“No fui ni nunca voy a ser bocón, pero tengo claro que pra seguir adelante en el boxeo a esta pelea la tengo que ganar por KO”

Para los amantes del boxeo y todos los salteños fue una emoción muy grande ver a nuestro Rafael Sosa Pintos enfrentarse en México y para la televisión mundial por FOX
pelear contra el mexicano Bruno “El Tiburón” Sandoval, un boxeador en ascenso con gran potencia en sus puños ya que tiene a su favor el 90% de sus peleas ganadas antes de lo pactado.
-¿Fuiste preparado a México?
“Fuimos a México y sabíamos de antemano que teníamos enfrente a un rival duro, basta tan solo con meterse en Internet y saber quien era el que debíamos enfrentar y que era un atleta temible, lo hablamos antes con Federico Giovanoni y también con los que siempre están a mi lado y fuimos. Yo no peleé nunca con rivales fáciles, más aún no me lo permiten las reglamentaciones, éste mexicano fue uno más y me ganó. Todos lo vieron por Fox, el mundo lo vio y sintieron los comentarios de los periodistas sobre la pelea que dí, entonces como siempre llego a Salto con la frente en alta a pesar de haber perdido por puntos. Me olvidé de que estaba solo, que no tenía a nadie de los míos en el rincón, que calenté mal por el tiempo antes de subir, pero… eso forma parte de una queja o excusa y yo no las doy”.
-¿Y por qué esta pelea ahora?
“Lo cierto es que ahora tenemos que arrancar de nuevo, no puedo pelear por el título porque perdí y necesito ganar para poner en juego el cinturón de la Fedecentro de Asociación  Mundial de Boxeo y es el tiempo de volver a arrancar peleándolo a este argentino que viene a ganar y yo tengo que ganar para no perder el título ¿está claro?.
-¿Y quién es el argentino?
“Se llama Walter Acuña, tiene una gran experiencia y peleó con todos los campeones latinos, por ejemplo Billy Godoy y Guido Pito”.
-Viendo la pelea del otro día, surge una pregunta ¿Qué hubiera pasado con vos entrenando en otro país?
“Y qué sé yo no sé. Pero no me arrepiento de nada, a mí me va quedando amigos por todos lados: gente que me banco siempre, mi casa terminada, el gimnasio con una buena cantidad de alumnos, un trabajo seguro. Supe cuidarme y cuidar los pesos. Digo sí que nunca subí regalado a un cuadrilátero, por eso la gente me acompaña. Sabe que hablo poco y nunca porque si. No soy ni mejor que nadie y eso a la gente que sabe de boxeo le gusta, no fui ni nunca voy a ser bocón, pero tengo claro que para seguir adelante en el boxeo y marcar la diferencia a esta pelea la tengo que ganar por KO”.
-¿Es cierto que después de la pelea en México ya te invitaron a volver?
“Yo no había llegado y ya el “Fede” (Giovanoni) había recibido propuestas para pelear en dos o tres lugares en el mundo. Pero entendimos hacer esta pelea y ganarla para después poner en juego el cinturón de la Asociación Mundial y asegurarlo”.
La propuesta de Rafael y la humildad la pelea del 21 de junio en Círculo Sportivo, este Rafael con ya tres cinturones de campeón arriba.
El de la Humildad y la guapeza.
El 21 para ganar.

Para los amantes del boxeo y todos los salteños fue una emoción muy grande ver a nuestro Rafael Sosa Pintos enfrentarse en México y para la televisión mundial por FOX

pelear contra el mexicano Bruno “El Tiburón” Sandoval, un boxeador en ascenso con gran potencia en sus puños ya que tiene a su favor el 90% de sus peleas ganadas antes de lo pactado.

-¿Fuiste preparado a México?

“Fuimos a México y sabíamos de antemano que teníamos enfrente a un rival duro, basta tan solo con meterse en536422_3177607005746_1098787818_nInternet y saber quien era el que debíamos enfrentar y que era un atleta temible, lo hablamos antes con Federico Giovanoni y también con los que siempre están a mi lado y fuimos. Yo no peleé nunca con rivales fáciles, más aún no me lo permiten las reglamentaciones, éste mexicano fue uno más y me ganó. Todos lo vieron por Fox, el mundo lo vio y sintieron los comentarios de los periodistas sobre la pelea que dí, entonces como siempre llego a Salto con la frente en alta a pesar de haber perdido por puntos. Me olvidé de que estaba solo, que no tenía a nadie de los míos en el rincón, que calenté mal por el tiempo antes de subir, pero… eso forma parte de una queja o excusa y yo no las doy”.

-¿Y por qué esta pelea ahora?

“Lo cierto es que ahora tenemos que arrancar de nuevo, no puedo pelear por el título porque perdí y necesito ganar para poner en juego el cinturón de la Fedecentro de Asociación  Mundial de Boxeo y es el tiempo de volver a arrancar peleándolo a este argentino que viene a ganar y yo tengo que ganar para no perder el título ¿está claro?.

-¿Y quién es el argentino?

“Se llama Walter Acuña, tiene una gran experiencia y peleó con todos los campeones latinos, por ejemplo Billy Godoy y Guido Pito”.

-Viendo la pelea del otro día, surge una pregunta ¿Qué hubiera pasado con vos entrenando en otro país?

“Y qué sé yo no sé. Pero no me arrepiento de nada, a mí me va quedando amigos por todos lados: gente que me banco siempre, mi casa terminada, el gimnasio con una buena cantidad de alumnos, un trabajo seguro. Supe cuidarme y cuidar los pesos. Digo sí que nunca subí regalado a un cuadrilátero, por eso la gente me acompaña. Sabe que hablo poco y nunca porque si. No soy ni mejor que nadie y eso a la gente que sabe de boxeo le gusta, no fui ni nunca voy a ser bocón, pero tengo claro que para seguir adelante en el boxeo y marcar la diferencia a esta pelea la tengo que ganar por KO”.

-¿Es cierto que después de la pelea en México ya te invitaron a volver?

“Yo no había llegado y ya el “Fede” (Giovanoni) había recibido propuestas para pelear en dos o tres lugares en el mundo. Pero entendimos hacer esta pelea y ganarla para después poner en juego el cinturón de la Asociación Mundial y asegurarlo”.

La propuesta de Rafael y la humildad la pelea del 21 de junio en Círculo Sportivo, este Rafael con ya tres cinturones de campeón arriba.

El de la Humildad y la guapeza.

El 21 para ganar.