“Me saco las ganas de correr en las pistas. En la ciudad ando normal como cualquier persona, prestando mucha atención a lo que es el tránsito”

Entrevista a Bruno Mori Aguiñagalde 

Bruno Mori Aguiñagalde se lo conoce de su trabajo profesional como Contador Público. Sin embargo, desde hace años es un apasionado por la velocidad, y conquistar por segundo año consecutivo el título como el mejor en la categoría en la que compite muestra que ya no es la suerte del principiante la que lo acompaña, sino que se trata de la realidad de un deportista consolidado y con un futuro promisorio.
- ¿Desde cuándo le gusta el automovilismo?
– La verdad que desde chico, siempre mirando carreras, de lo que sea, de motos, de autos. Durante muchos años miré Fórmula 1, cuando era chico, tenía siete u ocho años y hasta los doce miré, siempre. Después como que me desencantó un poco y tuve la oportunidad de armar un karting con una barra de amigos, hace más o menos ocho años, yo ya tenía veinte años. Empezamos a girar en el autódromo de Salto. En ese momento la competitividad hizo que fuese bruno mori (1)mejorando y empezar a ir a otros lados a correr. Me inscribí en el Campeonato Nacional de Karting, para eso tuve que cambiar la forma de hacer las cosas, porque hasta ahí yo lo hacía como diversión, como hobby de fin de semana, pero a partir de ahí tuve que hacer más en serio las cosas, tuve que cambiar todo el equipamiento que tenía, tuve que comprar otro chasis, otro motor…
- Una cosa es vivir la pasión por la velocidad viéndolo por televisión y otra cosa es sentarse tras el volante, ¿cómo vivió ese cambio? ¿Cómo vive la conducción?
– Hay carreras y carreras. Por ejemplo, hay carreras que se sufren, en el sentido de querer que termine cuando vas muy presionado, pero también hay carreras que se disfrutan totalmente.
- ¿Cuándo disfruta más, cuando encabeza la  carrera o cuando va  detrás del líder?
– Se disfruta más cuando se va segundo, por el desafío de tener que pasarlo, porque cuando vas adelante tenés toda la presión y el que va segundo te quiere pasar, te va a tirar el auto por todos lados. Entonces uno va más pendiente de hacer las cosas bien, de ir prolijo que de hacer alguna hazaña.
- ¿Y a usted le gusta hacer hazañas?
– Sí, sí. Me gusta más largar a veces del pelotón, pero este año tuvimos un auto increíble, porque hace cuatro años pasamos del karting a lo que es el auto. Armamos un Gol con la familia Muffolini y empezamos a competir en el Campeonato Nacional Turismo Pista SAC, que es del Salto Automóvil Club. Empezamos como todo el mundo, despacio, con un montón de problemas mecánicos que los fuimos superando, con algunos motores que se rompían que después pudimos comprar motores más nuevos. Fuimos evolucionando, tanto yo como el auto, y en los últimos dos años logramos los dos campeonatos que se disputaron.
- Lo vi en una foto en EL PUEBLO hace unos días recibiendo el trofeo…
– Sí, salimos campeones en el año 2015 y repetimos en el 2016. Este año se lograron muchas cosas, ganamos cinco carreras de las seis del año, y en la que no ganamos salimos segundo. Fuimos a correr a circuitos importantes como el de Concordia, como el de Mercedes, el de Rivera. Tuvimos un año bastante bueno en lo deportivo, fuimos los más rápidos durante toda la serie del año, con un auto que no rompió y llegó en todas las series y en todas las fechas. Tuvimos seis revisaciones técnicas en el año porque en todas terminamos adelante y las pasamos sin problemas. Este año en la categoría hubo algunos inconvenientes con la técnica de otros pilotos, que eso es importante también porque muestra la honestidad con la que hacemos las cosas y que cumplimos con lo que marca el reglamento.
- Cuando tiene una categoría controlada, donde gana cinco de seis carreras y que repite logros del año pasado, ¿llega el momento de pensar qué sigue?
– Sí. Este año lo pensamos, pero presupuesto para algo superior no hay. Es un deporte caro, donde cualquier movimiento que hagas, como por ejemplo, no correr en Salto y tener que moverte a otro departamento donde influye todo lo que es la logística como el hospedaje, transporte, los mecánicos que salen de sus casas, es toda una movida importante que requiere gastos. Este año no corrimos ninguna fecha en Salto, fueron todas afuera, y eso también encareció el presupuesto del año en lo que uno tiene previsto, porque antes de arrancar un campeonato uno tiene que saber lo que más o menos va a gastar para ver si está dentro de las posibilidades.
- ¿Cómo logra congeniar la pasión del volante con la frialdad de los números?
– Justamente, es el escape que uno tiene, porque uno vive una vida muy estructurada, con horarios y con responsabilidades, cuando llega el fin de semana y tenés que subirte al auto de carreras, te ponés el casco y pareciera que todas las tareas de la semana ya no existiesen.
- ¿Qué le dice la familia?
– Al principio fue bastante complicado. Cuando corría en karting en El Pinar de Montevideo, solo me iba a ver mi padre y mi señora que en aquel entonces era mi novia. Mi padre iba para acompañarme no porque estuviese mucho de acuerdo con eso. Y después, bueno, como todo, pasan los años y se fueron acostumbrando. También lo lindo de las carreras no es solo la carrera propiamente sino los días previos a ella, te diría que a veces es más lindo que las carreras mismas.
- ¿Por qué?
– Y porque a la carrera vos podés ir, te puede ir mal, te chocan, rompés o te va mal simplemente porque ese día no corrés concentrado, y la preparación es de antes, como ir al taller la semana previa donde se están ultimando detalles, prestando atención en que nada quede al azar. Se viven momentos lindos generalmente con varias personas, tanto mecánicos como compañeros que van simplemente a dar una mano y a acompañar al equipo.
- Leí declaraciones de Ayrton Senna donde decíaque lo más lindo que había vivido en una carrera fue cuando hizo un trompo a más de 250 kilómetros por hora, ¿coincide con esa apreciación?
– El hacer un trompo es parte de los errores que uno comete. Lo he vivido en forma normal, pero lo tomo como un defecto porque uno tiene que ir por la pista y no cometer errores. Tratar de ir lo más rápido posible. A veces cuando vamos con alguna presión, cometemos errores que son de concentración más que de otra cosa. Cuando uno hace un circuito, se lo memoriza y estudia y trata de hacer cada vuelta de la misma manera que la anterior. Cuando vas evolucionando en los tiempos y venís yendo más rápido vuelta a vuelta, bueno, vas probando un montón de cosas para poder ir más rápido, pero después que estás conforme con tu tiempo, tratás de hacer toda la vuelta idéntica para poder lograr una buena performance. Y hacer un trompo, sin duda que es hasta peligroso.
- ¿No es lo más aconsejable?
– No, no (risas), porque podés hacer un trompo en la pista y quedar del otro lado y en el medio del pelotón.
- Ha tenido varias victorias, ¿cuál es la que más ha disfrutado? ¿La que gana de principio a fin o aquella en la que va conquistando lugares…?
– Va más en lo de las presiones que comenté y de quién va atrás. En la antepenúltima carrera en Paysandú, que gané toda la serie, estuvo buena porque gané las tres carreras del día de punta a punta. Pero a veces hay carreras que son más parejas, que vas peleando un segundo puesto y sale un poco de la estructura que venís siguiendo, y a veces son más entretenidas. Esa carrera de Paysandú que gané de punta a punta fue una de las más lindas, que fue cuando me coroné campeón también una fecha anticipada.
- Pasó de ser un espectador de las carreras a ser  protagonista, luego de  ese cambio, corriendo
profesionalmente, ¿es lo que esperaba?
– Sin duda. También pasa lo otro, veo que mis amigos y parte del equipo de compañeros que están afuera, muchas veces viven con mucha más intensidad desde afuera que yo desde adentro del auto, porque como voy concentrado y solo pensando en no cometer errores, en ser rápido y en todas esas cosas, muchas veces la gente que queda afuera ve todo el entorno, ve lo que pasa y muchas veces eso se disfruta mucho más. También me ha tocado estar afuera cuando iba a ver a otros colegas que corrían en otras categorías y la verdad es que se pasan bastantes nervios, y eso está bueno también.
- Ya me había dicho que lo más lindo de cada carrera es el momento previo…
– Sí, generalmente vas al taller, colaborás, van amigos, llega el día antes de la carrera y por ahí no fue nadie al taller durante todo el mes y esa semana previa somos ocho o diez personas tratando de dar una mano, algunos mecánicos y otros que no saben nada de mecánica pero igualmente buscan ayudar. Generalmente se aprovecha el momento y se hace un asado, así se va formando como una comunidad de cosas que se van viviendo y que tiene su encanto.
- Cuando maneja en la ciudad o en la ruta, ¿no le pica el bichito de acelerar?
– Todo lo contrario…
- Le pregunto porque recuerdo declaraciones de Gustavo Trelles jactarse del escaso tiempo que
ponía en ruta entre Minas y Montevideo…
– En mi caso es todo lo contrario. Me saco las ganas de correr en las pistas y después cuando ando en la ciudad ando normal como cualquier persona, ando súper cuidando todo y prestando mucha atención a lo que es el tránsito. La verdad que acelerar en la calle no se me cruza por la cabeza. Uno es consciente que en la pista están las medidas de seguridad, el auto también las tiene, cuando me subo al auto llevo diferentes accesorios que son de seguridad como el casco, el mameluco antiflama, botas antiflamas, o sea, tenés una serie de medidas como un cinto de seguridad de seis puntos que te agarra desde debajo de las piernas por el medio y por los hombros, y aparte la pista tiene vías de escape por si pasa algo, tiene gomas para amortiguar un choque y además, todos corren para el mismo lado.
- Cuando ve a los jóvenes de hoy corriendo picadas, ¿qué reflexión surge?
– Es muy peligroso. Siempre invito a todo el mundo que si tienen ganas de andar rápido, que tomen sus medidas de seguridad y que vayan a los lugares que sean adecuados para eso, porque en la calle hay gente que anda laburando o paseando, hay peatones que en una pista de carreras, como siempre digo, van todos para el mismo lado, nadie se te va a cruzar de frente, todos van a hacer lo mismo y como se sabe, la calle no es para eso.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...