Militares fueron apedreados mientras esperaban afuera de una escuela

Pese a que la jornada electoral del pasado domingo se destacó por su tranquilidad, hubo hechos que signaron la crónica policial desde el inicio hasta el final.
Es que si bien la mayoría de las personas, así como las autoridades y las fuerzas de seguridad, estaban preparadas para poder vivir una actividad singular, por lo histórico y a sabiendas del gran movimiento que esto concita, varios hechos de violencia ocurrieron desde la madrugada del domingo hasta entrada las primeras horas de ayer lunes.
Uno de los hechos que más llamó la atención, fue el apedreo que sufrieron varios efectivos militares en el momento en el que aguardaban afuera de una escuela que la misma abriera sus puertas, ya que habían concurrido a cumplir tareas como custodias.
Como el centro escolar aún no había abierto y nadie había llegado, y ante el ataque que recibieron por parte de algunos sujetos que se encontraban en el lugar, los efectivos militares tuvieron que resguardarse como pudieron y dar aviso a la Policía.
Además, un funcionario público que trabajó todo el día como integrante de mesa y que dejó su moto estacionada fuera del lugar donde desarrolló sus tareas en la jornada eleccionaria, al salir ya en horas de la noche, sufrió el robo de su birrodado.
Más tarde, ya en horas de la noche, varios disturbios movilizaron a la Policía que mantuvo una ardua tarea hasta la madrugada de ayer lunes para contener la situación.
PEDREAS
Sobre las cinco de la mañana del domingo, uno de los camiones del Ejército Nacional arribó hasta la Escuela Nº 127, ubicada en el barrio Caballero. Allí se bajaron cinco soldados que debían aguardar hasta que los funcionarios del centro educativo llegaran para abrir las puertas y así poder ingresar a cumplir sus tareas como custodias.
Sin embargo, ni bien el camión siguió su camino para continuar con el traslado de los custodias, los efectivos comenzaron a ser víctimas de apedreos por parte de algunos individuos que se encontraban en las inmediaciones. Tan intenso se volvió el ataque, que los funcionarios se vieron rodeados y optaron por saltar el tejido que rodea la Escuela y guarecerse debajo de un techo que existe en el lugar para no ser alcanzados por las piedras.
En ese momento, los militares llamaron a la policía para que se hiciera presente en el lugar pero los atacantes ya se habían retirado. Minutos más tarde llegaron los funcionarios del centro educativo que les permitieron ingresar al lugar y que la jornada transcurriera con normalidad.
Además, un incidente donde un funcionario policial resultó lesionado, ocurrió en la madrugada de ayer lunes. Fue en la zona del Cerro, allí dos personas que estaban ingiriendo bebidas alcohólicas, comenzaron a discutir por temas políticos según dijeron y se tomaron a golpes de puño en plena calle.
Al llegar al lugar, un funcionario policial se bajó del móvil para disuadir a los individuos y un tercero que se encontraba con estos, apedreó el móvil policial hiriendo a un funcionario y dañando el patrullero. Los tres individuos fueron detenidos y el policía debió ser asistido.
ROBOS
En el marco de la jornada electoral también se vivieron otros hechos que estuvieron relacionados con la instancia. Tal es así, que un funcionario público que estaba cumpliendo tareas como integrante de una de las comisiones receptoras de votos que se encontraban instaladas en las inmediaciones de las calles Artigas y Misiones Orientales, fue víctima del robo de su motocicleta.
El hombre, dejó estacionado su birrodado en esa esquina desde las siete de la mañana hasta las diez y media de la noche, cuando terminó la actividad.
Pero al ir a ocuparla, notó que la misma ya no estaba radicando la denuncia del hurto ante la Policía.
Casi dos horas después y a pocas cuadras del lugar, una mujer llamó a la Policía puesto que había dejado estacionada su moto y al ir a ocuparla la misma ya no estaba.
Se trataba de una moto Yasuky, modelo Splash, la que había dejado  estacionada en la esquina de las calles Uruguay y Bortagaray, pero al ir a ocuparla notó que la misma ya no estaba, radicando la denuncia de robo.
Dijo que solamente la dejó estacionada por espacio de una hora. Pero los delincuentes aprovecharon el tiempo y se alzaron con el vehículo.
Mientras tanto, en una vivienda de la calle Arregui al 600, una persona que se ausentó con su hija pequeña por espacio de cinco horas, al regresar a su casa había sido blanco de los delincuentes.
En su ausencia, le robaron dos cámaras fotográficas digitales de importante valor. Luego de hacer la denuncia, un testigo dijo que dos menores estaban rondando por el lugar. Sin embargo, la Policía no pudo dar con los sospechosos.







Recepción de Avisos Clasificados