«No me gusta el fútbol de Salto; es ultra defensivo»

Luis Lima, el nuevo mando técnico de Almagro

«Ascendimos a tres jugadores de la Sub 18 y a cuatro de la Sub 15. Eso es parte de lo que buscamos en Almagro: ir sacándole jugo y rendimiento a quienes son parte del área juvenil del club. Cuando iniciamos este año las prácticas con el plantel superior, éramos 4. Ahora somos 44. Libertad nomás, se llevó 10 jugadores. Este sábado depuro el plantel. Una base de 25 a 28 jugadores quedan y los restantes tendrán que buscarse club. Al jugador no se le miente ni se le crea falsa expectativa. DSCN0811
Se lo tiene en cuenta o no se lo tiene en cuenta. Queremos ser un equipo competitivo, sobre todo.
Que tenga respuesta y juegue a jugar. Que proponga. Recalco: que proponga. No hablo que seremos campeones o que nos meteremos en la liguilla. Digo que Almagro está para ser un equipo de mitad de tabla para arriba. Después se verá. No invento al futuro, porque lo nuestro en el club no pasa por ahí. Lo que buscamos es ir afirmando el presente. Los jugadores van sabiendo como es esto».
«NO HAY OTRA EN LA MANGA»
En el año 2009, la última vez en que se convirtió en arquero de un equipo: entonces, Salto Uruguay. Antes, Ceibal, Salto Fútbol Club, Lazareto, Cuarta y Quinta División de Peñarol de Montevideo. Pasó por Juventud de Las Piedras y hasta supo de una experiencia en San Pablo de Brasil. Está convencido: «Salto Uruguay es como mi segunda casa a nivel deportivo y sé que algún día volveré». Y un día arribó a una conclusión, «porque me costaba entrenar. Cuando a uno le cuesta entrenar, es porque algo se va apagando. Creo en los entrenamientos.
Para ser el mejor, hay que entrenar. No hay otra en la manga. En el fútbol no existen soluciones mágicas, desde el momento que manda la aptitud de cada uno, pero también el sacrificio que se tiene o no se tiene».
LUIS LIMA, es el nuevo DT de Almagro. A los 38 años le llega esta chance. En el 2016, con la Sub 18. Ahora la escala. Y el vicepresidente JULIO FAGOAGA, parte de una base, «porque nos fue convenciendo su manera de encarar el fútbol, lo que trasmite y lo que piensa. En la misma sintonía de los dirigentes. Vamos apuntando en una misma dirección».
«VAN A DEJAR TODO»
Quien sepa de Luis Lima, quien alguna o muchas veces alentó la opción de diálogo con el fútbol como eje, seguro que admitirá el contenido de su verdad. De cada argumento que expone. No da puntada sin hilo, porque se sabe de qué se trata.
Lo ha jugado al fútbol. Pero además en EL PUEBLO, no vacila en la convicción, «porque la clave de un técnico pasa también por tener vestuario. Es cierto que hay técnicos de «escritorio» que han triunfado, que a partir del conocimiento adquirido lo han puesto en práctica y obtienen éxitos. Yo creo en ese conocimiento que surge del fútbol, a partir de quien lo jugó. Si uno fue futbolista, difícilmente no capte una actitud fuera de lugar del jugador o un simple engaño para no practicar. Son reacciones que se conocen al vuelo. Por sobre todo, que cada jugador de Almagro se comprometa con el esfuerzo. Yo sé que van a dejar todo. Tienen que dejar todo. Desde cada uno de ellos y por el grupo».
«QUE LLEGUE EL MENSAJE»
Con Luis y Julio en el diario. Almagro que va y que viene, como tema excluyente.
Es el tema que los involucra. También los apasiona. El DT no se doblega en la ilusión y el vicepresidente hace giro de tuerca, «porque no solo importa el fútbol, sino Almagro en su totalidad. De todas maneras, la razón de Almagro es el fútbol. Que en lo posible el jugador tenga lo que deba tener y que la sede se adapte a la necesidad. Por eso la estamos mejorando».
Y como Luis es de los que se apega a la franqueza, no siente afecto por la duda, porque echa el vistazo, antes del remate argumental.
«A mi no me gusta el fútbol salteño, porque es un fútbol ultra defensivo. El paladar de la gente no pasa por lo que la mayoría de los técnicos parecen aplicar. No dudo en que un equipo debe tener orden y equilibrio, el no perder la línea en lo táctico. Pero que siempre ese equipo salga a buscar, a proponer, a insistir. Quiero que Almagro insista proponiendo. Es fundamental que el mensaje le llegue al jugador. Me gusta el 4-3-1-2. Hablo en este caso de un enganche. El enganche lo tenemos en Gustavo «Palermo» Fernández y no nos faltarán delanteros a favor de la llegada y el gol, mientras Diego Ruiz Díaz será un aporte distinto. Lo veo enchufado, con ganas, mentalizado. Esa es una palabra especial: mentalizar para alcanzar. Si no hay mentalización, no hay destino posible. Los dirigentes lo saben y los jugadores también. En esta, vamos todos».
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-







Recepción de Avisos Clasificados