Mujica criticó a Brasil y Argentina por su falta de apoyo a la integración

Ll presidente Mujica criticó la actitud de Argentina en cuanto a la integración regional y la acusó de no acompañar el liderazgo brasileño. Dilma Rousseff le recomendó que tuviera “paciencia estratégica” con Argentina.
A una semana de dejar su cargo, el presidente José Mujica cuestionó la falta de integración regional: “Seguimos metidos en “el proyecto nacional”. En los países determinantes de América Latina, Brasil, Argentina, México, los dirigentes hablan y asumen un discurso integracionista, pero desde el punto de vista práctico, están metidos hasta las orejas en las contradicciones del Estado nacional. Hacia afuera, hacia los otros países de la región, se conducen según sus tensiones internas… Estamos lejos de tener una política de construcción”, dijo en una entrevista realizada al diario Perfil.
“Hace pocos días estuve en un acto del Partido de los Trabajadores brasilero, donde estaban nada menos que la presidenta Dilma Rousseff y Lula… Escuché atentamente todos los discursos, y en ningún momento hablaron de la integración. Y no lo hacen por maldad; son de lo mejor. Cada vez que tenemos un problema con Brasil, hablamos y negociamos y lo solucionamos, pero la política interna y los problemas de Brasil les imponen la agenda… Y entonces, ¿qué estamos haciendo? Creamos organismos, nuevas instituciones, Mercosur, Unasur”, agregó.

El presidente Mujica criticó la actitud de Argentina en cuanto a la integración regional y la acusó de no acompañar el liderazgo brasileño. Dilma Rousseff le recomendó que tuviera “paciencia estratégica” con Argentina.

A una semana de dejar su cargo, el presidente José Mujica cuestionó la falta de integración regional: “Seguimos metidos en “el proyecto nacional”. En los países determinantes de América Latina, Brasil, Argentina, México, los dirigentes hablan y asumen un discurso integracionista, pero desde el punto de vista práctico, están metidos hasta las orejas en las contradicciones del Estado nacional. Hacia afuera, hacia los otros países de la región, se conducen según sus tensiones internas… Estamos lejos de tener una política de construcción”, dijo en una entrevista realizada al diario Perfil.

“Hace pocos días estuve en un acto del Partido de los Trabajadores brasilero, donde estaban nada menos que la presidenta Dilma Rousseff y Lula… Escuché atentamente todos los discursos, y en ningún momento hablaron de la integración. Y no lo hacen por maldad; son de lo mejor. Cada vez que tenemos un problema con Brasil, hablamos y negociamos y lo solucionamos, pero la política interna y los problemas de Brasil les imponen la agenda… Y entonces, ¿qué estamos haciendo? Creamos organismos, nuevas instituciones, Mercosur, Unasur”, agregó.