Muñoz descarta idea de Vázquez de subsidiar acceso a colegios privados

María Julia Muñoz estuvo al frente del Ministerio de Salud Pública cuando el gobierno de Tabaré Vázquez impulsó la reforma en el sistema de salud. En su nuevo mandato, Vázquez la eligió para ocupar la titularidad de Educación, en un momento en el que los resultados están muy por debajo de lo esperado y la relación con los sindicatos de la enseñanza es tirante. La futura ministra confía en su experiencia y espera no tener grandes “batallas”. Este es un resumen de la entrevista que mantuvo con Mariano López en El Observador TV.
El día en que llegó el ofrecimiento de Tabaré Vázquez, ¿se sorprendió?
En realidad sí, pero si el presidente entiende que puedo cumplir esa función vamos a tratar de hacerlo de la mejor manera. No la veía venir, pero vino.
¿Qué diferencias hay entre esta responsabilidad y las que tuvo antes en la Intendencia de Montevideo o el Ministerio de Salud?
Las iremos viendo. En todas se trata de administrar recursos. Experiencia en eso tengo, y en este caso, el recurso más preciado es el humano que es el que más debemos cuidar, porque han sucedido hechos desgraciados que esperemos no se repitan. Prestigiar la tarea y el rol del docente hace que los jóvenes quieran ser profesores. Hay carencias de docentes en muchas materias, hay jóvenes que no optan por esto.
¿Usted es a Tabaré Vázquez lo que Eduardo Bonomi a José Mujica? En momentos en que la educación es criticada la elige a usted, y lo mismo sucedió cuando la eligió como ministra de Salud para hacer la reforma.
Y la hicimos. Yo tengo muchos años y por lo tanto experiencia. En educación hay que hacer mucho, no hay duda, pero estamos bien acompañados. Poco a poco. No vamos a hacer milagros ni tenemos una fórmula mágica, pero hay que hacer participar a todos. Ya tuvimos reunión con los designados, vamos a tener otra con Primaria y UTU y luego un consultivo con los gremios para construir la hoja de ruta para el quinquenio.
¿Le hará frente a los sindicatos?
Yo no pretendo hacer frente a nadie ni que me hagan frente a mí. Los roles que nos tocan ahora son distintos. El sindicato va a reivindicar salarios y nosotros apoyamos esa reivindicación hasta que el Ejecutivo entienda que puede. En algunas situaciones tendremos que marcar diferencias, pero no me planteo que existan grandes conflictos.
¿Cree que tienen demasiado poder en la enseñanza?
No. Los sindicatos nunca hacen que los trabajos de un gobierno sean buenos o malos. Siempre apoyan a que se solucionen problemas. No creo que los problemas de la enseñanza sean causados por los sindicatos.
¿No hay demasiados paros en la educación pública?
Eso es otra cosa. Yo creo que sí, hay demasiados paros y muchas veces no debe ser el paro la primera medida, pero el reclamo que se hace es justo.
Ya algunos sindicalistas salieron al cruce de algunas declaraciones suyas.
Yo no voy a hacer juicios de valor. Todavía no hemos tenido reuniones de trabajo así que esos comentarios los dejaría en reposo.
Las cifras de repetición en los liceos son preocupantes. ¿Qué van a hacer para cambiar esto?
Sí, exacto. Lo que se va a hacer es trabajar en conjunto con otras instituciones. Hay dos tipos de problemas. En el ausentismo muchas veces el problema está en la familia; hay que detectarlo precozmente y trabajar con el Ministerio de Desarrollo Social para ver por qué no concurren a la escuela.  El otro es el tema del tiempo en el que incorporan los conocimientos. Partimos de la base de que todos podemos aprender, pero tenemos ritmos y tiempos diferentes y eso en primer año escolar y primer ciclo de Secundaria hay que detectarlo y ayudar al estudiante. Si tiene problemas de aprendizaje, hay que apoyarlo con maestros que van al hogar, maestros Ceibal, comunitarios. Eso es apoyo, y no que pase sin saber leer. A mí, cuando se me plantea la enseñanza como una penitencia, tiendo a ver si se encuentra otro camino, que uno no se sienta penalizado por no aprender en los mismos tiempos que otro.
¿Es partidaria de ir tendiendo a eliminar la repetición?
Sí. Sobre todo a los 6 años un niño nunca se puede sentir repetidor. Alguna destreza siempre va a tener. Todos podemos aprender cosas distintas.
Usted cree que deben ganar más los docentes que trabajen en zonas de alta complejidad y además dar estímulos por presentismo, según dijo en El País. ¿Eso se va a hacer?
Esto se dialoga para el presupuesto y comienza para 2016, no estamos hablando de mañana ni del 2 de marzo. En una zona compleja el maestro tiene una carga emocional impresionante, con familias diversas, niños con muchas vulnerabilidades y debe apoyar. Para eso tiene que estar bien pago, querer ir a esa zona. Y allí es donde hay que apoyar porque la sociedad debe ir a la equidad.
¿Vázquez le dijo que su área es prioridad?
Me dijo que tenía que cumplir con lo que dijo en la campaña. Hay que hacer cambios en profundidad.
¿En qué va a quedar la idea de los voucher educativos que Tabaré Vázquez impuso en la campaña ?
No vemos ahora necesidad de aplicación para nada.
Él lo mostró como un premio para que el buen estudiante de educación pública pase a la privada.
Nosotros queremos que el mayor premio para un uruguayo sea la educación pública. No está en el programa del Frente ni nos planteó que lo debíamos llevar adelante tampoco.

María Julia Muñoz estuvo al frente del Ministerio de Salud Pública cuando el gobierno de Tabaré Vázquez impulsó la reforma en el sistema de salud. En su nuevo mandato, Vázquez la eligió para ocupar la titularidad de Educación, en un momento en el que los resultados están muy por debajo de lo esperado y la relación con los sindicatos de la enseñanza es tirante. La futura ministra confía en su experiencia y espera no tener grandes “batallas”. Este es un resumen de la entrevista que mantuvo con Mariano López en El Observador TV.

El día en que llegó el ofrecimiento de Tabaré Vázquez, ¿se sorprendió?

En realidad sí, pero si el presidente entiende que puedo cumplir esa función vamos a tratar de hacerlo de la mejor manera. No la veía venir, pero vino.

¿Qué diferencias hay entre esta responsabilidad y las que tuvo antes en la Intendencia de Montevideo o el Ministerio de Salud?

Las iremos viendo. En todas se trata de administrar recursos. Experiencia en eso tengo, y en este caso, el recurso más preciado es el humano que es el que más debemos cuidar, porque han sucedido hechos desgraciados que esperemos no se repitan. Prestigiar la tarea y el rol del docente hace que los jóvenes quieran ser profesores. Hay carencias de docentes en muchas materias, hay jóvenes que no optan por esto.

¿Usted es a Tabaré Vázquez lo que Eduardo Bonomi a José Mujica? En momentos en que la educación es criticada la elige a usted, y lo mismo sucedió cuando la eligió como ministra de Salud para hacer la reforma.

Y la hicimos. Yo tengo muchos años y por lo tanto experiencia. En educación hay que hacer mucho, no hay duda, pero estamos bien acompañados. Poco a poco. No vamos a hacer milagros ni tenemos una fórmula mágica, pero hay que hacer participar a todos. Ya tuvimos reunión con los designados, vamos a tener otra con Primaria y UTU y luego un consultivo con los gremios para construir la hoja de ruta para el quinquenio.

¿Le hará frente a los sindicatos?

Yo no pretendo hacer frente a nadie ni que me hagan frente a mí. Los roles que nos tocan ahora son distintos. El sindicato va a reivindicar salarios y nosotros apoyamos esa reivindicación hasta que el Ejecutivo entienda que puede. En algunas situaciones tendremos que marcar diferencias, pero no me planteo que existan grandes conflictos.

¿Cree que tienen demasiado poder en la enseñanza?

No. Los sindicatos nunca hacen que los trabajos de un gobierno sean buenos o malos. Siempre apoyan a que se solucionen problemas. No creo que los problemas de la enseñanza sean causados por los sindicatos.

¿No hay demasiados paros en la educación pública?

Eso es otra cosa. Yo creo que sí, hay demasiados paros y muchas veces no debe ser el paro la primera medida, pero el reclamo que se hace es justo.

Ya algunos sindicalistas salieron al cruce de algunas declaraciones suyas.

Yo no voy a hacer juicios de valor. Todavía no hemos tenido reuniones de trabajo así que esos comentarios los dejaría en reposo.

Las cifras de repetición en los liceos son preocupantes. ¿Qué van a hacer para cambiar esto?

Sí, exacto. Lo que se va a hacer es trabajar en conjunto con otras instituciones. Hay dos tipos de problemas. En el ausentismo muchas veces el problema está en la familia; hay que detectarlo precozmente y trabajar con el Ministerio de Desarrollo Social para ver por qué no concurren a la escuela.  El otro es el tema del tiempo en el que incorporan los conocimientos. Partimos de la base de que todos podemos aprender, pero tenemos ritmos y tiempos diferentes y eso en primer año escolar y primer ciclo de Secundaria hay que detectarlo y ayudar al estudiante. Si tiene problemas de aprendizaje, hay que apoyarlo con maestros que van al hogar, maestros Ceibal, comunitarios. Eso es apoyo, y no que pase sin saber leer. A mí, cuando se me plantea la enseñanza como una penitencia, tiendo a ver si se encuentra otro camino, que uno no se sienta penalizado por no aprender en los mismos tiempos que otro.

¿Es partidaria de ir tendiendo a eliminar la repetición?

Sí. Sobre todo a los 6 años un niño nunca se puede sentir repetidor. Alguna destreza siempre va a tener. Todos podemos aprender cosas distintas.

Usted cree que deben ganar más los docentes que trabajen en zonas de alta complejidad y además dar estímulos por presentismo, según dijo en El País. ¿Eso se va a hacer?

Esto se dialoga para el presupuesto y comienza para 2016, no estamos hablando de mañana ni del 2 de marzo. En una zona compleja el maestro tiene una carga emocional impresionante, con familias diversas, niños con muchas vulnerabilidades y debe apoyar. Para eso tiene que estar bien pago, querer ir a esa zona. Y allí es donde hay que apoyar porque la sociedad debe ir a la equidad.

¿Vázquez le dijo que su área es prioridad?

Me dijo que tenía que cumplir con lo que dijo en la campaña. Hay que hacer cambios en profundidad.

¿En qué va a quedar la idea de los voucher educativos que Tabaré Vázquez impuso en la campaña ?

No vemos ahora necesidad de aplicación para nada.

Él lo mostró como un premio para que el buen estudiante de educación pública pase a la privada.

Nosotros queremos que el mayor premio para un uruguayo sea la educación pública. No está en el programa del Frente ni nos planteó que lo debíamos llevar adelante tampoco.