Ministra de Salud: “El IMAE del Militar funcionará en marzo”

a ministra de Salud, Susana Muñiz, afirmó a El Observador que el polémico IMAE cardiológico del hospital Militar se creará sin importar lo que resuelva el Fondo Nacional de Recursos (FNR), del que depende la aprobación de la cobertura financiera. “Lo importante era conseguir un IMAE público en el área cardiológica. Ese IMAE en marzo va a estar funcionando. Está habilitado, se está instalando”, anunció Muñiz.
Para constituir un IMAE es necesario, según establece la ley, contar con la habilitación del Ministerio de Salud Pública (MSP) y luego con la cobertura financiera del Fondo Nacional de Recursos (FNR). Además de financiar parte de los procedimientos, esto último permite que el servicio se integre a un sistema general y que sea utilizado por cualquier paciente, independientemente de la institución a la que pertenezca.
Sin embargo, Muñiz sostiene que “la decisión del FNR no es tan determinante” en este caso. “En realidad, el presidente está convencido de que (el servicio cardiológico del Militar) debe funcionar como cualquiera de los otros IMAE y nosotros también”, alegó la ministra.
El IMAE del Militar fue habilitado por el MSP mediante una resolución que firmó el presidente José Mujica en diciembre de 2012. Sin embargo, la comisión administradora del FNR no trató el tema en 2013 –lo tuvo en agenda varias veces, pero siempre lo pospuso a pedido de distintos integrantes de la comisión–, y se espera que recién a mediados de febrero se retomen las sesiones ordinarias.
Muñiz insistió que aunque el FNR se pronuncie en contra del proyecto, “la idea es que el IMAE del Militar sea para todo el sistema público” y eso “se puede resolver” sin la cobertura del organismo dependiente del MSP. Para lograrlo ya ha considerado distintas alternativas. “Puede ser a través de un único prestador y convenios entre los distintos prestadores públicos”, indicó, aludiendo a un posible acuerdo entre el Militar y el Hospital de Clínicas, donde ya existe un IMAE cardiológico público pero está subutilizado. “No sé si tiene que ser solamente así, o si además puede vender servicios al sistema privado”, aventuró.
El Militar encargó hace meses la compra de los equipamientos necesarios para instalar un servicio de cirugía cardíaca en el hospital. Las autoridades de ese hospital han dicho que independientemente de lo que resuelva el FNR, allí funcionará ese servicio para los usuarios de Sanidad Militar, que son unos 70 mil.
Muñiz explicó que tal como está planteado, el proyecto del Militar pretende “fortalecer” al Clínicas y su Centro Cardiovascular, pero que “no es sencillo” porque “el Clínicas no cuenta con cierta infraestructura necesaria” para desarrollar la cirugía cardíaca. En ese sentido, la dirección del hospital y la Facultad de Medicina están buscando la forma de que ese servicio, que existe hace 30 años, sea más competitivo (ver recuadro).
La ministra también señaló que el nuevo IMAE formará parte de “un programa de fortalecimiento del eje público” y que, en ese marco, resta definir un mecanismo de “referencia y contrarreferencia” que indique cómo se distribuirán los pacientes entre el Clínicas y el Militar.
Sucursal en vez de IMAE
La postura que expresó Muñiz a El Observador no coincide con la de un grupo de jerarcas y especialistas de ASSE, el Hospital de Clínicas y la Facultad de Medicina.
Fuentes de ese grupo dijeron a El Observador que si bien todavía no hay acuerdo al respecto, lo que prima es la idea de que el servicio de cirugía cardíaca del Militar opere como una “sucursal” del Clínicas, pero que no se constituya como un nuevo IMAE. Esto supone compartir recursos humanos y financieros.
La lógica de sucursales también habilita la posibilidad de que se concrete el proyecto del Hospital de Tacuarembó, que hace años solicitó la habilitación como IMAE cardiológico y si bien no se le ha otorgado, distintos jerarcas del gobierno –entre ellos el presidente Mujica– se han comprometido varias veces a darle el sí.
Además, habilitar al Militar como sucursal y no como IMAE libera de un problema al FNR, ya que en 2003, mediante una resolución, el organismo definió que no es necesario tener más IMAE en Uruguay de ninguna de las especialidades excepto diálisis. Varios técnicos del FNR siguen manteniendo esta postura, y sostienen que si habilitaran el IMAE del Militar, se “abriría el grifo” para otros interesados.
Si este plan alternativo prospera, habrá solo un IMAE cardiológico público con personería jurídica (en el Clínicas), pero la sucursal del Militar podrá recibir pacientes de cualquier institución.
g
La ministra de Salud, Susana Muñiz, afirmó a El Observador que el polémico IMAE cardiológico del hospital Militar se creará sin importar lo que resuelva el Fondo Nacional de Recursos (FNR), del que depende la aprobación de la cobertura financiera. “Lo importante era conseguir un IMAE público en el área cardiológica. Ese IMAE en marzo va a estar funcionando. Está habilitado, se está instalando”, anunció Muñiz.
Para constituir un IMAE es necesario, según establece la ley, contar con la habilitación del Ministerio de Salud Pública (MSP) y luego con la cobertura financiera del Fondo Nacional de Recursos (FNR). Además de financiar parte de los procedimientos, esto último permite que el servicio se integre a un sistema general y que sea utilizado por cualquier paciente, independientemente de la institución a la que pertenezca.
Sin embargo, Muñiz sostiene que “la decisión del FNR no es tan determinante” en este caso. “En realidad, el presidente está convencido de que (el servicio cardiológico del Militar) debe funcionar como cualquiera de los otros IMAE y nosotros también”, alegó la ministra.
El IMAE del Militar fue habilitado por el MSP mediante una resolución que firmó el presidente José Mujica en diciembre de 2012. Sin embargo, la comisión administradora del FNR no trató el tema en 2013 –lo tuvo en agenda varias veces, pero siempre lo pospuso a pedido de distintos integrantes de la comisión–, y se espera que recién a mediados de febrero se retomen las sesiones ordinarias.
Muñiz insistió que aunque el FNR se pronuncie en contra del proyecto, “la idea es que el IMAE del Militar sea para todo el sistema público” y eso “se puede resolver” sin la cobertura del organismo dependiente del MSP. Para lograrlo ya ha considerado distintas alternativas. “Puede ser a través de un único prestador y convenios entre los distintos prestadores públicos”, indicó, aludiendo a un posible acuerdo entre el Militar y el Hospital de Clínicas, donde ya existe un IMAE cardiológico público pero está subutilizado. “No sé si tiene que ser solamente así, o si además puede vender servicios al sistema privado”, aventuró.
El Militar encargó hace meses la compra de los equipamientos necesarios para instalar un servicio de cirugía cardíaca en el hospital. Las autoridades de ese hospital han dicho que independientemente de lo que resuelva el FNR, allí funcionará ese servicio para los usuarios de Sanidad Militar, que son unos 70 mil.
Muñiz explicó que tal como está planteado, el proyecto del Militar pretende “fortalecer” al Clínicas y su Centro Cardiovascular, pero que “no es sencillo” porque “el Clínicas no cuenta con cierta infraestructura necesaria” para desarrollar la cirugía cardíaca. En ese sentido, la dirección del hospital y la Facultad de Medicina están buscando la forma de que ese servicio, que existe hace 30 años, sea más competitivo (ver recuadro).
La ministra también señaló que el nuevo IMAE formará parte de “un programa de fortalecimiento del eje público” y que, en ese marco, resta definir un mecanismo de “referencia y contrarreferencia” que indique cómo se distribuirán los pacientes entre el Clínicas y el Militar.
Sucursal en vez de IMAE
La postura que expresó Muñiz a El Observador no coincide con la de un grupo de jerarcas y especialistas de ASSE, el Hospital de Clínicas y la Facultad de Medicina.
Fuentes de ese grupo dijeron a El Observador que si bien todavía no hay acuerdo al respecto, lo que prima es la idea de que el servicio de cirugía cardíaca del Militar opere como una “sucursal” del Clínicas, pero que no se constituya como un nuevo IMAE. Esto supone compartir recursos humanos y financieros.
La lógica de sucursales también habilita la posibilidad de que se concrete el proyecto del Hospital de Tacuarembó, que hace años solicitó la habilitación como IMAE cardiológico y si bien no se le ha otorgado, distintos jerarcas del gobierno –entre ellos el presidente Mujica– se han comprometido varias veces a darle el sí.
Además, habilitar al Militar como sucursal y no como IMAE libera de un problema al FNR, ya que en 2003, mediante una resolución, el organismo definió que no es necesario tener más IMAE en Uruguay de ninguna de las especialidades excepto diálisis. Varios técnicos del FNR siguen manteniendo esta postura, y sostienen que si habilitaran el IMAE del Militar, se “abriría el grifo” para otros interesados.
Si este plan alternativo prospera, habrá solo un IMAE cardiológico público con personería jurídica (en el Clínicas), pero la sucursal del Militar podrá recibir pacientes de cualquier institución.