Nuestra piel bajo cuidados

Con la Dermatóloga Anabella Bazzano Korytnicki

Bajo nuestra mirada, disfrutamos de las vacaciones de verano o de unos días de playa, de manera espectacular.
Puede ser a la mañana o a la tarde, que nos atraiga el agua y el sol, para estar más bronceados y lindos.
Aunque muchas veces, pasa desapercibida la hora de los cuidados que debemos prestarle a nuestra piel e inconscientemente seguimos exponiéndonos al sol.

Anabella Bazzano Korytnicki, asistente Grado 2 de la Cátedra  de Dermatología del Uruguay y Directora de Sensa - piel

Anabella Bazzano Korytnicki, asistente Grado 2 de la Cátedra
de Dermatología del Uruguay y Directora de Sensa – piel

Si bien, todas las precauciones que tomemos en horas picos son importantes, hay que tener en cuenta otras recomendaciones.
Consultada la Dermatóloga Anabella Bazzano, por las condicionantes y afecciones que el sol nos provoca en esta época del año, esto nos decía:
“Es por las tres radiaciones ultravioletas que emite el sol: ultravioleta A, ultravioleta B y ultravioleta C.
La A y la B, llegan a la tierra por la disminución de la capa de ozono y las latitudes en la que estamos con más horas de sol de verano por estos lugares, por ende, nos encontramos más expuestos a esas radiaciones. La C, no es importante”.
¿Cuáles son los motivos?
La A y la B, son las más perjudiciales, ya que atraviesan todas las capas de la piel.
La A se encuentra todo el día, incluso cuando estos están nublados y lluviosos. En días totalmente oscuros, esta radiación puede atravesar todas las nubes, por tal motivo la tenemos en forma permanente.
La B es la que se ve al mediodía con más fuerza, por eso es que entre las 11 horas y las 17, no hay que exponerse al sol, porque allí tenemos toda la radiación completa.
La diferencia entre ambas, es que una tiene más radiación que la otra, según los horarios.
¿De qué forma nos daña el sol?
De dos maneras.
Tenemos por un lado el daño agudo, que nosotros le llamamos eritema, que genera el sol tomándolo hoy, y mañana amanecemos con el cuerpo o alguna zona del mismo de color rojo, provocando ampollas y dolor.
Esas quemaduras que nos genera el sol con el correr de los años y a largo plazo, determina la formación del cáncer de piel.
O de otra manera, las manchas y las arrugas.
¿Qué es lo que nos lastima el sol?
Las células.
Directamente, la radiación ultravioleta daña el ADN que se encuentra en las células y así genera la mutación que posteriormente va a formar el envejecimiento, la atrofia del colágeno, por eso la piel se hace más finita, débil, arrugada, resquebradiza y también se altera y genera la tumoración que es el cáncer de piel.
Es un daño directo que hace al núcleo celular.
¿Cuándo adquiere más exposición la persona?
En los adolescentes hasta los 15 años, es cuando mayor exposición adquiere. Porque por lo general, los niños tienen tres meses de vacaciones y ese tiempo es verano. Hacen actividad al aire libre, como deporte.
En una vida adulta, ya existe otro cronograma, que genera que no tenga tanto tiempo al aire libre.
No podría seguramente exponerse todo ese tiempo al sol, por las mismas actividades laborales, por ejemplo.
En una persona que en la actualidad tenga 60 años, decimos que en sus primeros veinte años, es cuando toma el mayor sol de su vida.
Y ese sol, es el que nos va a determinar, que tengamos las arrugas, las manchas y el cáncer de piel.
Porque la piel tiene memoria y ella es la que nos pasa factura con el tiempo.
¿Tiene que ver el cutis o la piel?
Los Dermatólogos decimos que un adolescente que tiene su piel y ojos claros, rubio, que haya tenido más de cinco quemaduras solares, (o sea cinco veces en su vida antes de los 15 años, se haya expuesto al sol), haya quedado rojo, inclusive con la piel descamada, aumenta un treinta por ciento el riesgo de cáncer en la vida adulta.
Creo firmemente que si hiciéramos una encuesta, seguramente todos vivimos más de cinco quemaduras antes de los 15.
De todas formas, en la niñez de una persona que hoy esté entre los treinta y cuarenta años, no estaba este concepto tan arraigado de cuidados a los niños, en su niñez.
Entonces estos niños, siempre estaban exponiéndose al sol, seguramente sufriendo, aun más aquellos de piel y ojos claros, alguna quemadura solar, porque en realidad no estaban las madres pendientes de que estuvieran protegidos con protectores y otros cuidados.
Es por ello que hoy estamos viendo más cáncer de piel, entre los cuarenta y cincuenta años, porque esa generación, son los niños que no fueron protegidos, por un tema digamos, cultural.
¿También el sol tiene sus beneficios?
Sí. Nosotros los Dermatólogos, estamos más que conscientes de que el sol es vida, nos brinda su energía. Es un excelente antidepresivo, nos ayuda mucho a sintetizar la vitamina D, que también la podemos adquirir solamente en el alimento.
Pero el sol que necesitamos en países tropicales como en estas latitudes, es exponer la palma de la mano durante cinco minutos, solamente una vez a la semana, sobre todo en verano.
Simplemente con caminar en la vereda por un breve lapso, ya generamos esa vitamina que necesitamos. No existe la necesidad de exponerse tanto tiempo al sol y recomendamos no exponerse en el horario mencionado.
En caso de tener que andar en la vía pública, tratar de estar en la sombra el mayor tiempo posible, con los cuidados pertinentes, pero estar haciendo una vida al aire libre, porque es una excelente fuente de energía.
¿Qué significado tienen los números de los factores de los protectores?
El SPF, es (Spectral Protección Factor) factor de protección.
Se le realiza un coeficiente, que se hace testeando en pieles.
El que tiene factor de protección 30, está comprobado que filtra un noventa y siete por ciento de la radiación.
Entre el 30 (que cubre un noventa y siete por ciento) y el 50 (que cubre un noventa y nueve por ciento), hay una diferencia solamente de dos por ciento entre ambos.
En realidad la diferencia como es en coeficiente, adquirir uno mayor a 50 por ciento, no hay evidencia de que la protección sea mayor, es malgastar el dinero.
Y uno menor a 30, es poco.
Luego de 50 por ciento en el factor, es el mismo.
Pero hay algo a tener en cuenta y es que aunque todos los protectores digan en su prospecto, resistente al agua o de larga duración, dura dos horas. No más.
O sea que si hubo o no contacto con el agua, si ha transpirado, etc. y han pasado dos horas, hay que reaplicarlo, porque se terminó su acción.
Por eso las personas que se aplican un protector con un factor de 70 o más, muchas veces cree que es mejor que el de 50, es un error. Y que puede dejar pasar más horas para reaplicarlo también es un error.
¿Cómo cuidamos a los niños?
Los Dermatólogos tenemos una regla que le llamamos el 4+1.
Quiere decir que las cuatro reglas fundamentales son: no exponerse entre las 11 y 17, para todos en general.
Buscar la sombra, usar la ropa adecuada: sombrilla, sombreros de ala ancha, busitos manga larga, si vamos a estar en una jornada larga.
Y con los niños en la playa, se le hace difícil a la mamá estar sacándolo del agua, secándolo y poniéndole el protector.
Debe protegerlo, poniéndole busito que sea manga larga, gorrito, que le cubra la cara y que corra tranquilamente y disfrute al aire libre, si es antes de las 11 de la mañana.
Y por último aplicarle el protector solar.
Recomendaciones:
*Cumplir el horario estrictamente.
*Cumplir las medidas físicas, que es el tema de la indumentaria (usando ropa oscura, o ropa clara con trama bien cerrada).
*Proteger los ojos, con lentes adecuados. Porque aunque es un tema de Oftalmólogo, conocemos que perjudica a la córnea, retina, ya que es una radiación y debemos evitar el tiempo de exposición al sol.
*El protector solar.
Y en cuanto a bebés, hasta los seis meses no se debe aplicar protector y los menores de cinco años son a los que más debemos cuidar.
Las medidas físicas son en este caso, fundamentales.
En nuestra próxima entrega, haremos referencia al cáncer de piel y todas sus consecuencias, así como su incidencia.
Mary Olivera







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...