«Mi sueño es estar en el gobierno y trabajar mucho por eliminar la pobreza en el Uruguay»

El diputado Tabaré Viera tiene una amplia trayectoria política y de gobierno. Fue presidente de ANTEL, intendente de Rivera en varias oportunidades, senador de la República. Hoy recorre el país con una nueva propuesta, «Espacio Abierto», que vino a presentar a Salto. El diálogo con EL PUEBLO se dio de forma natural.

- Tras ver lo que marcan hoy las encuestas, ¿cómo visualiza el presente y futuro del Partido Colorado (PC)?
– Para empezar, cuando llegue la elección el PC va a tener muchos más votos que lo que hoy le asignan algunas tabare vieraencuestas, siempre sucedió así, el PC termina sacando más votos que lo que le dan las encuestas. En segundo término, el PC en este momento está en un proceso mínimo, que es lo que estoy de alguna manera denunciando. Hace una semana fui al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) para denunciar el mal funcionamiento de los órganos partidarios, de la Convención, del CEN, de la agrupación de gobierno que no ha sesionado. Y a proponer, por otro lado, que apresuremos algunos procesos, que creo que son necesarios para el crecimiento y fortalecimiento partidario. Esa propuesta es la de adelantar las elecciones internas para 2018, las que están previstas por la Constitución de la República para el 2019.

- ¿Por qué motivo?
– Por dos razones. Primero, para empezar ahora una renovación de los distintos órganos partidarios, con un nuevo pacto de partido, que pasa por lo ideológico, por el debate programático, pero que pasa también con la participación de todos, incluso de sectores nuevos, como el nuestro, «Espacio Abierto», que es un sector nuevo que por primera vez estaría en las elecciones internas pero hay otros, como el del diputado (Fernando) Amado. Es decir, hay génesis de nuevos grupos que sería bueno que quedaran consolidados en las estructuras partidarias.
Además, está la necesaria movilización que eso trae. No hay nada más sano y eficiente para movilizar un partido que una competencia sana. Entonces, vamos a una elección interna. Tenemos todo el año 2017 para prepararla y a principios de 2018 renovamos al partido. Pero creo que además tenemos que decidir allí el candidato oficial del PC para la próxima elección, no tiene por qué ser el candidato único, porque eso no lo prevé la Constitución, es decir que tenemos que ir a la elección en 2019 para elegir a un colegio elector que va a ser el que elija al candidato a vicepresidente, que se concurrirá con un candidato único a la elección nacional, pero no habla de que en la elección interna se puede ir también con un candidato único. De hecho el FA de alguna manera lo viene haciendo. A ver, en las últimas elecciones concurrió con más de un candidato pero había uno oficial.
Entonces, resolver eso lo que nos permitiría es llegar al 2019 con muchas cosas resueltas y no tener una lucha intestina demasiado dolorosa, como ha ocurrido en las últimas elecciones, donde terminamos agotados, extenuados política, personal y económicamente, a pocos meses de la elección nacional, y llegamos exhaustos a octubre. Esto lo he planteado al CEN, lo estoy planteando en los distintos departamentos, quiero conversar con los convencionales, quiero hacer esa moción para convocar a la Convención y hacer la reforma de la Carta Orgánica que sea necesaria y salir ya a trabajar. Y con eso el PC creo que va a votar mucho mejor, que es imprescindible para que la oposición termine ganando.

- Usted hizo referencia a lo sano que es el debate interno, ahora bien, ¿cuál sería el tono adecuado para hacerlo? Le pregunto porque hay otro sector nuevo que está cuestionando en tono fuerte a Sanguinetti, Batlle y a Bordaberry. ¿Comparte el tono planteado por el diputado Amado?
– No estoy de acuerdo, no comparto el estilo de Fernando, me parece que es un error, que no es conveniente. Tampoco comparto que los debates sean previamente por los medios en declaraciones, hay lugares y formas donde dar esos debates, soy orgánico. Pero también respeto, reconozco y defiendo a que existan sectores y dirigentes que hagan lo que piensan que es correcto, está dentro de la libertad que tienen…

- En estos días más que discutir ideas se discuten a las personas, ¿se cambió el eje de la discusión política en el país?
– Muchas veces sí, es curioso, creo que en el mundo, en la región, hay un cambio político en el cual los personalismos van ganando a lo que era la discusión, el debate, la propuesta histórica política que tenía que ver con ideas, con partidos, y eso es una pena. Tenemos que discutir ideas, propuestas. Es por eso que lo que estamos haciendo con el Partido Independiente es generar un espacio que en este momento no es intención, al menos mía, que tenga una expresión electoral. No sé si va a tener una expresión electoral, pero estamos yendo más allá de las fronteras partidarias para buscar gente que pueda pensar igual o parecido, definiendo una agenda socialdemócrata. Ya hicimos dos eventos importantes, uno sobre educación, otro sobre política exterior, estamos pensando hacer un tercero sobre desarrollo local donde van a participar seguramente figuras del Partido Nacional (PN) y del FA.
En definitiva, discutir ideas, plantear propuestas, acercarnos políticamente en temas que el país tiene la urgencia y la necesidad de encontrar soluciones. Y por allí, aunque mañana no tengamos una expresión electoral, es bueno igual que nos hayamos acercado porque al menos nos va a servir para votar juntos en un balotaje, no en contra de, sino a favor de una idea.

- ¿Cómo analiza el fenómeno Novick? Los analistas dicen que si crece, es a costa de votantes colorados, esencialmente.
– Si, le está quitando votos al PC y al PN, aparentemente ahí hay vasos comunicantes, de acuerdo a los dirigentes que han pasado, algunos diputados y algunos senadores.
Le confieso que lo miro con expectativa. A Novick lo conozco, es una buena persona, es un empresario exitoso, como todo el mundo sabe, es bueno que gente quiera entrar a la política, él no es un político, es lo que se llama un «outsider», pero todavía no hemos escuchado cuál es su propuesta política. Incluso no sabemos si finalmente tendrá un partido, todo parece que lo tendrá, pero él no lo ha dicho todavía.
Así que vemos con cierta expectativa y curiosidad cuánta cabida hay hoy en el ámbito político un lugar para un sexto o séptimo partido, y cómo va a competir un nuevo partido contra estructuras tan grandes e importantes como la del FA o la del PN. Aún incluso con la del PC, que votando un 13% tiene una historia y estructura que le hubiera dado más resultado a Novick en sus aspiraciones, estar adentro de un partido como el PC, buscar ganar una interna y partir desde otra base, que esa inmensa tarea de formar un partido, darle contenido, hacer una propuesta, armar una estructura que todavía no tiene, y eso no es fácil.

- ¿Hay lugar hoy para el batllismo en el PC?
– Si, por supuesto. Estoy peleando para que el batllismo sea nuevamente la mayoría dentro del PC, porque siento que el batllismo está vigente en el mundo, lo que en Europa se llama la socialdemocracia, que es lo que más se parece, ante el fracaso de los extremos, del llamado socialismo real, que es el bloque marxista leninista, que se desplomó solo.
También creo en el fracaso del otro extremo, de ese liberalismo del libre mercado absoluto, porque no resuelve todos los problemas, bueno, entonces tenemos razón, sigue estando vigente el batllismo.
Justamente, el PC va a votar mejor cuando el batllismo sea clara mayoría dentro del partido y vuelva mucha gente que fueron a buscar en otro lado.

- ¿Cómo convence a esa gente a que retorne al PC?
– Primero, demostrando que tenemos una estructura, una candidatura, propuestas y que tenemos posibilidades realmente de ser mayoría dentro del PC. Segundo, demostrando y siendo creíbles con nuestro discurso y propuesta hablando de los temas que son importantes para el país y que tienen un fuerte contenido de batllismo, como es la excelencia en la gestión, la defensa del republicanismo, la atención del desarrollo con una fuerte presencia del Estado, sin ser dueño de vidas y haciendas, que eso es lo que propone el marxismo – leninismo, pero si una fuerte presencia del Estado como promotor del desarrollo cuidando la equidad y la justicia social.
En estos años faltaron políticas desde el Estado de estímulo al desarrollo, como fue la Ley Forestal del primer gobierno del doctor Sanguinetti. Como fue la creación del INAVI, que permitió la conversión a la industria vitivinícola. Como fue la instalación de los Free Shops en las zonas de frontera que estaban fuertemente deprimidas. Esas son políticas que aún llegando a subsidiar, son necesarias que el Estado intervenga para promover y para generar políticas de desarrollo social.

- Usted estuvo recién en Bella Unión, ¿es cierto que dijo que había que subsidiar al trabajo y no a los vagos?
– Así es. Mire, la idea de ALUR es una idea que comparto, son proyectos de desarrollo que aunque la sociedad tenga que hacer un esfuerzo en su conjunto para subsidiar, prefiero toda la vida subsidiar al trabajo y no subsidiar a quien no trabaja, a los vagos del Uruguay.

- ¿Cómo a quiénes? ¿Puede ser más específico?
– Como mucha gente que vive hace 11 años sin un trabajo declarado porque no quiere perder la limosna que le da el Estado, eso es el asistencialismo puro y no atender una emergencia.
Hay que diferenciar las políticas asistenciales de las políticas de desarrollo social que son las que permiten a los pobres salir de ser pobres, a que haya movilidad en la escala social.
En esta visita a Bella Unión estuve reunido con la poderosa UTAA, el histórico sindicato de los peludos, los cañeros, y le confieso que me vine muy triste porque todo lo que nos dicen de mejoramiento de la situación social en algunas zonas es mentira, sigue habiendo enormes bolsones de pobreza.
La propaganda, el ataque furibundo a los gobiernos pasados que hacía el FA contra la oposición por el barrio Las Láminas de Bella Unión, hoy están bastante lindas, pero enfrente hay un asentamiento de 2 kilómetros de largo con varias cuadras de profundidad, es una pobreza impresionante.
Acaban de cerrar cooperativas como CALVINOR, dejando otra vez un monocultivo con el tema de la caña, con números que no cierran, con salarios bajos, con productores a quienes tampoco les cierran los números y con una burocracia estatal inmensa. Allí lo que hay es una mala gestión con una buena idea. Entonces, subsidiar un proyecto para apoyar al trabajo y a los trabajadores, es una cosa, como el subsidio a la forestación que hoy está dando miles de empleos en Uruguay.
Pero otra cosa es subsidiar la ineficiencia, la burocracia estatal, los altísimos sueldos que se pagan en ALUR, eso es lo que hay que diferenciar.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...