“No me gusta la gente interesada, que se maneja por intereses, lamentablemente en política se ve bastante”

Tabaré Viera, ex presidente de Antel, exintendente de Rivera por dos períodos, exsenador y actualmente diputado por el Partido Colorado, busca la renovación en la política y los cambios que el país necesita a través de la recuperación del valor de la palabra. Con su nuevo sector, “Espacio Abierto”, presenta una propuesta batllista con la que intentará en las próximas elecciones internas recuperar la mayoría en su partido.
- ¿Cómo quedó el país luego de Sendic?
– El gobierno y el partido de gobierno tienen severos problemas internos, sin lugar a dudas. Son conocidos, y algunos

Perfil de  Tabaré Viera Divorciado. Padre de dos hijas y abuelo de tres nietos. Es del signo de Aries. De chiquito quería ser bombero. Es hincha de Peñarol. ¿Una asignatura pendiente? Me gustaría viajar a algunos sitios en particular, por ejemplo el Oriente. ¿Una comida? Comidas de olla. ¿Un libro? Le gusta leer biografías. En particular le gusta la biografía de Henry Kissinger. ¿Una película? El silencio de los inocentes. ¿Un hobby? Leer. ¿Qué música escucha? Todos los géneros, menos la plena y la cumbia. ¿Sabe que esta respuesta le puede hacer perder unos cuántos votos en la juventud? Sí, pero hay que decir siempre la verdad, y esto es lo que siento. ¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad. ¿Qué no le gusta de la gente? La gente interesada, que se maneja por intereses, y lamentablemente eso en política se ve bastante.

Perfil de Tabaré Viera:
Divorciado. Padre de dos hijas y abuelo de tres nietos. Es del signo de Aries. De chiquito quería ser bombero. Es hincha de Peñarol.
¿Una asignatura pendiente? Me gustaría viajar a algunos sitios en particular, por ejemplo el Oriente. ¿Una comida? Comidas de olla. ¿Un libro? Le gusta leer biografías. En particular le gusta la biografía de Henry Kissinger. ¿Una película? El silencio de los inocentes. ¿Un hobby? Leer. ¿Qué música escucha? Todos los géneros, menos la plena y la cumbia. ¿Sabe que esta respuesta le puede hacer perder unos cuántos votos en la juventud? Sí, pero hay que decir siempre la verdad, y esto es lo que siento. ¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad. ¿Qué no le gusta de la gente? La gente interesada, que se maneja por intereses, y lamentablemente eso en política se ve bastante.

con ribetes de escándalo. El más notorio, último y más grande por lo que implica de quién se trataba, el vicepresidente de la República. Fue una situación muy desagradable, inédita, única en la historia del país que un vicepresidente tenga que renunciar porque pierde apoyo político de su propia fuerza política, incluso acusado de corrupción, de mentiroso, de una pésima gestión, denunciado a la justicia y que deberá enfrentar en estos próximos días.
El desgaste fue tal, el proceso fue tan largo que el Parlamento estuvo paralizado, bastante quieto, hay mucho atraso de trabajo. Salir de esa situación era una prioridad institucional, por eso yo incluso había dicho que si el vicepresidente Sendic no tenía la sensibilidad de renunciar y hay pronunciamiento de algún tribunal jurisdiccional, como ahora fue el de la JUTEP (Junta de Transparencia y Ética Pública), íbamos a proponer el juicio político porque hay que sustituir ni más ni menos que a la vicepresidencia, a quien preside la Asamblea General pero que es además el nexo con el Poder Ejecutivo y sustituye al presidente de la República.
Finalmente se ve que en esa negociación interna –porque estoy convencido que la hubo- lo hacen renunciar al vicepresidente, rápidamente, en algo que fue muy criticado, soy consciente que no se debatió pero había que salir rápidamente de esa situación, y además, asegurar la vida institucional del país, que ha sido siempre serio en el que no tiene por qué haber una crisis institucional porque haya una renuncia de un vicepresidente y asuma inmediatamente quien corresponde y chau.
De cualquier manera, ahora esperemos que se retome un ritmo de trabajo. Sendic ya no iba ni a las reuniones de coordinación. Que se retome un clima de trabajo porque hay muchos proyectos que están en comisiones, todos tenemos proyectos trancados, y de alguna manera que el propio gobierno en general salga de esa situación de vivir en un debate interno que se produjo alrededor del caso Sendic, porque también hay muchos temas para solucionar a nivel nacional, aunque tiene algunos otros problemas que inciden directamente en la gestión.
- Vivimos en una sociedad muy dividida, ¿cómo se puede sacar al país adelante si cada quien tira el carro para su lado?
– Es hora de intentar, por lo menos, hacer un gran diálogo nacional y un gran acuerdo político y social, algo similar a lo que se hizo por la situación especial y de emergencia que había en Uruguay en 1984…
- ¿La CONAPRO?
– La CONAPRO, una nueva Concertación Nacional Programática para ponernos de acuerdo en algunos temas que son esenciales y que son urgentes. Tiene que haber un diálogo social…
- ¿Políticas de Estado?
– Políticas de Estado, políticas de acuerdo, diálogo entre sociedad y partidos políticos con vistas al futuro, un compromiso firmado. Pero voy a más, deberíamos, en la medida de lo posible -aunque no siempre los temas se solucionan con leyes-, eso llevarlo a leyes. La ley es lo único que asegura la equidad.
- ¿Cuáles deberían ser esos temas centrales para alcanzar acuerdos?
– Educación, seguridad, política exterior, que hace tiempo que abandonamos la vieja práctica de políticas de Estado en materia de inserción de Uruguay en el mundo. Política fiscal también es un tema importante. Me gustaría que pudiéramos llegar a un acuerdo, al menos en esas cuatro grandes áreas, que serían básicas. Si pudiéramos, pondríamos más, para avanzar, por ejemplo, en materia de salud, de vivienda, de medio ambiente que hay mucho para trabajar. Aunque parezca mentira, no hay acuerdos tampoco en estos temas.
- No solo electoralmente, también las encuestas confirman que la situación del Partido Colorado es de estancamiento o caída en la intención de voto. ¿Qué debería hacer su partido para revertir esta situación?
– Creo que la renuncia del doctor (Pedro) Bordaberry a la actividad política le va a hacer bien al Partido Colorado, da una oportunidad de barajar y dar de vuelta. Vamos Uruguay, que era su sector político y que había fundado, ya no es el mismo. Claramente ya se habían ido algunas agrupaciones, como el sector de Fernando Amado o como el sector que lidera Ope Pasquet. Y ahora, Vamos Uruguay quedó por lo menos en tres grandes sectores. Tampoco es lo mismo el sector que habíamos fundado con (José) Amorín, “Propuesta Batllista”, porque ya no estamos juntos. Mire, el partido tiene otra realidad hoy, presentando una cierta atomización que en este momento es saludable, es bueno, porque se va a barajar y dar de nuevo, como le dije.
De acá van a haber luego algunos acuerdos, y nosotros alentamos a que todos estos sectores sean de renovación, y no solamente en cuanto a sus liderazgos sino de sus propuestas. Es una oportunidad para que el Batllismo vuelva a ser la mayoría dentro del Partido Colorado, que fue cuando siempre le fue bien al Partido Colorado. El Batllismo fue perdiendo fuerza en el Partido Colorado, y es uno de los temas profundos que en la autocrítica que hemos hecho ha surgido, indicado como causante de la caída del Partido Colorado en las votaciones.
Es que triunfó en su interna el ala más liberal, liderada si se quiere por Jorge Batlle, él siempre fue el ala liberal, pareciéndose en su discurso y en su propuesta más al Herrerismo que a lo que era el histórico el Partido Colorado Batllista. Diría que el último tiempo con el Batllismo mayoritario y pujante fue con el del doctor (Julio María) Sanguinetti, y su sector Foro Batllista. Pero ahora hay una nueva oportunidad de recuperar ese partido batllista en el sentido de la defensa de esos principios fundamentales que siguen estando vigentes, pero obviamente adaptados a este nuevo mundo. Es decir, con propuestas concretas, claras, que rescaten los valores históricos y universales de la libertad, pero también de la honestidad, del trabajo, del cumplimiento de la palabra empeñada, hablando claro y dando respuestas creíbles para resolver todos estos problemas de los que hablábamos.
- Las encuestas refieren a que hay un porcentaje muy elevado de uruguayos que no tienen decidido qué votarán en 2019, se habla de un 40%. También se muestra una caída importante en la intención de voto del partido de gobierno, por lo que esos votantes que pasaron al terreno de los indecisos tendrían un perfil de izquierda. ¿Qué mensaje le daría a ese ciudadano que está pensando su voto?
– El mensaje, a través de nuestra propuesta y de nuestro discurso, tiene que ser justamente a ese sector de la sociedad, que en algún momento votó al Frente Amplio y que hoy está profundamente desencantado y que sin lugar a dudas todas las encuestas muestran que ha caído de 15 a 20 puntos. El error es que el Batllismo nunca estuvo en el Frente Amplio, como algunos pretenden hacer creer. El Batllismo es antes que nada defensor de la libertad, somos liberales políticamente. Y somos defensores del Estado, en eso podríamos coincidir con algunos sectores del Frente Amplio, pero no en el manejo del Estado, porque nosotros creemos en un Estado presente, no en un Estado ausente, pero un Estado eficaz, no en un Estado que sea una carga para el pueblo y que, a través de los impuestos, termina ahogando a la gente, a las empresas, a los trabajadores, al desarrollo del país.
Entonces, creemos en un Estado con empresas públicas incluidas, pero que sean para mejorar la calidad de vida de la gente, para tener servicios eficaces y a costo más bajo, algo posible al eliminar la parte del lucro que tendría una empresa privada. Pobre defensa le hacen a las empresas públicas con estas empresas mal gestionadas, como el caso notorio de ANCAP, pero no solo ANCAP, también lo vemos en UTE y otras empresas que tienen serios problemas en su administración y en su gestión.
Por lo tanto, ese es el mensaje. Nosotros teníamos razón, en el mundo se han derrumbado los extremos, han fracasado. Ha fracasado el socialismo real pero ha fracasado también el capitalismo salvaje. En Europa comienzan a surgir estos caminos del medio, que en algún momento se llamó la socialdemocracia, que nace en el siglo XIX y que ha tenido que ir corrigiendo su rumbo. Ahora, esas corrientes de centro izquierda se denominan liberalismo popular o progresista o social, algo que acá ya tenemos inventado desde principios del siglo XX con el Batllismo, no tuvimos que cambiar nada. Teníamos razón. Pero esto no es lo que aplica el Frente Amplio, y es lo que nosotros pretendemos dar como respuesta en nuestra propuesta y programa, que será amplia, abierta incluso a otros sectores y a otros partidos, para su participación, pero que esté inspirada en esa filosofía que para nosotros sigue vigente, el Batllismo.

 







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...