Mirándolos con lupa

Pese a que algunos ya estamos acostumbrados a verlos de cerca o a sentirlos diariamente, cada vez que hay un accidente de tránsito o un hecho con desenlace fatal que pasa a ser una tragedia que enluta a la sociedad en la que vivimos, nos toma por sorpresa y queremos averiguar todo para saber los detalles y tratar de entender qué fue lo que pasó.
Pero luego, ya con el correr de las horas, vamos despejando la mente y tratando de reflexionar en forma más justiciaequilibrada y menos emocional sobre lo acontecido. Lo cierto, es que el hecho vivido días pasados con el padre del futbolista de la selección uruguaya, Edinson Cavani, a quien todos en Salto conocen por el mote de El Gringo, ha conmovido a todos.
No solo porque se trata del padre de una figura emblemática para Salto y su gente, como otrora lo fue Federico Moreira, hoy lo es Edinson Cavani quien logró superar fronteras y convertirse en un astro valorado en los clubes más codiciados de Europa, pero sobre todo y más allá de la fama, es un salteño de pura cepa que lleva consigo a su tierra dónde vaya, no se deja impresionar por las luces y la parafernalia del viejo continente y siempre está atento con su terruño.
Eso hace que el cariño supere el simple sentido de la admiración hacia un futbolista y la situación vivida días pasados haya impactado en la gente con tal magnitud que todos los periódicos del planeta hablaban del asunto.
Es que en cierta medida, la gente de a pie no espera tal situación de un ídolo, o de su padre, quien además ha cosechado muchas amistades a lo largo de todos estos años en Salto y mantienen el cariño de muchos que habiendo sido niños y hoy ya siendo hombres, recuerdan haber tenido el privilegio de que él haya sido su director técnico.
Aunque las cosas pasan. Una vez, el conductor de un camión paraguayo que estaba haciendo los papeles para poder ingresar a nuestro país en el puente de la represa de Salto Grande, me dijo que “los pies nos llevan al cementerio o a la cárcel” y que por esa razón, “él manejaba con mucho cuidado porque no quería terminar en ninguno de los dos lugares”.
Empero, hay gente que no toma los recaudos suficientes como para evitar que este tipo de cosas pasen y por esa razón fue que lo procesaron con prisión a Luis Cavani, por no haber tomado los recaudos necesarios para evitar el daño que al final cometió, al no estar en condiciones de conducir su vehículo y poder frenar a tiempo, manejando la camioneta de la forma que corresponde.
No obstante, la tribuna pedía a la Justicia que actuara con cristalinidad en este caso y ese fue el peso que sintió sobre sus hombros en cierta medida el juez de la causa. No decimos que haya enviado a Cavani a la cárcel solamente por esa razón, sino que la situación surgía porque entre tanta corrupción e inestabilidad que muchas veces se cargan sobre los poderes políticos, como el Ejecutivo y el Legislativo, el Poder Judicial aparece como la reserva moral de la institucionalidad y cuando actúa de forma equilibrada, objetiva y transparente, es cuando demuestra a los gobernados que aún existen garantías en los poderes públicos y que la gente todavía puede creer en ellos.
Esto es lo que ha provocado que existan cosas como la alarma social o alarma pública, que si bien tiene una mixtura de ingredientes, el principal, es a decir de la jueza penal Graciela Eustachio que la alarma social “se da cuando el hecho provocó indignación o consternación en la gente y da que hablar: prendés la tele y están hablando de eso, vas en el ómnibus y escuchás que la gente lo comenta. Uno lo palpa: el tema está en el tapete”, dijo la magistrada en el marco de una entrevista periodística.
Eustachio destacó a su vez que “no se guía solo por los medios de comunicación masiva sino también por su propia percepción”, en la misma nota periodística donde dijo que no podía definir a ciencia cierta la alarma social. Ese elemento aparece en el Código del Proceso Penal cuando se refiere a los procesamientos sin prisión, justificando los mismos como aquellos que no ameritan delitos de penitenciaría. Aunque sí señala que cuando un delito no lo amerita pero causa alarma social, debe proceder el procesamiento con prisión.
La mayoría de estos casos son los que protagonizan los autores de accidentes de tránsito, quienes por la magnitud del impacto de los sucesos de los cuales participan, generan que la opinión pública tome partido por el asunto y en cierta medida determine sobre los pormenores de los acontecimientos, incidiendo finalmente en la decisión del juez.
Sin embargo, los jueces también dicen que ese juicio social que se produce por parte de la gente, no es condicionante estrictamente del juzgamiento del hecho, aunque puede terminar incidiendo y en ese caso, los implicados deben sufrir las consecuencias, porque terminan siendo procesados porque en cierta medida la sociedad así lo exige.
Cuando gente como Cavani choca a un adolescente, conduciendo una ostentosa camioneta y le provoca la muerte, la población pide justicia, y ya no le interesa quién haya sido el autor del caso. Lo que tampoco quiere decir que si se trata de una persona muy querida, la misma pase a ser odiada o despreciada públicamente, sino que por el contrario y con más razón, debe dar el ejemplo y cumplir a rajatabla las decisiones que adoptan las autoridades, porque de esa forma, señalan el camino para el resto de la gente que los mira con lupa.
Lo que pasó la semana pasada fue una desgracia por donde se la mire, la situación en este caso involucró de forma involuntaria al padre de un célebre jugador de fútbol y reconocido exentrenador salteño, que no estaba en condiciones de manejar un vehículo y provocó por ello una pérdida irreparable.
En Salto hay entre 20 y 25 personas que fallecen todos los años por esa causa, esta vez se llevó una vida joven, quien sin saberlo fue embestido de atrás y no pudo ni siquiera completar el trayecto que lo llevaría hasta su casa. Con todo esto, la pregunta es ¿qué nos deja esta situación? Ojalá que por lo menos sea el hecho de poder pensar, antes de salir a la calle y manejar un vehículo.

Hugo Lemos

 







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...