“Más noticias para este boletín…”

El entrenador argentino Germán Calvo dirigió a Paysandú Wanderers en un partido decisivo ante Barrio Obrero para clasificar a la fase final del torneo sub 23 sanducero, pese a que el Colegio de Entrenadores consideró que está inhabilitado.
El presidente de la Liga Sanducera, Andrés Piaggio, dijo en un llamado a Urubasket, que una primera carta del Colegio, fechada el 3 de junio, se interpretó como como una solicitud de información adicional, sobre la experiencia de dos entrenadores, pero no como que estuvieran inhabilitados. Por eso tanto a Calvo como al español Pablo Robles se les dio un plazo de 30 días para cumplir con lo solicitado por el Colegio.
“No hay ninguna intención de pasar sobre la reglamentación vigente” dispuesta por la FUBB en el Estatuto del entrenador, dijo Piaggio. «Puede haber una mala interpretación de la carta del 3 de junio por nuestra parte», agregó Piaggio, pero descartó una intención de desconocer la reglamentación.
El Colegio de Entrenadores el 3 de junio anunció a la Liga de Paysandú que tres personas no podían dirigir en Uruguay y autorizó a un cuarto DT para ejercer la profesión en el país. El 8 de junio la Liga de Paysandú otorgó un plazo de 30 días para que siguieran actuando dos de los tres inhabilitados. Por eso el 11 de junio el Colegio reiteró la inhabilitación, pero a la noche siguiente Calvo dirigió a su equipo ante Barrio Obrero.
Piaggio dijo que esa segunda nota del 11 de junio será recibida hoy por el Consejo de Neutrales y que los entrenadores mencionados quedarán inhabilitados. (Información extraída del portal Urubasket.com que dirige nuestro colega Héctor R. López).