Nin Novoa: Ayuda a liberados de Guantánamo está sujeta a la firma de un convenio

También se evalúa la cantidad de parientes que los exreclusos quieren traer a Uruguay y en función de eso se les conseguirán viviendas. El canciller Rodolfo Nin Novoa expresó que la ayuda a los refugiados de Guantánamo está sujeta a que decidan firmar un convenio en el que se comprometen a cuidar de su salud y a aprender español. Sin embargo, señaló que hasta el momento no lo han firmado porque hubo una confusión en cuanto a los plazos. “Creían que el convenio era por tres años y es por uno”, expresó el ministro de Relaciones Exteriores en conferencia de prensa luego del Consejo de Ministros. “Queremos darles la tranquilidad de que cuando se acerque la finalización del convenio, seguiremos trabajando para no dejarlos a la deriva”, agregó. En caso de que los liberados insistan en no firmar el convenio, el gobierno intentará persuadirlos. Sin embargo, los refugiados aseguran que no firmaron el acuerdo debido a que establece condiciones diferentes de las que se les prometieron. “Sedhu es la organización que estuvo ayudándonos con dinero, pero ahora nos cortaron esa ayuda porque nos negamos a firmar los papeles que nos trajeron, porque las condiciones que allí se plantean son diferentes de las que acordamos de palabra con el ministro de Relaciones Exteriores”, expresa una carta escrita por los liberados de Guantánamo y que colgaron en su blog. Allí agregan que el ministro les prometió que sus gastos estarían cubiertos por tres años. “La situación ahora es que no tenemos ningún tipo de ayuda”, describe. El Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana (Sedhu) se encuentra trabajando con ellos para elaborar una carta formal que le harán llegar esta tarde a la embajada de Estados Unidos, en donde detallarán cada uno de sus reclamos. Con respecto a la llegada de sus familias, el canciller señaló que están a la espera de que los liberados definan qué cantidad de parientes quieren traer a Uruguay. En función de ese número se conseguirán las viviendas para alojarlos. Cuatro de los seis liberados de Guantánamo se encuentran desde el viernes por la noche protestando frente a la embajada estadounidense. “Queremos que ellos -EEUU- y el resto del mundo escuche nuestras voces. Es una situación que no quisimos ni buscamos, pero desafortunadamente nos vimos forzados a hacerlo. Ellos no pueden delegar sus errores en otros, deberían ayudarnos con viviendas y soporte financiero. No pedimos nada que les sea imposible, ya que nos detuvieron erróneamente por 13 años, ahora deberían ayudarnos a salir adelante durante algunos años”, comenta la carta de los refugiados. En el texto aseguran que quieren trabajar y vivir en Uruguay. Sin embargo, aseguran que el proceso de adaptación lleva tiempo. “Nuestro primer objetivo es aprender español”, sostienen.
Sobre el TISA
Durante la conferencia de prensa, el canciller también dijo que Uruguay sigue analizando su posible participación en el TISA. Todavía “no se ha acordado absolutamente nada”, expresó. De todos modos, dejó en claro que el acuerdo, en caso de implementarse, tiene intereses “ofensivos y defensivos” y que el TISA “no obliga a privatizar ningún servicio”. “La importancia de estar es sobre todo para compensar el costo, que es muy alto, de no estar”, puntualizó.
Este miércoles se reunirán varios ministros para continuar analizando el caso y el próximo lunes harán un informe preliminar.







Recepción de Avisos Clasificados