Mientras De Niro y Stallone hacen su “Ajuste de cuentas” en el ring, Harrison Ford vuelve al espacio con “El juego de Ender”

AJUSTE DE CUENTAS
¿Quién no conoce que la carrera cinematográfica de Sylvester Stallone empezó internacionalmente con su saga de seis películas de Rocky Balboa? Difícil no etiquetar a este “actor” como el boxeador de Pensilvania o el Boina Verde sobreviviente de Vietnam, John Rambo.
Bueno, tome a Stallone con casi 70 años (en julio cumple 68) y vuelva a subirlo al ring. En el otro rincón, con 70 años cumplidos, vuelva a subir al actor de “Toro salvaje” (1980), quien recreó magistralmente en ese film la vida del boxeador Jake La Motta, nos referimos al gran Robert De Niro.
Ya tiene entonces a los dos protagonistas de esta película, que viene a responder qué hubiera sucedido 30 años después de la última pelea entre Rocky y Apollo Creed o entre Rocky y La Motta, donde quedaron diferencias tanto arriba como abajo del ring como sucedió, por ejemplo, entre Alí y Fraser, solo que para ponerle un poco de color y drama, se introduce entre ambos personajes alguien del pasado, la blonda debilidad de toda una generación ochentosa, Kim Basinger, la que con su presencia explicará qué enemistó de tal manera a ambos boxeadores.
Una anécdota de la película, cuando se muestran las primeras imágenes de la misma recordando a ambos boxeadores en su apogeo en la década del 80, se nota claramente la inserción de imágenes tanto de “Rocky” como de “Toro Salvaje” y la intervención digital para rejuvenecer a ambos actores, pero en el caso de Basinger se optó por algo más interesante, quien realiza su papel en la juventud es su propia hija, Ireland Basinger Baldwin.
Un capítulo aparte merece la presencia de Alan Arkin y de Kevin Hart, quien con sus encuentros y desencuentros dan unos cuantos pasos de comedia que despertarán seguramente una leve sonrisa en el espectador. Luego, la serie de comentarios y escenas que tanto Stallone como De Niro realizan auto parodiándose le agrega cierto dulzor que hace más llevadera una película que en algunos momentos se torna algo larga con sus casi dos horas de duración.
No olvidar que De Niro y Stallone ya se conocían de la anterior “Copland” (“Tierra de policías”, 1997), donde se los veía más serios y con una historia más comprometida referida a la corrupción policial.
La historia. Stallone y De Niro interpretan a Henry “Navaja” Sharp y Billy “El Niño” McDonne respectivamente, dos luchadores locales de Pittsburgh cuya feroz rivalidad los pone en el centro de atención nacional.
Cada uno logró una victoria contra el otro durante su apogeo, pero en 1983, en vísperas de su tercera y decisiva pelea, Navaja anunció repentinamente su retiro, negándose a explicar por qué, pero dándole efectivamente un golpe de knock-out a las carreras de ambos. Treinta años después, el promotor de boxeo Dante Slate Jr., viendo signos grandes de dólares, les hace una oferta que no pueden rechazar: volver a entrar en el ring y ajustar cuentas de una vez por todas.
Pero es posible que no tengan que esperar tanto tiempo: en su primer encuentro en décadas, su larga enemistad estalla en altercado involuntariamente chistoso, que instantáneamente se vuelve viral. El repentino frenesí de los medios sociales transforma su ajuste de cuentas en un evento de HBO que hay que ver.
EL JUEGO DE ENDER
Se trata de la adaptación cinematográfica de la primera entrega de la famosa saga literaria del escritor de ciencia-ficción Orson Scott Card. En un futuro cercano, una raza alienígena llamada Insectores ha atacado la Tierra. De no ser por un héroe legendario, el comandante de la Flota Internacional, Mazer Rackham, todo se habría perdido.
Preparándose para el próximo ataque, el estricto coronel Hyrum Graff y el Ejército Internacional entrenan sólo a los mejores jóvenes para encontrar al futuro Mazer.
Entre estos jóvenes está Ender Wiggin, un chico tímido pero brillante estratega, reclutado para unirse a la élite en la Escuela de Batalla. Se acerca una épica batalla que determinará el futuro de la Tierra y la salvación de la raza humana.
La moraleja que termina proporcionando esta película, sinceramente da escalofríos. Pero de eso nada contaremos. Se trata de una buena película de ciencia ficción que termina dando un severo mensaje pacifista sobre la utilización de niños en las guerras.

AJUSTE DE CUENTAS

¿Quién no conoce que la carrera cinematográfica de Sylvester Stallone empezó internacionalmente con su saga de seis películas de Rocky Balboa? Difícil no etiquetar a este “actor” como el boxeador de Pensilvania o el Boina Verde sobreviviente de Vietnam, John Rambo.

Bueno, tome a Stallone con casi 70 años (en julio cumple 68) y vuelva a subirlo al ring. En el otro rincón, con 70 años cumplidos, vuelva a subir al actor de “Toro salvaje” (1980), quien recreó magistralmente en ese film la vida del boxeador Jake La Motta, nos referimos al gran Robert De Niro.

Ya tiene entonces a los dos protagonistas de esta película, que viene a responder qué hubiera sucedido 30 años después de la última pelea entre Rocky y Apollo Creed o entre Rocky y La Motta, donde quedaron diferencias tanto arriba como abajo del ring como sucedió, por ejemplo, entre Alí y Fraser, solo que para ponerle un poco de color y drama, se introduce entre ambos personajes alguien del pasado, la blonda debilidad de toda una generación ochentosa, Kim Basinger, la que con su presencia explicará qué enemistó de tal manera a ambos boxeadores.

Una anécdota de la película, cuando se muestran las primeras imágenes de la misma recordando a ambos boxeadores en su apogeo en la década del 80, se nota claramente la inserción de imágenes tanto de “Rocky” como de “Toro Salvaje” y la intervención digital para rejuvenecer a ambos actores, pero en el caso de Basinger se optó por algo más interesante, quien realiza su papel en la juventud es su propia hija, Ireland Basinger Baldwin.

Un capítulo aparte merece la presencia de Alan Arkin y de Kevin Hart, quien con sus encuentros y desencuentros dan unos cuantos pasos de comedia que despertarán seguramente una leve sonrisa en el espectador. Luego, la serie de comentarios y escenas que tanto Stallone como De Niro realizan auto parodiándose le agrega cierto dulzor que hace más llevadera una película que en algunos momentos se torna algo larga con sus casi dos horas de duración.

No olvidar que De Niro y Stallone ya se conocían de la anterior “Copland” (“Tierra de policías”, 1997), donde se los veía más serios y con una historia más comprometida referida a la corrupción policial.

La historia. Stallone y De Niro interpretan a Henry “Navaja” Sharp y Billy “El Niño” McDonne respectivamente, dos luchadores locales de Pittsburgh cuya feroz rivalidad los pone en el centro de atención nacional.

Cada uno logró una victoria contra el otro durante su apogeo, pero en 1983, en vísperas de su tercera y decisiva pelea, Navaja anunció repentinamente su retiro, negándose a explicar por qué, pero dándole efectivamente un golpe de knock-out a las carreras de ambos. Treinta años después, el promotor de boxeo Dante Slate Jr., viendo signos grandes de dólares, les hace una oferta que no pueden rechazar: volver a entrar en el ring y ajustar cuentas de una vez por todas.

Pero es posible que no tengan que esperar tanto tiempo: en su primer encuentro en décadas, su larga enemistad estalla en pagealtercado involuntariamente chistoso, que instantáneamente se vuelve viral. El repentino frenesí de los medios sociales transforma su ajuste de cuentas en un evento de HBO que hay que ver.

EL JUEGO DE ENDER

Se trata de la adaptación cinematográfica de la primera entrega de la famosa saga literaria del escritor de ciencia-ficción Orson Scott Card. En un futuro cercano, una raza alienígena llamada Insectores ha atacado la Tierra. De no ser por un héroe legendario, el comandante de la Flota Internacional, Mazer Rackham, todo se habría perdido.

Preparándose para el próximo ataque, el estricto coronel Hyrum Graff y el Ejército Internacional entrenan sólo a los mejores jóvenes para encontrar al futuro Mazer.

Entre estos jóvenes está Ender Wiggin, un chico tímido pero brillante estratega, reclutado para unirse a la élite en la Escuela de Batalla. Se acerca una épica batalla que determinará el futuro de la Tierra y la salvación de la raza humana.

La moraleja que termina proporcionando esta película, sinceramente da escalofríos. Pero de eso nada contaremos. Se trata de una buena película de ciencia ficción que termina dando un severo mensaje pacifista sobre la utilización de niños en las guerras.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...