competir para avalar los vaivenes mismos de la evolución. «Aún no creo que con tan solo dos preparaciones seguidas y siendo nueva en este deporte llegue alcanzar lo que muchos sueñan, ir a competir a nivel internacional y ya salir campeona, es un sueño más que cumplido para mi; aunque con ganas de seguir avanzando, creciendo y mejorando dentro del físicoculturismo. Actualmente soy estudiante de magisterio y doy clases de funcional. En Salto nunca se realizó este deporte, aunque si hay atletas con grandes condiciones. Pienso seguir en esto que tanto me gusta, aún no hay nuevas metas y objetivos, pero seguramente el año que viene vuelva a prepararme para subir nuevamente a las tablas. He sido alabada y a la vez cuestionada, aunque en su mayoría la gente que se ha acercado a mi fue para felicitarme, y darme ánimos para continuar con este deporte, lo cual me inspira a seguir con más ganas. No puedo dejar de valorar a quienes me han tendido una mano como Enviatur Viajes, Golden Gym, Full Training y al intendente Andrés Lima por el apoyo brindado, y a cada una de las personas que estuvieron día a día y hacer que este sueño sea posible».