“No reparto culpas, pero digo lo que es”

-Siete años en Progreso. ¿De acuerdo?
“Primero con juveniles y después como técnico en Primera División”.
-Cuando se va Alcides Nieto, es tu turno.
“Yo le tengo que valorar al “Bujía”, a Julio Hernández y a Walter Martínez (actual presidente de la Liga), que en su momento apuntaron a mi nombre”.
-¿Fue a la medida de lo que buscabas?
“En esto del fútbol, todos nos jugamos a ir escalando. Progreso es un club de Primera y entonces, no dejó ni deja de ser un aspecto a favor de uno”.rubenche
-¿Qué le diste al equipo?
“Frescura, sabia nueva, desde el momento que fuimos ascendiendo juveniles. No se si era un proyecto propiamente dicho, pero sí una idea que fuimos volviendo hecho”.
-¿Por qué te fuiste?
“Porque se fueron apagando las luces. Ya no era lo mismo que un tiempo atrás. Quiero ser bien claro: si no renunciaba, me iban a pedir que me fuera.
No voy a esperar al martes para que se reúna la Comisión Directiva y después me transmitan la decisión”.
-¿La veías venir en esa dirección?
“No puedo decir lo contrario.
En la fecha pasada no le ganamos a Dublín, el último en la tabla.
Llega un momento en que hay que reconocer cuando no se le encuentra la vuelta al equipo.
Con Pablo Cincunegui, el preparador físico, lo hablamos, lo discutimos, analizamos.
Y cuando se planifica una cosa y lo que sale es otra o no se plantea lo buscado, no se puede insistir más de la cuenta”.
¿Con el Progreso que dirigiste, cuál objetivo por sobre todos?
“El de crecer”.
-¿Y entonces?
“No crecimos”.
*******************
En el 2014, Progreso fue uno más entre los seis primeros de la Divisional “A”.
Para RUBEN BIDONDO, el DT, una señal inconfundible de la evolución.
El año pasado, hasta la zona de play off. Al fin de cuentas al equipo de la banda no le faltó protagonismo.
Hasta le complicó la vida al más copetudo. Pero al cierre de la rueda de arranque en este 2016, el pulgar hacia abajo.
La desventura de los resultados.
El horizonte nublado.
“Se apagaron las luces”, al decir de Ruben en EL PUEBLO.
El fútbol al cabo, también pasa por el meridiano de las razones.
********************
- Hablaste de crecimiento.
“Claro, porque pensé que esos dos antecedentes iban a ayudar al crecimiento.
Sin embargo no fue así. Nos estancamos. No salimos de determinadas dudas.
Entonces, nos pasa esto”.
-¿Fue un tema de actitud en los jugadores? Por ejemplo…
“No. No. Para nada. Ganas hubo, lo que no hubo en muchos casos, fue rendimiento. Faltó esa estrella que a veces hay que tener para salir adelante”.
-¿Qué motivación económica en el caso de los jugadores de Progreso?
“En algunos casos sí y en otros no”.
¿Importa tanto el aliciente a ese nivel?
“Por supuesto. No es decisivo, pero es importante”.
-¿Qué responsablidad de los directivos de Progreso?
“El 50%. No se trata de achacarles toda la culpa a ellos.
Pero en esto del fútbol hay que tener los objetivos claros, marcar las pautas.
No solo hablo de un equipo en la cancha, también de la institución en general”.
-¿Qué les faltó en la cancha?
“Gol. Nos faltó gol. O sea, al jugador de Progreso no le faltó compromiso con la causa, pero determinadas carencias en el plano futbolístico, también terminan restando.
No busco repartir culpas, pero digo lo que es. Trato de no ser conformista y apostar a lo que creo”.
- Sostenías que no le encontraste la vuelta.
“Reitero. Todos tenemos responsabilidad en esto. Pero a veces uno siente que el jugador no asimila. Uno plantea una cosa y los hechos son otros.
A Dublín había que ganarle y no le ganamos. Al fin de cuentas, uno también se va desgastando.
La energía se viene a pique y es cuando se llega a la conclusión de que es necesario marcar un fin. No queda otra”.

“Hincha, el que paga la cuota, y no el que pide una entrada”

-¿Qué adhesión del hincha de Progreso?
“Con altibajos. No siempre. Pero ojo que en esto yo la tengo claro. Hincha es el que paga la cuota y no el que pide una entrada. Hincha es el que suma al club, colabora, no el que le resta o el que le saca. O sea, cuando se habla de hincha, veo bien quién es y cuál es su actitud”.
-¿Qué está queriendo decir?
“Que a un club, o a una camiseta, se le tiene sentimiento o no. Por eso digo que más allá de todo, importantes son quienes se transforman en parte del objetivo. En definitiva, en el error o en el acierto, están dando la cara”.
-¿Cómo te vas de Progreso?
“No como hubiese querido. No de esta manera. Pero lo que tengo claro es mi agradecimiento a los dirigentes que me posibilitaron el ingreso a la institución y el haber sido el Director Técnico. De cada paso, de cada experiencia, algo o mucho se rescata. Creo que nada es en vano”.
¿Fue un momento especial para esa, tu renuncia?
“No tengo dudas. Porque les dejo tiempo para que se recuperen, para que venga otro colega y pueda sumar por una solución de fondo. No puedo querer menos que eso para Progreso. Irme en paz con la gente y que haya dejado aspectos a favor y no que me rechacen un saludo. Bien claro: que se me quiera por lo que pasó y no que me odien, ¿está claro? O sea, hay un momento para todo”.
**********
Jugó en Bella Vista, Litoral y Paysandú Bella Vista, los tres en suelo sanducero. Después en Nacional, Salto Nuevo, Cerro y Parque Solari de la Liga Salteña de Fútbol. El recuerdo de una camiseta que es de su propiedad: la de Salto Nuevo, “cuando ascendimos en el 2010″.
Rescata a cuatro Directores Técncios: Ramón de los Ángeles, Enrique Bruno, Luis Cavani y Alcides Edgardo Nieto.
Tiene cuatro soles en su hogar: Julieta (7), Maia (5), Lucas (3) y Ana Lucía 18, mientras Alejandra “es el sostén anímico” de todos los días, al decir del DT.
El mismo Ruben que fue admitiendo la fidelidad del plantel, “porque incluso se la jugaron más de una vez para que yo continuase. De eso tampoco me olvido”.