“Muchos empresarios se resisten a cumplir con los trabajadores”

EL PUEBLO dialogó con el dirigente sindical Gonzalo Acuña para analizar el trabajo realizado el año pasado y lo que se espera para este 2014.
- ¿Qué balance se hace desde el PIT CNT del año que pasó?
- Entendemos que en algunos aspectos fue un año positivo porque hubo una consolidación del movimiento sindical que se desarrolló en diversos planos. Uno de los avances más importantes sin duda fue lo que conjugó la lucha por la ley de responsabilidad penal que esperamos tenga un desenlace positivo porque creemos que el que se apruebe es un tema central para el país. El avance también que hubo a nivel del plan de vivienda sindical, que más allá de algunas cuestiones que enturbiaron un poco las aguas, en realidad hay muchas cooperativas, miles de familias que están siendo favorecidas con este plan y que benefician a los trabajadores que tienen menos ingresos. Obviamente una conjunción de fuerzas con distintas organizaciones sociales que ha permitido la consolidación de un proceso más que importante, y apuntar a lo que se definió en el último congreso del PIT CNT que es la profundización de la democracia y de los cambios que los trabajadores organizados estamos convencidos que tenemos mucho que aportar en ese aspecto.
- ¿Y el balance que se realiza a nivel departamental, donde se ha visto a un PIT CNT bastante movilizado?
- Sin duda que eso se debe al hecho de la existencia de las leyes que han venido amparando a los trabajadores, tanto la ley de libertades sindicales como la de negociación colectiva del sector público y privado, que han habilitado la creación y consolidación de distintos sindicatos. Eso ha sido más que importante.
Sin duda que el conflicto viene de la mano de las condiciones de trabajo que no se cumplen, de aquellos laudos que están por fuera de la ley. De alguna manera el hecho que los trabajadores expresen y reclamen responde al incumplimiento de las patronales del departamento con lo que está vigente. Acá queremos ser bien claros, nuestros reclamos están dentro de la ley, son constitucionales y a su vez tienen un carácter absolutamente legítimo.
Siempre hemos dicho que nos parece que le hace falta un poco de madurez a las patronales departamentales para sentarse a negociar y reconocer que hay laudos con los que se tiene que cumplir, que la gente tiene que trabajar formalizada, aportando al BPS y de esa manera una sociedad que se quiere transformar y desarrollar tiene que moverse. Por eso nos hemos visto ante una situación donde muchos empresarios se resisten a cumplir con los trabajadores de la manera que corresponde, eso implica que las leyes avalen la posibilidad de la organización sindical, y obviamente, cuando hay incumplimiento por parte de las patronales se organizan los sindicatos, la gente se informa, leen sus derechos, los reclaman, eso genera resistencia porque por lo general las patronales no quieren cumplir, no quieren reconocer lo que los trabajadores legítimamente reclaman.
Por eso nuestra preocupación no va en la cantidad de conflictos que hemos tenido sino que va por el lado de que no hay un reconocimiento expreso de las patronales del departamento para llevar adelante con la debida madurez que eso implica, negociaciones correctas que apunten a mejorar las condiciones de trabajo y de organización de los trabajadores, que sin duda aportan para una mejor situación del departamento que hoy es un espejo del país.
- ¿A qué apuesta el PIT CNT en Salto? ¿Al diálogo y a la negociación o al conflicto y a la movilización?
- Sin duda vamos por la vía de la negociación, pero nos parece importante también que las negociaciones estén acompañadas de la movilización. Ese ha sido un parámetro histórico del movimiento sindical uruguayo, el que destacamos y defendemos. Venimos en un proceso muy importante, sobre todo en los últimos años habilitados por la legalidad para poder exigir nuestros derechos, pero lamentablemente a veces no hay negociación si no hay gente en la calle. Las patronales no reconocen debidamente los derechos de los trabajadores y por la vía de los hechos hay que exigir de una manera más contundente lo que está establecido por la ley, porque si no hay reclamo la ley simplemente es letra muerta.
- Estamos en un año electoral, ¿cómo se perfila el trabajo del PIT CNT a nivel nacional?
- Es un año de muchas definiciones. El movimiento sindical uruguayo tiene una definición política que conduce a la profundización democrática de los cambios que apunta a la consolidación del compromiso y la participación social en todos los aspectos de la vida del país. Apuntamos a eso, y está claro que la fuerza política que vaya por ese camino tendrá sin duda la mirada atenta y próspera del movimiento sindical uruguayo. Hay un posicionamiento claro hacia agudizar los cambios que se vienen realizando y para nosotros es importante también remarcar que en este proceso el movimiento sindical va a jugar su rol, va a dar su opinión con la independencia de clase que lo caracteriza, tratando de marcar un rumbo que favorezca a las grandes masas y a la mayoría del Uruguay.
- ¿Y a nivel departamental?
- Este año hemos definido algunas líneas claras de trabajo que apuntan a agudizar el vínculo con la gente. Creemos que vamos yendo en un proceso en alza y que eso ha permitido que tengamos muchos dirigentes de primera línea en lo departamental pero por sobre todas las cosas, eso ha colectivizado el funcionamiento de la organización. En ese sentido apuntamos a desarrollar estrategias que nos vinculen con la población, a compartir nuestra visión que la tenemos en un programa departamental como central de trabajadores, y bueno, tratar de impulsar en conjunto con las organizaciones sociales del departamento cambios positivos para nuestra sociedad en lo local, lo que nos parece es una estrategia importante para generar presión al sistema político departamental para tratar de augurar un departamento que esté a la vanguardia en la industria, en la producción y en el turismo en lo nacional, sobre la base que hay que respetar las condiciones de trabajo de los trabajadores, que es la manera que entendemos que como sociedad podemos seguir avanzando.
- Más allá de la movilización, se ha visto también al PIT CNT sentarse a la mesa del diálogo con las Cámaras empresariales representadas por el Centro Comercial e Industrial de Salto.
- Ese fue otro desafío más que importante. Durante muchos años el PIT CNT no miró más allá de ciertas cuestiones vinculadas estrictamente a las relaciones laborales, nosotros intentamos con el colectivo de todos los sindicatos que nuestro plenario superara esas contradicciones y llevar adelante una estrategia que nos permitiera discutir grandes temas para el departamento como son las esclusas de San Antonio o como por ejemplo son las regalías de Salto Grande, que son cuestiones que definen el futuro inmediato y a largo plazo de nuestro departamento.
En ese sentido también hemos estado preocupados con todo lo que ha sido el tema de la producción de la naranja, que por suerte ha tenido un vuelco favorable en la apertura a determinados mercados internacionales que nos ha tenido como protagonistas. También hemos estado involucrados en la temática del arándano, algo realmente sustantivo, hemos hecho planteos concretos porque no solo hemos ido con reclamos sino que también hemos ido con propuestas.
Hemos planteado a la opinión pública una agenda temática vinculada, por ejemplo, a la baja de los precios, que nos parece que fue un tema que caló hondo en la sociedad, donde ha habido un debate en torno a eso. Y en ese camino entendemos que como trabajadores y como organización crecemos, nos ganamos el respeto y el reconocimiento de la gente. Siempre obviamente dentro de lo que la Constitución y la ley establece, y en ese marco creo que también hay un respeto de la clase antagónica de los trabajadores que en este caso está representada por los empresarios del departamento.
- Lo plantea como si existiera una lucha de clases, como reflejó Marx en sus escritos.
- Estamos convencidos que la lucha de clases existe, y por eso se están daando las movilizaciones que se están dando, por eso los trabajadores nos posicionamos desde un lugar y los patrones se expresan desde el otro. Vamos de camino, porque así está definido por nuestros estatutos del PIT CNT, hacia una sociedad sin explotados ni explotadores, esa es la visión que tenemos a largo plazo como trabajadores, que es el objetivo final que perseguimos.

EL PUEBLO dialogó con el dirigente sindical Gonzalo Acuña para analizar el trabajo realizado el año pasado y lo que se espera para este 2014.

– ¿Qué balance se hace desde el PIT CNT del año que pasó?

– Entendemos que en algunos aspectos fue un año positivo porque hubo una consolidación del movimiento sindical que se desarrolló en diversos planos. Uno de los avances más importantes sin duda fue lo que conjugó la lucha por la ley de responsabilidad penal que esperamos tenga un desenlace positivo porque creemos que el que se apruebe es un tema central para el país. El avance también que hubo a nivel del plan de vivienda sindical, que más allá de algunas cuestiones que enturbiaron un poco las aguas, en realidad hay muchas cooperativas, miles de familias que están siendo favorecidas con este plan y que benefician a los trabajadores que tienen menos ingresos. Obviamente una conjunción de fuerzas con distintas organizaciones sociales que ha permitido la consolidación de un proceso más que importante, y apuntar a lo que se definió en el último congreso del PIT CNT que es la profundización de la democracia y de los cambios que los trabajadores organizados estamos convencidos que tenemos mucho que aportar en ese aspecto.

– ¿Y el balance que se realiza a nivel departamental, donde se ha visto a un PIT CNT bastante movilizado?

– Sin duda que eso se debe al hecho de la existencia de las leyes que han venido amparando a los trabajadores, tanto la ley de libertades sindicales como la de negociación colectiva del sector público y privado, que han habilitado la creación y consolidación de distintos sindicatos. Eso ha sido más que importante.

Sin duda que el conflicto viene de la mano de las condiciones de trabajo que no se cumplen, de aquellos laudos que están por fuera de la ley. De alguna manera el hecho que los trabajadores expresen y reclamen responde al incumplimiento de las patronales del departamento con lo que está vigente. Acá queremos ser bien claros, nuestros reclamos están dentro de la ley, son constitucionales y a su vez tienen un carácter absolutamente legítimo.

Siempre hemos dicho que nos parece que le hace falta un poco de madurez a las patronales departamentales para sentarse a negociar y reconocer que hay laudos con los que se tiene que cumplir, que la gente tiene que trabajar formalizada, aportando al BPS y de esa manera una sociedad que se quiere transformar y desarrollar tiene que moverse. Por eso nos hemos visto ante una situación donde muchos empresarios se resisten a cumplir con los trabajadores de la manera que corresponde, eso implica que las leyes avalen la posibilidad de la organización sindical, y obviamente, cuando hay incumplimiento por parte de las patronales se organizan los sindicatos, la gente se informa, leen sus derechos, los reclaman, eso genera resistencia porque por lo general las patronales no quieren cumplir, no quieren reconocer lo que los trabajadores legítimamente reclaman.

Por eso nuestra preocupación no va en la cantidad de conflictos que hemos tenido sino que va por el lado de que no hay un reconocimiento expreso de las patronales del departamento para llevar adelante con la debida madurez que eso implica, negociaciones correctas que apunten a mejorar las condiciones de trabajo y de organización de los trabajadores, que sin duda aportan para una mejor situación del departamento que hoy es un espejo del país.

– ¿A qué apuesta el PIT CNT en Salto? ¿Al diálogo y a la negociación o al conflicto y a la movilización?

– Sin duda vamos por la vía de la negociación, pero nos parece importante también que las negociaciones estén acompañadas de la movilización. Ese ha sido un parámetro histórico del movimiento sindical uruguayo, el que destacamos y defendemos. Venimos en un proceso muy importante, sobre todo en los últimos años habilitados por la legalidad para poder exigir nuestros derechos, pero lamentablemente a veces no hay negociación si no hay gente en la calle. Las patronales no reconocen debidamente los derechos de los trabajadores y por la vía de los hechos hay que exigir de una manera más contundente lo que está establecido por la ley, porque si no hay reclamo la ley simplemente es letra muerta.

– Estamos en un año electoral, ¿cómo se perfila el trabajo del PIT CNT a nivel nacional?

– Es un año de muchas definiciones. El movimiento sindical uruguayo tiene una definición política que conduce a la profundización democrática de los cambios que apunta a la consolidación del compromiso y la participación social en todos los aspectos de la vida del país. Apuntamos a eso, y está claro que la fuerza política que vaya por ese camino tendrá sin duda la mirada atenta y próspera del movimiento sindical uruguayo. Hay un posicionamiento claro hacia agudizar los cambios que se vienen realizando y para nosotros es importante también remarcar que en este proceso el movimiento sindical va a jugar su rol, va a dar su opinión con la independencia de clase que lo caracteriza, tratando de marcar un rumbo que favorezca a las grandes masas y a la mayoría del Uruguay.

– ¿Y a nivel departamental?

– Este año hemos definido algunas líneas claras de trabajo que apuntan a agudizar el vínculo con la gente. Creemos que vamos yendo en un proceso en alza y que eso ha permitido que tengamos muchos dirigentes de primera línea en lo departamental pero por sobre todas las cosas, eso ha colectivizado el funcionamiento de la organización. En ese sentido apuntamos a desarrollar estrategias que nos vinculen con la población, a compartir nuestra visión que la tenemos en un programa departamental como central de trabajadores, y bueno, tratar de impulsar en conjunto con las organizaciones sociales del departamento cambios positivos para nuestra sociedad en lo local, lo que nos parece es una estrategia importante para generar presión al sistema político departamental para tratar de augurar un departamento que esté a la vanguardia en la industria, en la producción y en el turismo en lo nacional, sobre la base que hay que respetar las condiciones de trabajo de los trabajadores, que es la manera que entendemos que como sociedad podemos seguir avanzando.

– Más allá de la movilización, se ha visto también al PIT CNT sentarse a la mesa del diálogo con las Cámaras empresariales representadas por el Centro Comercial e Industrial de Salto.

– Ese fue otro desafío más que importante. Durante muchos años el PIT CNT no miró más allá de ciertas cuestiones vinculadas estrictamente a las relaciones laborales, nosotros intentamos con el colectivo de todos los sindicatos que nuestro plenario superara esas contradicciones y llevar adelante una estrategia que nos permitiera discutir grandes temas para el departamento como son las esclusas de San Antonio o como por ejemplo son las regalías de Salto Grande, que son cuestiones que definen el futuro inmediato y a largo plazo de nuestro departamento.

En ese sentido también hemos estado preocupados con todo lo que ha sido el tema de la producción de la naranja, que por suerte ha tenido un vuelco favorable en la apertura a determinados mercados internacionales que nos ha tenido como protagonistas. También hemos estado involucrados en la temática del arándano, algo realmente sustantivo, hemos hecho planteos concretos porque no solo hemos ido con reclamos sino que también hemos ido con propuestas.

Hemos planteado a la opinión pública una agenda temática vinculada, por ejemplo, a la baja de los precios, que nos parece que fue un tema que caló hondo en la sociedad, donde ha habido un debate en torno a eso. Y en ese camino entendemos que como trabajadores y como organización crecemos, nos ganamos el respeto y el reconocimiento de la gente. Siempre obviamente dentro de lo que la Constitución y la ley establece, y en ese marco creo que también hay un respeto de la clase antagónica de los trabajadores que en este caso está representada por los empresarios del departamento.

– Lo plantea como si existiera una lucha de clases, como reflejó Marx en sus escritos.

– Estamos convencidos que la lucha de clases existe, y por eso se están daando las movilizaciones que se están dando, por eso los trabajadores nos posicionamos desde un lugar y los patrones se expresan desde el otro. Vamos de camino, porque así está definido por nuestros estatutos del PIT CNT, hacia una sociedad sin explotados ni explotadores, esa es la visión que tenemos a largo plazo como trabajadores, que es el objetivo final que perseguimos.