“No jugar, es como fallarle a los que creen en mi”

¿Lo contás como sucedió?
«Ya estábamos terminando de entrenar con Martín González el viernes a la noche. Martín es quien nos entrena y sobre todo en este caso, con los centros que llegan y uno va descolgando. Son de las cosas habituales. Cuando hago el movimiento para saltar, siento el dolor. Pero un dolor intenso. Como el efecto de una pedrada en la zona. Sabía que algo grave había pasado. Como que se había roto algo, aunque en el momento uno no es consciente de lo que pasó.

Después de la operación. Ahora, la tolerancia y la paciencia con el tiempo que vendrá

Después de la operación. Ahora, la tolerancia y la paciencia con el tiempo que vendrá

Surgió entonces la primera atención del mismo Martín, los compañeros quedaron poco menos que shockeados, porque claramente no era algo de todos los días lo que estaba pasando. Lo increible es que al paso de los minutos, el dolor va subiendo desde el pie hacia arriba. Además, es un dolor que no se va, queda estancado. Es una sensación que no se la deseo a nadie».
¿Y más después, qué?
«Hasta que llegaría el momento en que el traumatólogo no duda respecto a la ruptura del tendón de Aquiles. Había dos opciones. Colocar una bota de yeso durante nueve semanas o la intervención quirúrjica, que en este caso ofrece una garantía superior, pero que también puede limitar en algo el proceso de recuperación. Ahí mismo no lo pensé dos veces. Había que operar».
*********
Domingo a la noche. DIEGO SEBASTIÁN BURGOS, ya en palabras, trasluce otra serenidad. Hasta otra paz. Sin ese sofocón del impacto. No es la resignación por la resignación misma por los meses al margen del fútbol, sino el admitir que es imperativo contemplar etapas, sin aceleración de tipo alguno. Los plazos no pueden comprimirse, aunque un factor asomó en el horizonte primero para instalarse: su fe. Y frente a EL PUEBLO, esa fe no se nubla. Se potencia,
«NUNCA COMO ESTA VEZ»
«En el 2007 me operaron de la rodilla, pero en verdad nunca me había pasado esto en tantos años de fútbol. Hablo de una lesión que me aparte de la actividad. Hasta el 8 de octubre, el yeso para cubrir la zona. Después vendrá el tiempo de una bota ortopédica por 45 días. Podría caminar con muletas, pero sin apoyar. De última, trabajos de fisioterapia para fortalecer la zona que a varios niveles pasa a quedar disminuida. La fuerza que se pierde. Cuando a uno le pasa esto, llega a la conclusión que la rotura del tendón de Aquiles, no se da de un día para el otro. No se rompe en 48 horas. Es la consecuencia de canchas a veces duras, de exigencias que producen dolores y uno no les presta atención. O alguna vez apareció una señal y uno miró para otro lado. Esto tuvo que pasar ahora. Y alguien diría que por algo las cosas pasan. Se que es así».
EL TIEMPO DE LA EVOLUCIÓN
Campeón Salteño con Deportivo Artigas, Ferro Carril y Universitario. Por dos veces, Campeón del Interior con Ferro Carril. Los tiempos en la selección. Al fin de cuentas, la fermental historia de Diego bien campeón. Un candado en el arco que el fútbol admite.
Un bien entendido sello de calidad y más de un récord de partidos transcurridos sin goles en contra.
Ahora para él, será tiempo de evolución, mientras se acumulan dictados de emociones, «por todos quienes han estado junto a mi en estas horas y todo el respaldo de Universitario, que menciono porque es cuestión de justicia. Esto tiene que ver con la tranquilidad personal también, porque tiene que ver el trabajo de todos los días. Uno no pide que le pasen estas cosas, pero quienes jugamos al fútbol sabemos que estamos expuestos. Yo se que ésta es una de las peores lesiones que se pueden dar a nivel de futbolistas, pero hay que asumir. De lo que no tengo dudas es que no jugar, es como fallarle a los que creen en mi. Es como dejarlos tirado. Lo digo así porque lo siento así. Cuando voy a Universitario, paso a tener una responsabilidad y de esa no me aparto. Estar al margen es no poder sostenerla en los entrenamientos o a la hora de jugar los partidos, ¿se entiende? Es cuestión de compromiso. Y tenerlo a ese compromiso siempre me hizo bien. Ojalá que me siga haciendo bien. Necesito que así sea».
**********
-Diego, el del arco.
-El múltiple campeón.
-Y este tiempo de tregua, en tantos dos palabras clarean en el horizonte.
Volver. Volverá…
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

Cuando se rompe el tendón de Aquiles

Algunos aspectos se plantean y son del caso rescatar, para entender lo sucedido as Diego Burgos. Se establece por ejemplo que «La ruptura del tendón de Aquiles se da por distensión brusca del tendón con el tríceps sural contrito, ya unotendonsea con una caída hacia delante con el pie fijo en el suelo, o por una caída vertical con el antepié apoyado solamente. La ruptura puede clasificarse como parcial o total dependiendo del grado y del número de afección de fibras musculares. Se trata de una lesión que usualmente afecta a deportistas adultos, ya que gracias a los cambios degenerativos del tendón por causa de la edad, este se ha vuelto mas susceptible a llegar a esta clase de lesión, mientras que en deportistas mas jóvenes, lo que sucede es mas que todo episodios repetitivos de tendinosis, que con el tiempo puede llevar a problemas mas graves»
LA FLEXIÓN DORSAL VIOLENTA
«La rotura parcial o completa del tendón de Aquiles es una lesión relativamente rara entre la población atlética joven, aunque cada vez se dan más casos debido a la práctica deportiva con fines de ocio y sin calentamiento previo y adecuado. Esta lesión es mucho más frecuente entre las personas mayores que hacen deporte como una forma de ocio. Los dos mecanismos más claros de rotura del tendón de Aquiles son la flexión dorsal violenta del pie y un golpe directo mientras el músculo está contraído»-
CAMINAR, CORRER Y SALTAR
Para tenerse en cuenta asimismo:»Las actividades en las que es frecuente la rotura del tendón de Aquiles abarcan el baloncesto, el fútbol, el ciclismo, el esquí de fondo, el ballet, el patinaje artístico y las carreras. El tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. Juntos, lo ayudarán a impulsar el talón del suelo y empinarse sobre los dedos de los pies. Uno utiliza estos músculos y el tendón de Aquiles al caminar, correr y saltar».
Parece quedar claro si «el tendón de Aquiles se estira demasiado, puede desgarrarse o romperse»

“La idea no era otra: abandonar el fútbol”

«No tengo problemas en decir lo que pensaba, porque de un tiempo a esta parte lo venía manejando. La idea no era otra que abandonar el fútbol, cuando terminase esta temporada. Pero ahora con esta lesión y la ausencia obligada, cambié el pensamiento. Quiero volver a jugar el año que viene. No quiero irme del fútbol en esta condición de lesionado. El día que deje, que sea en una cancha porque ese es el fin. Lo de este año ya está, no dan los plazos. Es imposible que pueda volver. A veces la ciencia no entiende como han existido casos de jugadores que vuelven mucho antes, porque el temple y la fe alimentan esa posibilidad. Yo estará en esa línea y las ganas jugarán su propio partido, pero a los 36 años no quiero hacer ninguna locura y saltearme un solo paso de los que los médicos indiquen. O sea: cumplir lo que me digan. En ese caso, que el retorno sea sin secuelas y que pueda volver a atajar en las condiciones que quiero y siento»