Merecemos algo mejor

año

¡Qué pasa cuando usted paga por un servicio durante varios meses y cuando va a utilizarlo, no está habilitado porque en el sistema de ese organismo figura como si no estuviera pagándolo? Pero usted no entiende nada y vuelve a mirar su recibo de sueldo y ve la chorrera de descuentos que tiene y ahí se da cuenta de que algo anda mal.
Y sí, todo anda mal. No puede ser que encima que le descuentan un montón de dinero, el sistema sea tan malo que lo único que hace es descontarle pero el servicio que tiene ofrecerle a cambio, no se lo da. ¿Entonces, qué está pasando? Viene el reclamo urgente, pero cuando va al lugar lo atienden como si tal cosa y encima le dicen, ‘ya le acomodamos todo, pero mire que el dinero que aportó no se lo podemos devolver, porque es un trámite muy difícil que ya está hecho’.
Ahí es cuando uno no sabe si romper todo lo que tiene alrededor, acogotar al funcionario que tiene enfrente, que es parte del asunto, por más que no lo quiera, él está ahí y te dice como si tal cosa que te embromaste y que no puede hacer nada, claro justamente porque es tan culpable como el propio sistema. O si dejar de pagar todo lo que sea impuestos, porque ¿total?, como uno nunca sabe cuál es el destino de ese dinero.
Esto viene a colación de que el otro día, un familiar por el cual aporto el adicional del Fonasa al BPS según consta en mi recibo de sueldo, debió atenderse en la mutualista local y le dijeron que no estaba ingresada,  entonces reviendo la situación con los funcionarios, gentilmente acomodaron el asunto al verme acreditar los descuentos correspondientes. Incluso allí mismo me advirtieron que no se trataba del primer caso y seguramente tampoco del último, en el que una persona abona el impuesto destinado al Fonasa, y cuando concurre a atenderse no está afiliado, porque el sistema no lo ingresó.
Usted se preguntará ¿cómo ocurren estas cosas? ¿Cómo pudo haber sucedido semejante cosa por parte del Estado? ¿Se trata de una estafa, de un robo, de un mal chiste? Aunque del Estado ya no me banco ni un chiste más, porque con la carga impositiva que nos hace desembolsar con cada ingreso que tenemos, ya me basta.
Entonces me dirigí raudamente hacia el BPS, donde para variar, después de dar con el funcionario a cargo de este tema, me dijo que efectivamente podía haber sucedido lo que le estaba planteando y que incluso, era verdad que se hacía imposible recuperar el importe abonado durante seis meses sin sentido alguno porque el beneficiario, porque ese dinero ya había sido volcado a rentas generales y el reclamo era muy engorroso.
Lo cierto es que ahora sí, voy a empezar a pagar con sentido. Porque la situación fue subsanada. Pero ¿hasta cuando debemos soportar este tipo de atropellos? Y sobre todas las cosas ¿por qué tenemos que aguantarlas? Si vivimos en un país donde supuestamente uno paga una buena parte de sus ingresos al Estado para hacer que todo funcione con normalidad. Pero al parecer esto no sucede.
Y cuando uno ve esas encuestas internacionales que dicen que somos uno de los países más éticos del mundo te pones a pensar en lo que te pasó con esta situación y decís: o a estos de la encuesta no les cuentan casos como el que me pasó a mi, o en los demás países del mundo todo es un desastre y están hechos trapo, y tienen menos organización que un club de barrio.
Pero el BPS funciona pésimo, es una de las organizaciones que están peor organizadas y que generan mayores inconvenientes al usuario. No por los funcionarios, ellos hacen lo que pueden, o mejor dicho, lo que les permite hacer el engorroso sistema con el que trabajan. Pero funciona mal y entonces es una de las tantas veces que me pregunto ¿qué hace el presidente de la República que no le mete mano de una vez? A no ser que él esté de acuerdo con este desastre.
Porque yo recuerdo cuando se llevaron a cabo las lamentables y desastrosas elecciones para que lo activos elijamos al único candidato posible al directorio de ese organismo, porque era el que apoyaba el PIT CNT y contra el poder de los sindicatos en este país no se puede, o sea, que si un trabajador quería presentarse iba a ser considerado traidor, rata, fascista, o que se yo. Pero me acuerdo bien, cuando el mismísimo presidente José Mujica fue a votar, y no lo dejaron, porque había estado seis meses inactivo, y eso que pagaba una serie de impuestos que por los ingresos que tenía como senador de la República y como presidente, imagínese.
En ese momento, el singular mandatario de todos los uruguayos se enojó, cuestionó y pateó el tablero, y le dijo a la pléyade de funcionarios que fueron como monos a explicarle qué era lo que había pasado, ante la molestia de Mujica, porqué no lo dejaban votar, en un caso inédito y tan atípico como la figura del “Pepe”. Ahí, Mujica, en forma enérgica les dijo delante de todas las cámaras con su particular estilo: “ah no, ta funcionando mal el BPS” y se dio vuelta y salió caminando, sin custodia alguna.
Pero al día siguiente no hizo nada para cambiar eso que estaba funcionando mal. Tan mal, que ni él que era el presidente de todos los uruguayos y que por lo tanto era público y notorio que realiza aportes. Funciona tan mal, que a una mujer beneficiaria que estaba embarazada y que pidió ser asistida al cobrar un pre natal de poco más de vergonzosos 300 pesos, le asignaron una partera para que le hiciera los controles de embarazo en vez de un médico. Tan mal, que a una persona por no tener recibo de sueldo, no le pagaban la asignación familiar de su hijo y así una lista de cosas.
Me sigo preguntando ¿por qué el presidente de todos los uruguayos que reconoció que estaba funcionando mal el BPS aún no metió mano, sacó a los responsables que están haciendo que eso funcione mal, y pidió revisar la normativa que rige a esa institución pública? ¿Estará tan ocupado?
Esperemos que situaciones como éstas no sigan ocurriendo más, que los jubilados tengan una atención digna y que los más vulnerables que tienen como único apoyo sus asignaciones familiares y las prestaciones que otorga el BPS, mejoren, y así la gente pueda sentirse verdaderamente apoyada como se merece.
Este es uno de mis deseos para el 2013 que empieza en horas, que el Gobierno trabaje como debe y cumpla con lo que prometió, que no desampare al más débil, no ahogue al que trabaja y no espante al que más tiene sino que lo apuntale para que todos aprovechemos de su capacidad económica. Que el Gobierno Departamental que tuvo un buen año, corrija errores que tiene como lo tuvieron todos, pero que mantenga el buen desempeño por el bien de todos los salteños y que la gente piense en que puede y debe asumir el compromiso de cambiar su realidad sino está de acuerdo con ella, o de mejorar aún más, si piensa que lo ha logrado.
Para mi, más allá de estos episodios fugaces y que los denuncio para que no vuelvan a ocurrir, fue un buen año. Nació mi primogénito que fue el mejor regalo, me casé con la mujer que quiero y formé mi familia, lo demás vendrá por su cuenta y por el impulso que le de yo mismo, porque hoy más que nunca creo que todos somos arquitectos de nuestro propio destino. Que la esperanza se renueve y que todos tengamos lo que nos merecemos. Feliz Año para todos. Salú.

¡Qué pasa cuando usted paga por un servicio durante varios meses y cuando va a utilizarlo, no está habilitado porque en el sistema de ese organismo figura como si no estuviera pagándolo? Pero usted no entiende nada y vuelve a mirar su recibo de sueldo y ve la chorrera de descuentos que tiene y ahí se da cuenta de que algo anda mal.

Y sí, todo anda mal. No puede ser que encima que le descuentan un montón de dinero, el sistema sea tan malo que lo único que hace es descontarle pero el servicio que tiene ofrecerle a cambio, no se lo da. ¿Entonces, qué está pasando? Viene el reclamo urgente, pero cuando va al lugar lo atienden como si tal cosa y encima le dicen, ‘ya le acomodamos todo, pero mire que el dinero que aportó no se lo podemos devolver, porque es un trámite muy difícil que ya está hecho’.

Ahí es cuando uno no sabe si romper todo lo que tiene alrededor, acogotar al funcionario que tiene enfrente, que es parte del asunto, por más que no lo quiera, él está ahí y te dice como si tal cosa que te embromaste y que no puede hacer nada, claro justamente porque es tan culpable como el propio sistema. O si dejar de pagar todo lo que sea impuestos, porque ¿total?, como uno nunca sabe cuál es el destino de ese dinero.

Esto viene a colación de que el otro día, un familiar por el cual aporto el adicional del Fonasa al BPS según consta en mi recibo de sueldo, debió atenderse en la mutualista local y le dijeron que no estaba ingresada,  entonces reviendo la situación con los funcionarios, gentilmente acomodaron el asunto al verme acreditar los descuentos correspondientes. Incluso allí mismo me advirtieron que no se trataba del primer caso y seguramente tampoco del último, en el que una persona abona el impuesto destinado al Fonasa, y cuando concurre a atenderse no está afiliado, porque el sistema no lo ingresó.

Usted se preguntará ¿cómo ocurren estas cosas? ¿Cómo pudo haber sucedido semejante cosa por parte del Estado? ¿Se trata de una estafa, de un robo, de un mal chiste? Aunque del Estado ya no me banco ni un chiste más, porque con la carga impositiva que nos hace desembolsar con cada ingreso que tenemos, ya me basta.

Entonces me dirigí raudamente hacia el BPS, donde para variar, después de dar con el funcionario a cargo de este tema, me dijo que efectivamente podía haber sucedido lo que le estaba planteando y que incluso, era verdad que se hacía imposible recuperar el importe abonado durante seis meses sin sentido alguno porque el beneficiario, porque ese dinero ya había sido volcado a rentas generales y el reclamo era muy engorroso.

Lo cierto es que ahora sí, voy a empezar a pagar con sentido. Porque la situación fue subsanada. Pero ¿hasta cuando debemos soportar este tipo de atropellos? Y sobre todas las cosas ¿por qué tenemos que aguantarlas? Si vivimos en un país donde supuestamente uno paga una buena parte de sus ingresos al Estado para hacer que todo funcione con normalidad. Pero al parecer esto no sucede.

Y cuando uno ve esas encuestas internacionales que dicen que somos uno de los países más éticos del mundo te pones a pensar en lo que te pasó con esta situación y decís: o a estos de la encuesta no les cuentan casos como el que me pasó a mi, o en los demás países del mundo todo es un desastre y están hechos trapo, y tienen menos organización que un club de barrio.

Pero el BPS funciona pésimo, es una de las organizaciones que están peor organizadas y que generan mayores inconvenientes al usuario. No por los funcionarios, ellos hacen lo que pueden, o mejor dicho, lo que les permite hacer el engorroso sistema con el que trabajan. Pero funciona mal y entonces es una de las tantas veces que me pregunto ¿qué hace el presidente de la República que no le mete mano de una vez? A no ser que él esté de acuerdo con este desastre.

Porque yo recuerdo cuando se llevaron a cabo las lamentables y desastrosas elecciones para que lo activos elijamos al único candidato posible al directorio de ese organismo, porque era el que apoyaba el PIT CNT y contra el poder de los sindicatos en este país no se puede, o sea, que si un trabajador quería presentarse iba a ser considerado traidor, rata, fascista, o que se yo. Pero me acuerdo bien, cuando el mismísimo presidente José Mujica fue a votar, y no lo dejaron, porque había estado seis meses inactivo, y eso que pagaba una serie de impuestos que por los ingresos que tenía como senador de la República y como presidente, imagínese.

En ese momento, el singular mandatario de todos los uruguayos se enojó, cuestionó y pateó el tablero, y le dijo a la pléyade de funcionarios que fueron como monos a explicarle qué era lo que había pasado, ante la molestia de Mujica, porqué no lo dejaban votar, en un caso inédito y tan atípico como la figura del “Pepe”. Ahí, Mujica, en forma enérgica les dijo delante de todas las cámaras con su particular estilo: “ah no, ta funcionando mal el BPS” y se dio vuelta y salió caminando, sin custodia alguna.

Pero al día siguiente no hizo nada para cambiar eso que estaba funcionando mal. Tan mal, que ni él que era el presidente de todos los uruguayos y que por lo tanto era público y notorio que realiza aportes. Funciona tan mal, que a una mujer beneficiaria que estaba embarazada y que pidió ser asistida al cobrar un pre natal de poco más de vergonzosos 300 pesos, le asignaron una partera para que le hiciera los controles de embarazo en vez de un médico. Tan mal, que a una persona por no tener recibo de sueldo, no le pagaban la asignación familiar de su hijo y así una lista de cosas.

Me sigo preguntando ¿por qué el presidente de todos los uruguayos que reconoció que estaba funcionando mal el BPS aún no metió mano, sacó a los responsables que están haciendo que eso funcione mal, y pidió revisar la normativa que rige a esa institución pública? ¿Estará tan ocupado?

Esperemos que situaciones como éstas no sigan ocurriendo más, que los jubilados tengan una atención digna y que los más vulnerables que tienen como único apoyo sus asignaciones familiares y las prestaciones que otorga el BPS, mejoren, y así la gente pueda sentirse verdaderamente apoyada como se merece.

Este es uno de mis deseos para el 2013 que empieza en horas, que el Gobierno trabaje como debe y cumpla con lo que prometió, que no desampare al más débil, no ahogue al que trabaja y no espante al que más tiene sino que lo apuntale para que todos aprovechemos de su capacidad económica. Que el Gobierno Departamental que tuvo un buen año, corrija errores que tiene como lo tuvieron todos, pero que mantenga el buen desempeño por el bien de todos los salteños y que la gente piense en que puede y debe asumir el compromiso de cambiar su realidad sino está de acuerdo con ella, o de mejorar aún más, si piensa que lo ha logrado.

Para mi, más allá de estos episodios fugaces y que los denuncio para que no vuelvan a ocurrir, fue un buen año. Nació mi primogénito que fue el mejor regalo, me casé con la mujer que quiero y formé mi familia, lo demás vendrá por su cuenta y por el impulso que le de yo mismo, porque hoy más que nunca creo que todos somos arquitectos de nuestro propio destino. Que la esperanza se renueve y que todos tengamos lo que nos merecemos. Feliz Año para todos. Salú.

Hugo Lemos







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...