Me da vergüenza ajena que la ciudadanía tenga que hacer una colecta para ayudar a la familia del policía asesinado y no sea la institución policial la que esté a su lado

Entrevista a Patricia Spinelli

Hoy se cumplen diez días del fatídico doble asesinato de un policía y de la mujer a la que custodiaba de quien los terminó ultimando. Para reflexionar de este hecho y del estado actual de la Policía, EL PUEBLO dialogó con Patricia Spinelli, presidente de uno de los sindicatos policiales que trabaja en Salto.

- A 10 días de lo ocurrido, ¿qué visión se tiene desde el sindicato de este doble homicidio donde un policía perdió su vida?
– Cuando se puso en práctica esta nueva visión que implementó el Ministerio respecto a lo que es la seguridad, algo totalmente distinto a lo que veníamos transitando hace 30 o 40 años, dijimos que esto iba a ser un cambio rotundo y que posiblemente iba a traer consecuencias de las no deseadas, como por ejemplo lo que pasó el 8 de marzo.
Hoy se le está pidiendo al policía que cumpla una tarea de prevención, de acercamiento y de cercanía con el ciudadano, como sucede con la Policía Comunitaria, que es uno de los grandes ejes de este nuevo sistema de cómo enfrentar la inseguridad, y por otro lado, te exigen que vayas a cumplir una tarea de custodia que es lo contrapuesto a lo que se le está enseñando al policía todos los días y que tiene que practicar en una comisaría. Las pruebas están a la vista, hoy tenés una comisaría que tiene acceso para personas discapacitadas, que tiene vidrios por todos lados, que ya no es esa comisaría que conocimos que al entrar se imponía cierto respeto por ese edificio.IMG_2934
Hoy se pretende que sea una policía de cercanía, de trato continuo, de trato de vecino. Entonces, no se puede que después que un policía que está cumpliendo con esa tarea, y hablemos específicamente de ese asesinato que se cometió con el policía Farinha, de entrar al turno de 8 horas a la comisaría, que te envíen a cumplir una función de custodia ante un posible riesgo de que el agresor se presente. Obviamente que acá está fallando el sistema o los funcionarios que se están utilizando. El ministro dijo hace como 20 días, que tenía alrededor de 500 policías destinados a este tipo de custodia, pero todavía no se previó algún tipo de personal que se especialice, que se capacite en lo que puede ser una custodia, que no tiene absolutamente nada que ver con lo que hace el policía diariamente en la vía pública.

- También se habla que en materia de custodia, por ejemplo, se elaboran protocolos por técnicos sin consultar a los policías, que son los que tienen la experiencia.
– Si partimos de la base que acabo de comentarle, que ya desde la implementación de este nuevo sistema de visión de la seguridad, en la cual se privilegia la libertad del individuo, y sobre esa base se ideó un sistema de instrucción al policía, es obvio que hay partes que no se tomaron en cuenta, como por ejemplo, el caso de la violencia doméstica y de estos casos en los cuales se le está requiriendo al mismo funcionario que está cumpliendo una tarea determinada, que vaya a cumplir otra tarea.

- ¿Cómo tomaron las declaraciones del ministro Bonomi que en vez de poner énfasis en el asesinato del policía se refirió a que este no tenía puesto el chaleco?
– Ese es un tema que en este caso justamente, poco incide si tiene puesto o no el chaleco porque la premeditación que tuvo el asesino y la vigilancia que hizo sobre esa custodia que tenía la señora para poder lograr su objetivo, que cumplió, lo que quiere decir de que estaba decidido a cometer el delito, podría haber elegido el lugar dónde pegarle al policía y no necesariamente el chaleco le iba a salvar la vida. Es más, ese policía hoy no está, por lo tanto, nosotros consideramos que es totalmente inadecuado poder iniciar una investigación sobre el uso del chaleco a un individuo que ya no está, por lo que no tiene ninguna posibilidad de defenderse ni explicar el motivo por el cual en ese preciso momento no lo tenía puesto.

- Esa postura del ministro, ¿puede determinar la demora en el otorgamiento de los beneficios que le corresponde a la familia del policía asesinado en acto de servicio? Le pregunto porque trascendió a través de las redes sociales que los vecinos de la familia están pidiendo ayuda.
– Sí, increíblemente creo que van a ser largas las peripecias que esta familia va a tener que pasar. Como integrante de la institución, me da vergüenza ajena que la ciudadanía tenga que salir a hacer una colecta para ayudar a la familia, y no esté la institución a disposición de esa familia de inmediato, como reclamamos desde nuestro sindicato desde el primer día. No es el primer caso y porque tenemos experiencia de que estas situaciones se dilatan en el tiempo y no le podemos achacar la culpa al Estado o a la administración sino a las personas que están atrás de la administración.

- Esta postura ministerial nos recuerda el vía crucis que debió pasar la familia de un policía que en su día franco corrió detrás de un delincuente en el Parque Harriague, lo atrapó y cayó fulminado por un ataque cardíaco. La familia debió esperar un año para poder cobrar la pensión que le correspondía. Este tipo de situaciones, ¿condiciona al policía a la hora de actuar?

– Le diría que como cualquier otro trabajador en cualquier otro ámbito. Cuando se está cumpliendo una función, la que por todos los medios se intenta desvalorizar, sin medir las consecuencias y sin pensar las señales que da la institución, son recibidas directamente por los integrantes del grupo, y por lo tanto, incide directamente sobre su estado de ánimo, sobre sus horas de trabajo, agréguele la problemática que trae desde su casa, que su familia le adjudiquen parte de responsabilidad de lo que sucede en la calle, todo eso se va sumando y es un cúmulo de situaciones que para nada ayudan a que ese policía que está en la calle esté cumpliendo la misión tranquilo y enfocado en la responsabilidad que tiene a cargo.

- En otra oportunidad que hablamos con el sindicato nos reconocieron que habían muchos policías en manos de psicólogos por temas de estrés, agotamiento, ¿cómo está la situación hoy?
– Le puedo decir que la situación es más o menos de la misma índole de hace un tiempo atrás. Es más, y tenemos que contrastarlo con el caso del homicidio de Farinha, el que fue cometido por un ex integrante de la fuerza militar, por lo que nos preguntamos, ¿por qué el ejército o la fuerza militar todavía no tiene un protocolo para actuar de inmediato, como en el caso de la policía? La policía desde el año 2011 tiene un protocolo por el que si es denunciado por la familia por violencia, de inmediato se activa un dispositivo por el cual al policía hasta se le puede llegar a retirar el arma y sancionarlo severamente, solo por haber sido denunciado. Estamos hablando que un integrante de otra fuerza cometió un homicidio y no conocemos hasta ahora que se hayan juntado para resolver qué tipo de protocolo va a utilizar las Fuerzas Armadas con su personal en actividad o en retiro.

- Cuando el Frente Amplio asumió el gobierno en 2005, una de sus prioridades fue ocuparse de mejorar el salario del policía, ¿este objetivo se alcanzó?
– En este período de más de 10 años, hemos tenido importantes aumentos salariales, el tema es que esos aumentos han sido por debajo de la inflación, por lo tanto, lo que hemos transmitido desde el sindicato a las mismas autoridades del PIT CNT en todas las oportunidades que hemos tenido que concurrir, es que acá lo que no se ha hecho desde el punto de vista sindical, es atacar ese factor, que obviamente por más aumento de sueldo que se tenga, si al momento de ir al almacén a hacer la compra resulta que un producto subió un 20% y tu sueldo subió un 8%, es obvio que no va a rendirte el sueldo en la forma que debería hacerlo. Entonces, estamos hablando de algo que siempre reclamamos los sindicatos policiales, que nunca hablamos de aumentos salariales sino de condiciones del salario.
Inclusive, cuando se habló del 222, que hoy pasó a integrar el sueldo nominal del policía, eso no se vio reflejado en un aumento sustancial del sueldo porque por las reglamentaciones que se dictaron respecto a eso, tendieron a recortar las compensaciones que recibíamos. Por lo tanto hoy, estamos inmersos en una situación que prácticamente no podemos decir que estamos igual al 2005 pero lo que vemos es que todos los días perdemos posibilidades de recuperación salarial.

- ¿Cuál es el principal reclamo que hoy se reivindica desde el sindicato?
– Hay muchos aspectos, como el tema de la vivienda, que es un debe hasta ahora, si bien vemos en las páginas de los Ministerios que se reformuló un plan nuevo de vivienda para el policía, resulta que no se concreta porque no hay planes precisos por los cuales los policías puedan acceder con los ingresos que tenemos hoy. Cuando pretendés entrar, resulta que el tope mínimo para poder acceder a una vivienda ya no es el que tú estás ganando hoy, por lo tanto pasa a ser totalmente inalcanzable el plan que te puedan presentar.
Después está el tema de la salud, que no podemos creer que el Ministerio todavía no haya podido lograr incluirnos a los policías y a sus familias en el FONASA, que hoy cualquier trabajador está pagando mil y poquitos pesos por una atención a la salud que si está trabajando en blanco toda su familia tiene acceso, mientras el policía sigue aportando una cuota de casi 2 mil pesos a la FEMI y otros mil y pico a Sanidad Policial, y sin embargo sigue teniendo solamente derecho a la atención el funcionario, y la familia si no trabaja la señora o no tiene otra forma de acceder a la salud, tiene que pasar a la atención del hospital.
Desde que se aprobó el FONASA, estamos reclamando que no puede continuar que el Ministerio haga licitaciones abreviadas con la FEMI para brindar un servicio de salud a 28 mil funcionarios en todo el país con una cuota totalmente excedente de lo que es una cuota básica de salud de cualquier otro funcionario del Estado, con los mismos derechos y la misma atención que cualquier otro usuario, y sin contemplar a la familia del policía, especialmente en el interior, porque además, no es lo mismo la salud para el policía que está en Montevideo o en el área metropolitana a los que vivimos a 500 o 600 kilómetros de la capital.

Perfil de Patricia Spinelli

En pareja con la que tiene dos hijos. Es del signo de Capricornio. De chiquita quería ser “todo menos policía” (risas). Es hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? A nivel personal como todo el mundo he de tener alguna, pero estoy conforme con lo que me ha tocado en la vida.
¿Una comida? El guiso.
¿Un libro? La Ilíada.
¿Una película? El señor de los anillos.
¿Un hobby? Me gusta mucho el deporte.
¿Qué música escucha? Toda, pero particularmente sigue al grupo No Te Va A Gustar.
¿Qué le gusta de la gente? Conversar con ella. ¿Qué no le gusta de la gente? La falta de disposición para llegar a tener un diálogo.

Entrevista de Leonardo Silva







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...