Muestra de íconos rusos en el Centro Cultural Eslavo de Salto en el Museo de Bellas Artes hoy

l Centro Cultural Eslavo de Salto invita para asistir hoy sábado 1ro. a la hora 20.00 a la presentación de los Íconos Ortodoxos Rusos (pinturas) y fotografías de los Lugares Sagrados de Rusia en el Museo de Bellas Artes, Palacio Gallino.
Los íconos son obra de la artista plástica rusa Marina Martirosova.
Las fotografías son del fotógrafo Vladimir Khodakov.
La muestra de los Íconos Ortodoxos Rusos tiene un enfoque contemporáneo, basada en las obras de la pintora rusa que vive en Uruguay, Mapnha Mapthpocova y las fotografías del colaborador del Servicio de Prensa del Patriarcado de Moscú y de toda Rusia, Brarhmhp Korakov, que hicieron posible traerle al público uruguayo el arte más antiguo de Rusia.
Aunque el fenómeno de los íconos pintados también existe en el catolicismo, es mucho más típico en todas las iglesias ortodoxas, incluida la rusa.
Sin íconos no se puede imaginar ni un templo ortodoxo ni tampoco la casa de ningún creyente.
La diferencia principal entre los íconos y la pintura de temática religiosa – que también existe en la cultura ortodoxa – es que el ícono – aún siendo una obra de arte, es un objeto sagrado, tiene una fuerza particular y dedicada sobre todo para la oración, no para la simple contemplación.
El rasgo característico de este arte es el simbolismo.
Todo en la pintura tiene algún sentido, como por ejemplo la posición de las manos de Cristo o de los santos.
También los colores tienen un fuerte simbolismo.
El dorado es el color de Dios y su luz; el rojo es el color del amor y la vida, pero al mismo tiempo es el color de la sangre y el sufrimiento.
Por eso los mártires son representados con ropajes de color rojo.
El blanco es el color de la pureza divina y la santidad.
El azul es el color del cielo y del otro mundo.
El verde es el color de la naturaleza y la juventud y se usa a menudo en los íconos dedicados a la Navidad.
Antiguamente este idioma de los símbolos era fácilmente comprensible para todos, pero ahora la mayoría de la gente no sabe interpretarlo.
El arte de los íconos llegó a Rusia junto con el mismo cristianismo, es decir, hace más de mil años.
Sin embargo, al principio todos los pintores eran griegos procedentes del Imperio Bizancio.
Los primeros iconógrafos rusos aparecen en el Siglo XII.
Pero el florecimiento del arte de los íconos en Rusia llegó a fines del Siglo XIV y comienzos del siglo XV, cuando los más famosos pintores de la Rusia Antigua crearon sus obras maestras.
El Centro Cultural Eslavo de Salto invita para asistir hoy sábado 1ro. a la hora 20.00 a la presentación de los Íconos Ortodoxos Rusos (pinturas) y fotografías de los Lugares Sagrados de Rusia en el Museo de Bellas Artes, Palacio Gallino. iconos rusos foto
Los íconos son obra de la artista plástica rusa Marina Martirosova.
Las fotografías son del fotógrafo Vladimir Khodakov.
La muestra de los Íconos Ortodoxos Rusos tiene un enfoque contemporáneo, basada en las obras de la pintora rusa que vive en Uruguay, Mapnha Mapthpocova y las fotografías del colaborador del Servicio de Prensa del Patriarcado de Moscú y de toda Rusia, Brarhmhp Korakov, que hicieron posible traerle al público uruguayo el arte más antiguo de Rusia.
Aunque el fenómeno de los íconos pintados también existe en el catolicismo, es mucho más típico en todas las iglesias ortodoxas, incluida la rusa.
Sin íconos no se puede imaginar ni un templo ortodoxo ni tampoco la casa de ningún creyente.
La diferencia principal entre los íconos y la pintura de temática religiosa – que también existe en la cultura ortodoxa – es que el ícono – aún siendo una obra de arte, es un objeto sagrado, tiene una fuerza particular y dedicada sobre todo para la oración, no para la simple contemplación.
El rasgo característico de este arte es el simbolismo.
Todo en la pintura tiene algún sentido, como por ejemplo la posición de las manos de Cristo o de los santos.
También los colores tienen un fuerte simbolismo.
El dorado es el color de Dios y su luz; el rojo es el color del amor y la vida, pero al mismo tiempo es el color de la sangre y el sufrimiento.
Por eso los mártires son representados con ropajes de color rojo.
El blanco es el color de la pureza divina y la santidad.
El azul es el color del cielo y del otro mundo.
El verde es el color de la naturaleza y la juventud y se usa a menudo en los íconos dedicados a la Navidad.
Antiguamente este idioma de los símbolos era fácilmente comprensible para todos, pero ahora la mayoría de la gente no sabe interpretarlo.
El arte de los íconos llegó a Rusia junto con el mismo cristianismo, es decir, hace más de mil años.
Sin embargo, al principio todos los pintores eran griegos procedentes del Imperio Bizancio.
Los primeros iconógrafos rusos aparecen en el Siglo XII.
Pero el florecimiento del arte de los íconos en Rusia llegó a fines del Siglo XIV y comienzos del siglo XV, cuando los más famosos pintores de la Rusia Antigua crearon sus obras maestras.