«Nos hundimos; llegará el momento de repartir mejor»

¿Liga rica y clubes pobres?

Estaba cantado. Pero como tantas veces, casi desde el nacimiento de la segunda rueda del Campeonato Salteño, la merma en las entradas va impactando en la economía de los clubes de la Liga de Fútbol.
De todas maneras, no faltan los delegados que coinciden, en que «la Liga nunca pierde».
El lunes a la noche en el Consejo Superior, estallido real, cuando comenzó a proyectarse lo relativo a los play off, instancia previa a la Liguilla.
Serán tres llaves, con los seis equipos inmediatos al ganador del Acumulado, que avanzará directamente a la Liguilla.
En el primer partido de los play off, se disputará en cancha de quien oficie de local, a partir de la ubicación superior en la tabla. Pero si el Comando de Jefatura de Policía lo resolviese, ese partido puede jugarse en el Dickinson, por lo tanto la Liga «muerde» el porcentaje asignado de acuerdo a lo que en su momento fue avalado por las propias instituciones.
REPARTIENDO LA TORTA
Más de un delegado se afincó en la actual realidad económica, «porque cada vez nos hundimos más; llegará el momento de repartir mejor, porque así como estamos la Liga nunca pierde y los clubes estamos muertos en lo económico».
El presidente Juan Ramón Guarino, replanteó desde la memoria la cuestión, «porque fueron ustedes los que votaron los porcentajes».
Ocurre que la trillada frase de «liga rica y clubes pobres», dos por tres es capaz de recobrar vigencia, por lo menos para que se enciendan los cuestionamientos clubistas. Guarino sacó la cara por la Liga en su conjunto y desde más de un delegado, tiroteo argumental frente a este tiempo adverso que pasó (7ª fecha del Clausura), con menos de mil entradas en cinco escenarios. El hundimiento financiero de las instituciones, una consecuencia tan gris como inevitable. No hay números que cierren. Son los mismos números, factor de estrangulación.