«Me tiene muy preocupado y ciertamente muy angustiado esta especie de avance del proteccionismo en materia comercial»

Un año más, el ex canciller y ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, permanente referente de consulta sobre temas internacionales en varios países, el Cr. Enrique Iglesias, cerró el ciclo de Almuerzos de ADM, de lo que extraemos apenas un resumen de su exposición.

«No tengo nada nuevo que contarles –comenzó diciendo- que no se lea todos los días en los diarios, por tanto, lo único que puedo aportar, quizás, son los ponderantes que me dan tantos años de haber actuado cerca del acontecer internacional».
CAMBIO DE ÉPOCA
«Hay un cambio de época que está empujado por dos grandes motores en los últimos años, ciertamente el motor de la tecnología y el otro es el motor de la globalización».enrique iglesias
«El motor de la tecnología nos da sorpresas todos los días, a un ritmo que realmente es terrible. Tenemos todos los problemas que traen consigo las nuevas tecnologías, como la nanotecnología, la robótica, este imparable movimiento de la digitalización, y la generación de los nuevos materiales. Es decir, tenemos ahí un conjunto de elementos que están cambiando la forma de producir, de consumir, de relacionarnos, de pensar, los niños nacen en otro ambiente para hacerse cargo de otras oportunidades y de otras aventuras».
«Entonces, es un cambio de época como pudimos tener al fin de la Segunda Guerra Mundial o quizás, al principio del Siglo XX. En ese cambio de época se innova, y todo el mundo está innovando, la gente joven ha tomado esto también con mucho entusiasmo. Pero a diferencia de épocas pasadas, se innova en todas partes. En este año (2016), China va a registrar un millón de patentes. Más que Estados Unidos, Inglaterra y Alemania juntos. Es decir, China, ese país que hace veinte años formaba parte de los países profundamente subdesarrollados, hoy tiene esa capacidad de creatividad».
«Es una tecnología disruptiva, que de alguna manera ha causado grandes impactos positivos. Ha sido responsable de los grandes aumentos de la producción que ha tenido lugar en el mundo. Pero también tiene elementos preocupantes como toda vez que afecta a las tecnologías antiguas, toda vez que afecta a las costumbres, a la cultura, y sobre todo, toda vez que afecta al problema del empleo».
«Leyendo recientemente los diarios, dicen que en Estados Unidos se estima que para el año 2030 habrá desaparecido 48% de los empleos que hoy tienen. Ese mismo índice, no sé si en esa proporción, podría aplicarse en los países en desarrollo, y ciertamente tenemos que tomar nota».

LA GLOBALIZACIÓN
«El mundo ha experimentado una globalización en todos los niveles, no solamente una globalización en materia comercial, donde realmente el impacto del comercio ha sido espectacular, aparte en los años en que empezó a caer el producto en general en el mundo. Pero es importante que junto con la globalización económica-comercial, está la globalización de las inversiones, de las finanzas, de las relaciones tecnológicas. En fin, es un fenómeno imparable y al mismo tiempo, producto de grandes dividendos para el desarrollo de la economía mundial».
«Lo cierto es que esta globalización ha mostrado además algunos aspectos profundamente preocupantes, como fue la gran crisis que tuvo lugar en el año 2007-2008. Creo que esa recesión tuvo características mucho más profundas que las anteriores en la medida que se gestó en las sombras, que es la Banca que maneja recursos en forma muy importante sin regulación, lo que alentó una tarea de especulación que tuvo gravísimas repercusiones, como la caída del producto mundial, como también cayó el comercio internacional, los cientos de bancos que cerraron y la cantidad de desempleo. Pero hubo un elemento que quisiera poner en perspectiva histórica, entramos en un proceso de confusión en materia de administración de las políticas económicas».
«A diferencia de otras oportunidades, nos encontramos con un mundo en donde falló lo que fue siempre la política de coordinación, especialmente entre los países ricos. De todas maneras, lo que hemos logrado con esa confusión es conocer nuevos horizontes. ¿Quién hubiera imaginado que un objetivo incisivo en muchas políticas era tener más inflación, o que un objetivo era simplemente seguir bajando la tasa de interés hasta tener tasas de interés negativas?».
«Todo eso está muy bien en la teoría económica, pero en la práctica, en la vida de todos los días, esta confusión en cuanto a si seguir políticas ortodoxas o heterodoxas, generó un mundo confundido, y sigue estando confundido. Todavía no hemos salido completamente de los impactos que tuvo aquella crisis llamada la gran recesión»
«De manera que este nuevo mundo que nos convoca al cambio de época tiene esos dos elementos que movieron la economía y llevaron adelante crecimientos muy importantes que en los últimos años, salvo en algunos países, la economía está dando señales de debilidades importantes».
LA NUEVA SOCIEDAD
«Estamos viendo que este ha sido el siglo, en los últimos años, más brillante en la historia de la economía mundial. El costo del crecimiento del Producto en cuanto a la posibilidad de movilizar interrelaciones cada vez más activas entre todas las naciones del mundo, y sobre todo, una cosa muy importante, en la reducción de la pobreza, que bajó del 40 al 10% en los últimos años en el mundo, lo cual no es poca cosa».
«Eso, dicho así, llevó sin embargo, a este gran descontento que hay hoy especialmente en los países desarrollados respecto a ciertos elementos de la sociedad en la que estamos viviendo».
«El que dijo esto con admirable precisión fue el presidente Obama, en una entrevista que dio hace poco a la revista The Economist, que me parece importante recordar para dar un poco, en sus palabras, lo que es hoy el sentimiento de parte de la sociedad mundial, particularmente en los países en desarrollo».
«Dice Obama, ‘el descontento está enraizado en preocupaciones legítimas acerca de la eficiencia de las políticas económicas en el largo plazo. Décadas de crecimiento de la producción y el crecimiento de la desigualdad, han resultado en menor crecimiento de los ingresos para las familias de clases medias y bajas de la sociedad. La globalización ha debilitado la posición de los trabajadores y su habilidad para asegurar un salario decente. Muchos médicos e ingenieros potenciales pasan sus carreras promoviendo la movilización del dinero en los mercados financieros en lugar de aplicar sus talentos a innovar en una economía real. La crisis financiera de 2008 parece solo aumentar el aislamiento de las empresas y de las élites que a veces parecen vivir en un conjunto de reglas diferentes al ciudadano ordinario… un mundo donde el 1% de la Humanidad controla tanta riqueza como el otro 99% nunca podrá ser un mundo estable’. Esto resume muy claramente el origen fundamental de este estado de desanimo que existe hoy en las sociedades. Gente que de alguna manera, en ese espíritu enojado o resentido, recurre primero a la abstención y a la desafección con las prácticas democráticas, por ejemplo, no ir a votar. Pero recurre también a elementos como el voto anti sistema, como hemos visto en Europa, como en el caso de Inglaterra, con la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y lo acabamos de ver en la elección de los Estados Unidos».
«Esto no tiene un paralelismo en nuestros países, pero de todas maneras me preocupa la situación de las ganancias que han hecho las clases medias en América Latina en los últimos años por el aumento de la producción, por todo el ciclo brillante en materias primas o una participación muy activa del Estado en alcanzar a los sectores más bajos de la población, y que todo eso fuera ahora afectado por la incapacidad del estado de crisis de ir viendo estas prestaciones, ¿qué pensaría esta gente y cuál sería el estado de ánimo de esta sociedad?»
«De alguna manera, esto genera un desencanto, este enojo en la sociedad actual, que va afectando, de alguna manera, el funcionamiento de la economía, pero sobre todo, en el funcionamiento de la democracia. Ahí tenemos un tema sobre el cual ciertamente nos cabe reflexionar».

REFLEXIONES FINALES
«Veamos algunas reflexiones que en este momento se están planteando en Estados Unidos, en Inglaterra y en Europa en general. Aparecen, desde luego, declaraciones del presidente electo (Donald Trump), que han sido suavizadas en comentarios posteriores a la elección, con todo el nombramiento de un gabinete altamente ideológico y coincidente con sus ideas para que las cosas vuelvan a replantearse. Pero lo que hay que decir es que una cosa es tener la rabia y otra es morder, así que vamos a ver qué pasa cuando se produzca realmente el ejercicio en el gobierno».
«Si tuviera que tomar los grandes temas que parece que se están planteando, lo resumiría en tres grandes frentes. El primero, que es el que me tiene muy preocupado y ciertamente muy angustiado, es esta especie de avance del proteccionismo en materia comercial junto al abandono de conquistas que creíamos consolidadas a través del tiempo».
«Cuando pienso lo que fue, por ejemplo, el gran sueño de la Ronda Uruguay en el año 86 y viendo lo que ahora se dice respecto a revisar y desconocer los tratados. Todo eso genera una marcha atrás sumamente peligrosa, donde ciertamente los que tenemos más para sufrir seríamos, como siempre, los países en vías de desarrollo. El sueño del mundo abierto es profundamente latinoamericano y que de alguna forma, esto es un retroceso, que de consolidarse sería un paso atrás muy preocupante respecto al futuro».
«El segundo gran tema que se plantea son las migraciones, que tiene dos vertientes. Primero, el juicio respecto a que las migraciones ya están consolidadas; y segundo, todos estos flujos que significan las nuevas migraciones producto de la violencia y de la guerra que está ocurriendo en otras partes, como en el caso de Medio Oriente».
«Respecto a lo primero, tengo la impresión que no se aprecia debidamente lo que ha sido la contribución de 50 millones de personas de origen latino que están incorporadas a la economía de los Estados Unidos, que forman parte de la dinámica de la economía y que son necesarios. Pienso que ahí podrá haber retoques, pero será bastante difícil que en la práctica pueda desconocerse esa realidad».
«El otro problema es mucho más complicado, el tema de las migraciones que se producen espontáneamente en momentos dramáticos. Es un tema que está arriba de la mesa y está afectando además, violentamente la propia política en Europa, que ha sido la gran excusa de la salida de Inglaterra de la Unión Europea, y está presente en las políticas de los partidos populistas, de izquierda y derecha».
«Y el tercer tema, es esa suerte de desconfianza respecto al sistema internacional, de instituciones, de tratados, de acuerdos que se fueron consolidando a lo largo de los últimos 70 años, logrando un sistema de relaciones internacionales regidos por Naciones Unidas…».







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...