Mayoritariamente en el Norte quedó la oferta de vientres Hereford de cabaña La Madrugada

Con una buena presencia de hereforistas de varios lugares del país, destacándose especialmente a directivos de la Sociedad de Criadores, encabezados por su presidente Ing Ricardo Reilly, así como de dirigentes de la Sociedad Hereford de Brasil, concretó cabaña La Madrugada de la familia Gaudín, su primer remate especial de vientres de PPI.

Motivos justificados de preñez avanzada de las vacas, hicieron que los animales fueran ofertados en esta época, porque seguramente hubiera sido más adecuado, que se vendieran en la zafra de reproductores. Tal vez no había la cantidad de cabañeros necesarios, como para que el mercado estuviera más activo, lo que llevó a que las ventas fueran parciales en pista, colocándose luego afuera una cantidad importante del remanente. Como acontece en este tipo de eventos, un público comprador selectivo, que eligió lo que más se adecua a su plantel.

8

El turno de Julio Gaudín en el remate de ayer.

8-2

Enrique Beriau con el martillo en un pasaje de la venta de los vientres en la madrugada.

LOS VALORES

En lo que hace a valores, seguramente hay que reconocer, que el mercado es el que fija los precios. La cabaña salió liberalmente a vender, no hizo reserva de nada, y los precios fueron surgiendo, siempre dentro de lo razonable. Lo más destacado fue una vaca donante, que la cabaña había seleccionado el año pasado para la venta especial del Prado y que luego no pudo concurrir, por no estar preñada.

Ahora si vino al remate, y creemos que se vendió en un justo precio de 4.800 dólares. La puntera fue esa y entre 1.300 y 1.800 dólares estuvieron los precios del piso del remate. El promedio general anduvo en los 1.455 dólares para todos los animales vendidos en pista, destacándose que están incluidos aquí los que estaban sin servicio, por lo que en lo que hace a lo preñado, seguramente fue muy cercano a los 1.900 dólares.

SATISFECHOS

Al finalizar las ventas el diálogo con Julio Gaudín quien señaló que « teníamos muchas expectativas por este remate. Entiendo que fue mucho mas selectivo el mercado de lo que pensamos. Los cinco destaques que tenía la cabaña se pagaron muy bien, y luego un remate de un trámite un tanto trancado, sin mucha puja. En líneas generales estamos muy satisfechos ya que nos acompañó además mucha gente.

Por su parte Enrique Beriau señaló « Creo que fue un remate selectivo, sin la agilidad que esperábamos. Fue un remate que en definitiva se hacía por primera vez, con este tipo de categoría de vacas, y puede decirse que anduvo bien. A veces las aspiraciones son otras pero además pensábamos hacerlo en cuotas y luego se decidió hacerlo con el plazo de seis meses, que no es lo mismo. En definitiva vendimos la mayoría de la oferta en pista y luego lo otro se vendió afuera. Por su parte Juan Luis Gaudín, principal de la cabaña, señaló que «para el tipo de negocio que es debemos estar conformes. Vendimos un  promedio importante, con un ganado de PPI en un mercado muy limitado, ya que es un remate para cabañeros, y haber quedado tan poco sin venderse debemos estar conformes. Fue un remate trabajoso selectivo como suelen ser ahora.»