Mayor cárcel de Paraguay usa celdas VIP para reubicar a reos de la tercera edad

Asunción, 4 sep (EFE).
Las celdas VIP del penal asunceno de Tacumbú, el mayor del país, donde se encontraba recluido el supuesto narcotraficante brasileño Jarvis Pavao, “contaban con privilegios no acordes al sistema penitenciario” y alojarán a partir de hoy a internos de la tercera edad, informó el Ministerio de Justicia.
La medida, acordada por una comisión integrada por autoridades de la penitenciaría, del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y varias organizaciones religiosas, está enfocada a generar “un espacio más confortable” para los presos más ancianos de Tacumbú.
Los análisis de la comisión establecieron que el lugar debe ser ocupado por un máximo de 30 personas y lo que hicimos fue acondicionar el sitio para que los internos de la tercera edad tengan un espacio más digno”, explicó el director de Política Criminal del Ministerio de Justicia, Joaquín González, según un comunicado del Ministerio.
En ese sentido, la medida se basa en la intención del Gobierno para “la humanización del sistema penitenciario a través de la dignificación de las condiciones de encierro de las personas privadas de libertad”, dijo el Ministerio de Justicia.
Además, los internos que a partir de ahora se alojan en esta parte del penal de Asunción, gozarán también de “actividades recreativas, físicas y de educación”.
Pavao fue traslado a finales de julio a dependencias policiales de máxima seguridad tras un motín en la prisión de Tacumbú, pero hasta entonces estaba recluido en la cárcel de Asunción en una “celda VIP” con sofás, una cama matrimonial, televisiones plasma y fax.
La prisión de Tacumbú contaba en mayo de 2016 con al menos 3.532 reclusos, mientras que la capacidad de las instalaciones es de 1.687 personas, según datos oficiales citados por Amnistía Nacional (AI).
La población penitenciaria de Paraguay asciende a 13.071 personas, pese a que sus infraestructuras penitenciarias solo tienen capacidad para albergar a 6.643 internos.