Ministro Aguerre destacó cuota concedida por la UE. para carnes de alta calidad

«La forestación, evidentemente compitió por el recurso (ganadero) pero también se están encontrando mecanismos donde el silvopastoreo, recrías especializadas en las zonas no ocupadas por los bosques, nos van demostrando que existen algunos efectos de complementariedad y en algunos casos diría que existen algunos efectos de sinergia», manifestó el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, en el discurso de apertura de las actividades de la muestra del Prado.

«Por ejemplo – prosiguió Aguerre – en materia de producción de miel, -que nadie se acuerda de las abejitas pero exportamos  50 millones de dólares de miel-, la apicultura, que podía sentirse amenazada por la forestación, ha encontrado hoy mecanismos contractuales y de asociación donde, en las áreas donde no hay forestación, se hacen semilleros y en esos semilleros de leguminosas, las abejas cumplen un rol de polinización que se complementa en la época del año con la flor del eucaliptus  y por eso existen estas actividades.

Con la agricultura pasa más o menos lo mismo: la agricultura, para ser sustentable deberá –no en todos lados pero en muchos lugares- incorporar rotaciones con gramíneas de verano. Acabamos de acceder a una cuota de la Unión Europea de carnes de alta calidad para animales de menos de 30 meses de edad que hayan  sido terminados en los últimos 100 días en corrales de engorde.

Veremos cuánto de esa cuota podemos ocupar. La cuota es de 20.000 toneladas y en junio del año que viene será de 45.000. La tienen hoy Estados Unidos, Australia, Canadá, Nueva Zelanda –que no tiene este tipo de producción, por lo tanto no va a competir- y la información que tenemos es que estos países no han cumplido su cuota. Veremos el año que viene y el próximo cuánto de esa cuota puede aprovechar Uruguay.

Pero sin duda alguna que esta es una oportunidad magnífica para potenciar la ganadería pero también para potenciar la agricultura, porque genera una externalidad positiva habilitando un mercado real y concreto para unos cuantos miles de hectáreas de sorgo o de maíz que deberían sembrarse en forma complementaria a lo que se hace hoy para abastecer estos corrales de engorde”.