«No soy de temer… ni hasta yo lo puedo creer»

Luis Machado y los 12. El goleador que nadie conoce.

Doce goles. Mirá vos!.

“Ni hasta yo lo puedo creer”.

-Goles siempre?.

“Es que justamente, no es tan así. No tengo una historia de goleador. Incluso el nueve-nueve de Tigre es Dany Miranda. Es más de punta que yo. Lo que pasa es que van dos marcas sobre Dany y me quedan más espacios libres para mi. Incluso se dieron algunos goles por eso mismo. Van sobre Miranda y quedo libre”.

-La verdad: mirás la tabla de goleadores?.

“Y sí… la miro. No puedo decir que no. Si estoy arriba de todos en cuanto a goles, también es una motivación. No deja de ser un estímulo”.

-Disfrutas que así sea…

“Claro. Si uno ve algunos goleadores que están por debajo, esto para mi es motivo de orgullo. De saber que uno va respondiendo como quiere”.

El combate de Tigre por la permanencia. Parte misma de la consigna.

El gol de LUIS MACHADO. Parte misma de una ambición.

Este mismo Luis que el próximo 21 de setiembre llega a los 22 años. Este mismo que a los 4 años, se enfundó por primera vez la camiseta de Tigre, para volverse duende detrás de una pelota en los patios del CRES. Luego en el Baby Fútbol del Club Remeros, hasta que llegaría el tiempo de Chaná: desde los 9 hasta los 15 en que produjo su retorno a Tigre. Convocado incluso a la selección juvenil…”fui uno más del plantel. No alcancé a jugar. Pero cuántos jugadores no la integraron?”.

Con 16 años, Carlos Cayetano Sagradini le concedió la chance en la Primera de Tigre, con Tigre jugando en la “A”. El “Boca” le propició el debut. Desde entonces Tigre acentuándose en la pasión.

“Cuando Sagradini me hizo debutar con 16 años, reconozco que no tuve miedo. No soy de tener miedo. Esto de repente, tiene que ver con quienes nacimos en un barrio y jugar al fútbol a veces sin zapatos, termina dándole a uno más fortaleza. La piel se curte rápido, no?. Por eso…. miedo no”.

-El Barrio Cien Manzanas….

“Es el barrio que uno quiere. Ahí está la familia. Ahí están los afectos”.

-Saludablemente Tigre, después de un arranque a media luz.

“Es cierto. Arrancamos mal. Pero lo digo claramente. En aquellos partidos sin resultados a favor, el “Pipo” Rodríguez no tuvo nada que ver. Los responsables fuimos nosotros. Los jugadores no anduvimos. Me dolió la ida del “Pipo””.

-Y ahora en que ganó Tigre?.

“Tenemos más confianza en nosotros. Más unidad. El partido que le ganamos a River fue clave. Después de ese partido, no perdimos más”.

-Si ustedes relojean la tabla del descenso…. y están comprometidos.

“Sabemos que lo estamos. Pero si no nos bajamos de este nivel, zafamos”.

-Te agrandan los 12 goles y te lo hacen ver?.

“Los compañeros me cargan bastante con eso de los goles. No es que uno esté agrandado, pero sirve para el estímulo. Y es mentira el que diga que no mira la tabla de goleadores. La mira. Yo la miro. Y no lo puedo creer!”.

Luis Machado. El de los 21 años. El de Tigre. El del Barrio Cien Manzanas. El de los 12 goles. El de la siembra letal contra los palos enemigos. El Tigre de los partidos invictos, después de aquella imposición ante River.

Luis Machado. Primero en la escalera del gol. Por sobre todos. Cuestión de él.