“Ningún equipo me llamó la atención; nos falta ganarle a un equipo grande”

Ruben Bidondo, el DT de Progreso, con todas las cartas sobre la mesa

-Bien, esto que pasa con vos.
“¿A qué nivel?”
-Porque te planteas evolucionar, pero además tu equipo gana. Acompasa el tiempo que seguramente pretende, el hecho mismo de vencer ¿O no?
“Y sí. Claro. El resultado a favor, el mejoramiento en la tabla, dejan señales. Me pasó en lo reciente, porque lo tenía decidido: si no le ganábamos a Chaná, me iba”.
-Ganaron y la seguís.
“El hecho es que la mayoría de los equipos son inestables. Por eso, soy de los que digo que hasta ahora, ningún equipo me llamó la atención, más allá de lo de Nacional”.
-¿Nacional qué supone?
“Tiene un técnico que sabe lo que quiere y que ya viene del año pasado. Tiene orden y tiene gol. Por eso Nacional termina manejándose siempre sobre la base de la regularidad”.
-¿Es el mejor de todos?
“Ah….creo que sí. La tabla además lo dice. Y es de los que no tiene carencia de gol”.
-Tu Progreso la tiene.
“Nos cuesta el gol. Nos cuesta un montón. Vamos haciendo lo que vamos pudiendo. Pero a nosotros, como equipo menor, también tenemos que estar mirando otros factores que otros de repente no padecen. Hay cuestiones personales, limitaciones, problemas que se acumulan. No es solo lo que pasa dentro de una cancha y los domingos, ¿me explico?”.
-El cuesta arriba es permanente.
“No se si es permanente. Pero es más duro el camino, son otras las dificultades”.
-Pero esas tres victorias consecutivas, algo dicen. Marcan un tiempo.
“Nos falta ganarle a un equipo grande. Por ejemplo, en la primera rueda no lo hicimos. Empatamos frente a Salto Uruguay y pudimos nosotros terminar con los tres puntos a favor”.
-¡No siempre se puede!
“El hecho es que a veces, fuimos cayendo en inocencia. En actitudes inocentes”.
-¿A dónde apuntas?
“Hay momentos en que necesitas cerrar un partido o generar situaciones que juegan a favor del resultado. Esa es una deuda pendiente. La de ganarle a un equipo grande, a los de arriba”.
LA SEXTA BANDA
Eso de los números. Eso de la tabla.
No se trata de apelar a la lupa para descubrir a Progreso. En la sexta colocación.
Trepó de a poco.
Fue estableciendo la verdad de su reacción.
En EL PUEBLO, el DT no oculta el imperio de esta convicción que sustenta. Aunque claramente, RUBEN BIDONDO (36 años), no es tampoco de los que se recuesta al conformismo.
Por eso la memoria se lo dicta: en la primera rueda “no le ganamos a ningún grande”.
Pero íntimamente va trasluciendo un orgullo, por esta banda del sueño abierto.
-No hay receta mágica. ¿De acuerdo?
“No la hay. Lo primero es el grupo humano. Ese grupo debe funcionar bien”.
-Le acreditas una importancia capital.
“Porque en Progreso, esto no es por plata. Es el afecto por la camiseta, es el compromiso. Tenemos unos diez jugadores con alguna experiencia. Todos los restantes son juveniles. Cuando jugamos frente a Tigre, la mayoría de los suplentes con 19 años”.
-Coincidís que frente a Nacional no es un partido más.
“Es un partido más que especial para nosotros. Es lo que señalaba respecto a que no le hemos podido ganar a un equipo grande. Es el rival que nos toca”.
-Le pones acento a ese tema.
“Porque ganarle a determinados equipos, es una manera de crecer y también de creer”.
-Supongamos que Progreso empata frente a Nacional.
“No es un mal resultado. Así como está planteado el formato del torneo, la clave es no perder. Pero ojo, que nosotros no vamos a salir a buscar un empate”.
-¿Atreverse para ganar?
“Ese es el fin. Uno siempre quiere lo mejor y lo mejor es ganar, pero también la tabla nos marca una realidad. Jugar frente a Nacional y a partir de como ellos vienen, nos da la medida de lo que vamos siendo. En Salto hay equipos que trascienden más que otros y no estoy diciendo algo que no se sepa. Nacional tiene una imagen y una propuesta de fútbol que le vale esta ubicación. No es un partido más. Es un partido especial. Y nosotros lo sabemos”
La banda de Ruben. El envión en la tabla.
La saludable elocuencia de buscar, de persistir, de querer. No va arriando banderas.
Todo lo contrario: las despliega.
Por la ruta de los sueños.
Sextos en la tabla. Progreso después de todo, va calibrando su propio derecho.
Lo tiene.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-